miércoles, 12 de septiembre de 2018

Ruta de senderismo: Las Palancas y el Piscarciano

Recorrido que nos acerca a este precioso y minúsculo desfiladero de las Palancas o del Río de la Serna y a las interesantes formaciones kársticas de las cuevas del Piscarciano. Se ve completada la ruta con varios pueblos de arquitectura popular de interés. Paisajes abiertos y bosques de ribera y de quejigo.

Dificultad: Media-baja.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil salvo en algunos puntos clave.
Belleza: Alta

Tiempo: 4 horas y cuarto (15 kilómetros) 


miércoles, 5 de septiembre de 2018

Abajas de Bureba: Iglesia románica, moral centenario y Manantial de la Fuentona

Abajas de Bureba es una localidad un tanto escondida, situada en “el escalón” que baja desde la zona de pre-páramos hacia la Bureba. Son característicos la tierra rojiza y los bosquetes de encinas y quejigos. Pese a su reducido tamaño, 27 habitantes, es una de las escasas localidades de la zona que se constituye como ayuntamiento con un único núcleo de población (Si exceptuamos el despoblado de Bárcena de Bureba(LINK)). Ello le ha permitido mantener cierto halo de vitalidad, aunque los efectos de la despoblación son bien visibles. 

dos panorámicas del pueblo

miércoles, 29 de agosto de 2018

Eremitorio altomedieval de Presillas de Bricia

La casualidad ha querido que, tan sólo por unos centenares de metros, podamos decir que uno de los ejemplos más interesantes de eremitorios rupestres altomedievales se sitúe en la provincia de Burgos. Hablamos de la antigua ermita de San Miguel de Presillas de Bricia.

La peña de la iglesia de Presillas, vista desde la lejanía. La parte superior del monte pertenece a la actual provincia de Cantabria.
Presillas de Bricia forma el extremo imaginario de la línea que, partiendo desde Olleros de Pisuerga, en Palencia y atravesando todo el Valderredible, concentra buen número de éstos antiguos centros de religiosidad (hay quien habla, de forma muy exagerada, de una "Capadocia Cantábrica"). 

Iglesia del pueblo


Dos imágenes de la misma construcción con nueve años de diferencia. El entramado de madera es poco habitual en la zona.


Dos imágenes del pueblo
El lugar se encuentra en un apartado rincón del ya de por sí apartado lugar de Presillas de Bricia, uno de “los pueblos del silencio” que recogió Elías Rubio es su emblemático libro. Las casas son escasas, algunas pegadas a la roca, probable reminiscencia de costumbres pretéritas. 


Dos encuadres diferentes ¿estamos en un yacimiento egipcio?
Los carteles nos indican sin pérdida posible un camino que tras unos quinientos metros hacia el noreste nos deja en la campa de esbeltos robles sobre la que se eleva la llamativa roca de piedra arenisca en la que está horadado el monumento.



El sol de la tarde crea tonos dorados sobre la roca, lo que contribuye a realzar la belleza del lugar. Por sus dimensiones, en especial por la configuración de tres naves y la altura de las mismas, y sobre todo por la existencia de una gran columna central (por cierto bastante deteriorada) nos encontramos ante un lugar prácticamente único, comparable tal vez al templo de Olleros de Pisuerga, aunque éste último ha sufrido importantes reformas posteriores.


Cada una de las tres naves del piso inferior concluye en un ábside con su altar también tallado en la roca y un hueco en la pared para, suponemos, colocar imágenes religiosas y reliquias. La separación de las naves se hace por pilastras que voltean arcos de medio punto un tanto peraltados. Por una escalera tallada en la piedra, junto al ábside, se sube al segundo piso, donde existen unas tribunas y donde se hallaron cerámicas de los siglos VIII-X.


En la misma peña, pero separada de la cavidad principal, se encuentra la cueva La Vieja, que parece funcionaba como baptisterio. 



Elías Rubio nos cuenta en su libro "los pueblos del Silencio", que en el lugar existieron imágenes y que se siguió celebrando culto hasta principios del siglo XX, momento en que todas ellas fueron llevadas al templo parroquial, de donde serían expoliadas durante la guerra civil. La tradición que se sigue manteniendo es la romería del 15 de agosto, aunque en la actualidad se limita a ocupar la campa de la parte inferior.


Publicar sobre este tipo de lugares me crea sentimientos contradictorios. Por una parte creo que todo el mundo debería conocerlo, pero por otra…es un sitio tan tremendamente desprotegido y frágil. De hecho creo que va desapareciendo lentamente y sin remedio. ¡¡Que tristeza!!.

miércoles, 22 de agosto de 2018

La iglesia de San Salvador de Escaño

Escaño se sitúa en el curso alto del valle del rio Nela. En su limitado casco urbano encontramos este estilizado templo que recuerda lejanamente al de San Pedro de Tejada. No en vano también es la toba el material fundamental en su construcción, y también formó parte de las posesiones originales del Monasterio de Oña.

Escaño en el valle del Nela

miércoles, 1 de agosto de 2018

Fiesta barroca de Lerma

Desde hace algunos años en la villa de Lerma se vienen celebrando el primer fin de semana de agosto sucesivas ediciones de la "Fiesta Barroca"; una rememoración de la época de esplendor de la villa (hace casi exactamente cuatrocientos años), cuando era lugar frecuente de estancia de reyes y escenario de fastuosas fiestas. Algo más sobre este época histórica podéis saber en este artículo


Recepción a sus majestades

miércoles, 25 de julio de 2018

La tradicional "bajada de las Vacas" en Fresneda de la Sierra

En el pueblo de Fresneda de la Sierra, enclavado en pleno corazón de la Sierra de la Demanda, era tradicional que varias veces al año se bajara al abundante ganado vacuno de su extenso territorio hasta el casco urbano; para suministrarle las dosis de sal necesarias para su alimentación. La operación era aprovechaba para ser convertida en jornada festiva y de confraternización de vecinos. 

La ternera que se ha estado asando durante todo el día.
Antaño, era el tiempo en que los pastores aprovechaban para volver a estar con sus mujeres tras largos meses de “inactividad”, por lo que, así mismo, se les decía medio en broma medio en serio, que también ellos “bajaban a sal”. Las bajadas tradicionales se repetían sobre todo en tres fechas señaladas: San Pedro, Santiago y la Virgen de Agosto. 


 

Encabezadas por alguna de las más experimentadas vacas, y guiadas por conocedores del oficio, bajaban por cañadas y veredas hasta la villa. El 15 de agosto, una junta ganadera de vecinos sabios, reunía en la plaza mayor a seis u ocho de los mejores terneros para destinarles a sementales para el año siguiente. El resto de los terneros eran separados para su aprovechamiento posterior en carnicerías.


El ganadero Goyo Alarcia, comprometido con el desarrollo del pueblo, fue el principal impulsor de la recuperación de esta tradición, hecho que tuvo lugar por primera vez en 2014; y que por lo tanto este año cumplirá su quinta edición. Este ganadero local ha puesto en marcha un negocio innovador en el que comercializa directamente sus productos, admitiendo incluso pedidos por internet


El ganadero, que además dona desinteresadamente una ternera que es asada a fuego lento durante todo el día, para ser repartida en raciones al final de la jornada, cuenta para el evento con la colaboración de los miembros de la Asociación Amigos de Fresneda; y por supuesto la del propio Ayuntamiento. 


Pero el acto central es sin duda el paso de las vacas por el pueblo. Son literalmente centenares los estupendos ejemplares de raza limusina de todas las edades los que pasan a toda velocidad por la calle principal del pueblo; a modo de peculiar pelotón animal. A este efecto contribuye el numeroso público que se congrega a ambos lados de la misma. La jornada se ve complementada con otros actos festivos; entre los que se encuentra la apertura para su visita de la gran iglesia de la localidad. 


Animaos, será el próximo 4 de agosto por la tarde. Merece la pena. Termino el artículo con un pequeño vídeo en el que se aprecia mejor el efecto del paso de las vacas (en el mismo se ven alrededor de un tercio total de los ejemplares).


miércoles, 18 de julio de 2018

Demostración Salinera en Poza de la Sal.

Hace ya unos años hacíamos referencia a la historia de la producción salinera en Poza de la Sal. La Asociación de los amigos de las Salinas de Poza, en su afán de mantener con sus escasos recursos la esencia de lo que fue esta actividad, no sólo ha recuperado algunas de las chozas, pozos y eras de sal, sino que las usa para generar una humilde producción artesanal. Anualmente, a finales de julio, se lleva a cabo una demostración salinera en la que se puede observar y conocer de primera mano algo de la esencia de este oficio perdido. 


La demostración empieza con una "performance" teatral por las calles del pueblo, conocida como "La batalla por la Sal", y que se repite en varios momentos clave del ciclo anual en la villa. Esta actividad sirve para encaminar de manera entretenida a los visitantes desde el centro de Poza hasta la zona de las eras. 


Una vez allí podemos visualizar  algunas de las últimas fases de la producción de la sal; especialmente la recogida de lo producido en los dos días anteriores. Previamente se habrá llevado a cabo la extracción de la salmuera desde los pozos con ayuda de una especie de palanca milenaria llamada pingoste, y que aún es usada en muchas culturas ancestrales.


El añadido de la salmuera sobre la era no es una tarea baladí. Se realiza esparciéndola poco a poco con una especie de pala alargada denominada cuchara. La habilidad del operario está en calcular la frecuencia de esta operación para favorecer la cristalización evitando que la sal "se queme" y se pegue a la superficie de la era. 


El proceso de secado viene a durar unos dos días de duro trabajo. Al término de este periodo es momento de recoger la sal producida. Cabe decir que el resultado de esta demostración salinera será lo que se venda en pequeño formato para financiar parcialmente las actividades de la asociación.


El resto del verano se permite el uso del pozo a todos los vecinos que quieran producir su propia sal; aunque se establece un sistema de turnos en el que tienen prioridad los miembros activos de la asociación.


La próxima edición de la demostración salinera tendrá lugar el próximo sábado 28 de julio, a las siete de la tarde. 

miércoles, 11 de julio de 2018

Cultivos de Lavanda en el valle del Arlanza


Aunque no es un dato demasiado conocido, hace ya varias décadas que Teodoro Grande se animó a probar con el cultivo de lavanda en la localidad de Villoviado, cercana a Lerma, como medio para diversificar el tradicional cereal. Al parecer el cultivo de lavanda se adapta bastante bien a nuestro entorno de suelos calizos y más bien secos, con inviernos fríos. 



Con el paso de los años la explotación se ha ido consolidando lentamente, sin dejar de ser muy minoritaria. A las fincas de Villoviado se han sumado otras en las cercanías, como en los pueblos de Castrillo Solarana y Mecerreyes. La familia Grande centraliza la recogida, realizando un primer destilado en sus instalaciones antes de exportarlo a Francia.

Contraste entre la lavanda y los girasoles del fondo
Como los entresijos del cultivo de la lavanda superan nuestros conocimientos, nos limitaremos a disfrutar de las bellas estampas que forman en nuestro paisaje castellano. Supongo que estamos aún muy lejos de pensar en un turismo de la Lavanda, como en la conocida comarca francesa de La Provenza. 

Al fondo la iglesia de Villoviado y la inconfundible sierra de Mamblas
En principio la mejor época para visitar los campo de Lavanda del Arlanza es a finales de Julio, pero lo mejor es informarse con gente de la zona, ya que varía en función de la climatología (y en años como este aún más). 

Instalación para el destilado de la Lavanda




Al fondo la iglesia de Castrillo Solarana

Lavanda con las Mamblas al fondo. Cercanías de Mecerreyes.


Inusual encuadre de la Peña Carazo y San Carlos.

miércoles, 4 de julio de 2018

Romería de Santa Marina en Huéspeda


Pocos de los eventos mostrados en este blog superan el calificativo de “humilde”, y el de hoy es aún más humilde, si cabe. Se trata de la romería de Santa Marina, en la localidad caderechana de Huéspeda, que tiene lugar anualmente el tercer sábado de julio; en el caso de este año el 21 de julio.

miércoles, 27 de junio de 2018

Campeonato de esquileo de Salgüero de Juarros


Salguero de Juarros es una pequeña localidad perteneciente al municipio de Ibeas de Juarros, y por lo tanto muy cercana a la capital, aunque ya en ese área preliminar de la Sierra de la Demanda. Conocida en los últimos años por dar cobijo al proyecto "Paleolítico Vivo", de introducción experimental de especies prehistóricas, vienen celebrando sin embargo desde hace bastantes años un evento mucho más humilde pero en cierta medida de mayor interés para el que suscribe este blog, el campeonato de Esquileo.


El evento, que cumplirá el próximo día 14 de Julio su XXVI edición, tiene carácter nacional ya que participan esquiladores de varias zonas de España e incluso alguno de Francia. En un ambiente lúdico en el que la confraternización es lo más importante, los competidores participan divididos en varios niveles de acuerdo a sus años de experiencia. Cada uno de ellos debe esquilar un determinado número de ovejas en el menor tiempo posible, aunque también cuenta la calidad del trabajo.


Las eliminatorias tienen lugar tanto por la mañana como por la tarde, hasta la dilucidación del campeón final al final del día. Termina el evento con una verbena. Yo por mi parte termino el artículo con un pequeño vídeo en el que probablemente se tenga una sensación más cercana de la actividad.

miércoles, 20 de junio de 2018

La elaboración tradicional de Pez en Quintanar de la Sierra

La pez es un material producido a partir de la destilación de la resina de árboles, especialmente pinos, que se usaba tradicionalmente para diversas tareas de impermeabilización, especialmente en barcos de madera. Durante siglos, fue uno de los complementos fundamentales en las humildes economías de la zona serrana burgalesa. 

Tocones junto al horno Mataca

miércoles, 13 de junio de 2018

ruta de senderismo: Las Calderas desde las lagunas de Neila

Con sus grandes y redondeadas moles rocosas; y sus variados saltos y pozas de agua, Las Calderas es probablemente el rincón paisajísticamente más “salvaje” y sorprendente de toda la provincia. Tiene sin embargo un acceso relativamente fácil para las personas acostumbradas a tratar con la montaña, toda vez se guarden un mínimo de precauciones. La ruta propuesta completa el recorrido con la observación de la mayor parte de las lagunas glaciares de la sierra de Neila, pasando por el culmen de la misma, el Campiña, que con sus 2049 metros es la sexta cima provincial. 

Dificultad: Alta. Se concentra en el tramo de descenso y ascenso por las Calderas. 
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Regular. En realidad en algunos tramos deberemos valernos de nuestra intuición y el seguimiento de los hitos, más incluso que del track. 
Belleza: Muy alta 
Tiempo y distancia: 4 horas y media (12 kilómetros)