jueves, 15 de noviembre de 2018

San Vitores y sus lugares

Hace unos días publicábamos un artículo referido a la apertura “secular” del arca con las reliquias de San Vitores. Aprovechamos la “inercia” para hacer un breve y peculiar recorrido por algunos de los lugares de la provincia de Burgos por los que discurrió la vida de este santo, cuya hagiografía tiene mucho más de leyenda que de historia. Esto no le quita su valor etnográfico, sino que más bien lo aumenta. 

La vida de San Vitores fue escrita, probablemente en el propio monasterio-convento de San Vitores, en 1487 por Andrés Gutiérrez de Cerezo, siendo el primer incunable impreso en Burgos. Se tiene constancia de que está basado en un pergamino algo anterior guardado en la Biblioteca Nacional. Las redacciones posteriores se basan en este primer libro, con pequeñas variantes.

San Vitores nació en Cerezo de Rio Tirón, ejerciendo en la iglesia de Santa María de Villalba. Hoy este templo es una ruina total, lo mismo que el antiguo barrio alto. En todo caso debió ser una iglesia anterior, ya que nuestro personaje vivió en el siglo IX.

Ruinas de la iglesia de Santa María de Villalba

martes, 13 de noviembre de 2018

Cada cien años se abre el arca con las reliquias de San Vitores

Hace un año largo, concretamente el 2 de septiembre de 2017, tuve la oportunidad de asistir a un acto que no se puede calificar de otra forma que EXTRAORDINARIO: la apertura del arca con las reliquias de San Vitores. Cuando menos porque, dado que la tradición indica que este rito sólo puede tener lugar cada 100 años, es seguro que la inmensa mayoría de los que estábamos allí, así como de aquellos que puedan leer estas líneas, no tendremos ocasión de volver a verlo.

Espectacular emplazamiento del santuario. Al fondo la sierra de La Demanda

jueves, 8 de noviembre de 2018

Ruta de senderismo: Peñalba desde el valle de Mena

De sobras es conocido para los trotamontes burgaleses el impresionante perfil rocoso de los Montes de la Peña cerrando por el sur la depresión de Mena. Hoy describimos el que probablemente sea el acceso más duro y espectacular a nivel de senderismo a las cumbres empezando desde el valle, exceptuando aquellos sólo accesibles a montañeros expertos o con material específico.

Dificultad: Alta. Se disminuye sensiblemente si se elimina el circuito en torno a la cima.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil hasta la cima. Se complica bastante si se realiza el bucle propuesto.
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 9,5 km y 4 horas y media. (opción corta 7 kilómetros y 3 horas)
.


martes, 6 de noviembre de 2018

Ruta de senderismo: La Hoya de Huidobro y Cortiguera

La hoya de Huidobro es un asombroso paraje natural ubicado en pleno páramo de Masa consistente en una pequeña cuenca hidrológica completamente orientada al norte y protegida de los rigores del altozano, lo que confiere un carácter climático absolutamente diferente y permite que sus laderas estén cubiertas de un interesantísimo bosque caducifolio. Tras su relativamente reciente integración en el Parque Natural de las Hoces de Alto Ebro y Rudrón, hoy podemos recorrerla merced a varios senderos señalizados.

La propuesta que hoy mostramos tiene dos variantes: una más sencilla que se limita exclusivamente a la hoya propiamente dicha, y otra más larga que permite enlazar con el pueblo de Cortiguera, uno de los más emblemáticos pueblos despoblados (aunque no completamente) de nuestra provincia.

Dificultad: Baja la opción corta. Media la opción larga, en la que los problemas vienen dados por la distancia y por la acumulación de tramos en subida.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil.
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 3 horas (11 kilómetros) la opción corta. 6 horas (22,5 kilómetros) la opción larga. No se incluye en ninguno de los dos casos la parada para la comida.





lunes, 29 de octubre de 2018

Ruta de senderismo: Dehesa de Puras de Villafranca

Como habréis deducido fácilmente los que seguís las rutas de senderismo de este blog, en general huyo de los días de mal tiempo para realizar los trayectos. La razón es no sólo evitar riesgos y molestias, sino también el intento de que los paisajes se vean lo mejor posible. No obstante en esta corta época del "otoño foliar" hay que combinar este primer deseo con el de aprovechar el tiempo lo mejor posible, lo cual este año no está resultando demasiado fácil de momento.

Así que este domingo me decidí a iniciar la temporada de salidas otoñales optando por una ruta a la que le tenía ciertas ganas y que al ser corta y a baja altitud presentaba menos inconvenientes. Me dio cierta rabia el cielo gris y el pillar el bosque con unos días de antelación, pero en contraprestación creo que la nieve sobre las hojas tiene un encanto bastante especial. Así al menos os doy una sugerencia más para este puente.

La dehesa de Puras de Villafranca tiene la peculiaridad de estar formada por interesantes ejemplares de haya (lo usual son robles). Se sitúa además a baja altitud, en las últimas estribaciones occidentales de la Demanda burgalesa. El entorno de este pueblo nos ofrece además los restos de una humilde actividad minera cuyos recuerdos aún podemos conocer. Todo ello lo podemos contemplar en este sencillo recorrido.

Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con cartografía o track): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 2 horas y media (10 kilómetros).


jueves, 25 de octubre de 2018

Ruta de senderismo: Pico San Millán desde Barbadillo de Herreros

De las diferentes rutas de acceso al pico San Millán, la que sube desde Barbadillo de Herreros, en la cara sur, es quizás la menos transitada. Probablemente este hecho se deba a la larga distancia de aproximación, aunque ello nos puede privar de un entorno de gran interés en las que las manchas de frondosas compiten con las replantaciones de pinos. Hoy proponemos un largo y duro trayecto circular, aunque quizá no tanto debido a que el avance es fluido en su mayor parte.

Dificultad: Alta, por la longitud y el tramo de ascenso más acusado.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil, salvo en algunos puntos concretos.
Belleza: Alta.
Tiempo y distancia: 7 horas y media (27,5 kilómetros). No se contabiliza el tiempo dedicado a la comida.









martes, 23 de octubre de 2018

Ruta de Senderismo: El hayedo de Monte Santiago

Un tanto ignorado por la mayoría de los numerosos visitantes que se acercan al espectacular enclave del Salto del Nervión, el hayedo de Monte Santiago es uno de los más importantes hayedos burgaleses, y desde luego es el que permite una exploración más fácil.

Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil en general. Hay que prestar atención en las zonas del hayedo en las que el camino serpentea o puede estar borroso.
Belleza: Alta.
Tiempo y distancia: 3 horas (10,5 kilómetros)







 l

jueves, 18 de octubre de 2018

Iglesia de Boada de Villadiego

Continuando desde Coculina hacia Villadiego encontramos, un tanto apartada de la carretera, la pequeña localidad de Boada de Villadiego. Presume este pueblo de una interesante iglesia románica que, al elevarse sobre una pequeña loma, destaca en el paisaje circundante.


martes, 16 de octubre de 2018

Regreso a los pueblos del Silencio: Icedo

Villanueva de Puerta, en la comarca de Villadiego, tiene el dudoso honor de encontrarse a medio camino de los dos pueblos abandonanos de la provincia que se encuentran más próximos entre sí: Icedo y Hormicedo.


Citaremos hoy brevemente el primero de ellos: Icedo, para mostraros unas fotografías de lo que vemos hoy en día. Para saber algo en profundidad hay que remitirse como siempre a la publicación de referencia en este ámbito: "Los Pueblos del Silencio", de Elías Rubio. Tan sólo indicaré como dato tomado de este libro la fecha de despoblamiento definitivo, 1975. Muy extenso es también el artículo que le dedican en el excelente blog "Los pueblos deshabitados". 



El acceso desde Villanueva de Puerta es muy sencillo. En primer lugar tomamos la calle que nos conduce a su imponente iglesia y, en las cercanías de la misma, la dejamos a nuestra izquierda para tomar el camino de concentración que asciende a lo alto del páramo. En poco más de un kilómetro llegamos a nuestro destino. El camino es apto, aunque poco recomendable, para turismos convencionales.




Lo primero que me viene a la mente es la eterna pregunta sobre el empeño que tenían nuestros antepasados más cercanos en vivir en estos sitios tan inhóspitos. Tal vez sean reminiscencias del hombre de la Edad del Hierro, que según se tiene documentando habitó también por estos lares.


En todo caso, la identificación del lugar no tiene pérdida, pues la iglesia se mantiene estructuralmente relativamente bien (tiene parte del tejado hundido, lo cual ya es prácticamente una sentencia de muerte). La rapiña aún no ha empezado su trabajo con los muros, aunque sí en su interior.


Respecto a esta parte, unas bóvedas parcialmente decoradas intentan aún dar una nota de color al edificio, nada en cualquier caso que pueda servir de apoyo para exigir una consolidación del edificio. me llama especialmente la atención una cara triste que intenta ser alegre, y que podría servir de metáfora sobre lo que le ha ocurrido al pueblo.



Desde la iglesia se contempla un amplio panorama de parameras y profundas hondonadas, parcialmente cubiertas por carrasca. Paisaje típicamente burgalés, sin duda. Lo que queda del pueblo se encuentra a nuestros pies, en una zona más resguardada. 




Apenas encontramos un par de casas que conserven más o menos su estructura. La única nota de color es una preciosa fuente de tipo capilleta, que fue restaurada en 2013 o 2014.






miércoles, 10 de octubre de 2018

Villanueva de Odra

Hoy comienzo este breve y artículo mostrando una cochera de este pueblo de la parte central del extenso municipio de Villadiego. Una cochera no especialmente llamativa, además.


Pero si nos fijamos un poco veremos en una de las fachadas el perfil de una antigua entrada con arco ojival, y en el límite del tejado la línea de lo que fueron canecillos. Sí, estamos ante una antigua ermita reaprovechada; del entorno del siglo XIII.


El interior está totalmente arruinado y reutilizado. Probablemente nunca fue una gran obra; hoy es uno más de la treintena de lugares burgaleses que integran la lista roja del Patrimonio. Un ejemplo de la desidia institucional que llega incluso al mantenimiento de un cínico cartel clavado en su muro.



Según parece, hace muchas décadas se celebraba en la localidad la llamada función de Santa Brígida, de corte carnavalesco; hoy apenas un cortina de niebla. 



En el mismo pueblo encontramos otro lugar que nos lleva a la nostalgia, aunque ésta más agradable. Se trata de un gran chopo de más de cinco metros de tronco del que cuelgan unos rústicos columpios. Es el árbol pirata. La de generaciones de niños que habrán fantaseado, y aún fantasean en este lugar (basta ver esta foto). En este pueblo aún se celebra la fiesta del árbol. Lo surte de agua una fuente natural, la fuente de la Fragua, con un bonito arco de medio punto que nos habla de su antigüedad.



No me resisto a incluir en el artículo una foto defectuosa de la carretera que nos lleva a Villanueva. ¡Que pocas carretera de estas nos quedan!. 



lunes, 8 de octubre de 2018

Las "derrotas" en Santa Gadea de Alfoz




Volvemos a este territorio limítrofe y tan cercano en muchos sentidos al de nuestros vecinos cántabros para hacer referencia a un evento anual, el de las “derrotas”, convertido desde hace unos pocos años en fiesta popular en el entorno de la fiesta del Pilar.


Entrega de reconocimientos a los ganaderos participantes

No, no tiene que ver con ningún enfrentamiento militar ni de otro tipo. En el pueblo se ha utilizado este nombre (y así lo recoge la RAE) desde siempre para referirse a la vieja costumbre de la bajada del ganado de los montes circundantes, en especial del Monte Hijedo, a los extensos praderíos que rodean el pueblo, para que coman los nuevos brotes de hierba, los que salen por estas fechas después de la última siega a la entrada del verano. 



El evento tiene lugar cada año en torno a la festividad del Pilar, este año el sábado 13 de Octubre. Comienza a primera hora de la mañana, momento en el que se procede a conducir a los diversos rebaños hasta un cercado anexo al pueblo. Esta primera fase no la pudimos ver, pero ya si la concentración de diversas razas de bovino y equino en dicho cercado. Acompañando al acto algunos puntos de venta y una degustación de carne de vacuno criado en la zona. 




Pero el momento más esperado se produce en el entorno de las tres de la tarde. Todo el ganado concentrado se hace pasar por las calles del pueblo, en un acto que tiene algo de similitud con el que vimos hace unos meses en Fresneda de la Sierra, para conducirlo a las fincas en las que podrán pastar durante unas horas. 


En este vídeo se puede apreciar mejor este parte de la fiesta, aunque en esta ocasión buena parte del ganado se puso nervioso y se desperdigó sin seguir el recorrido previsto, obligando a un sobreesfuerzo posterior a los esforzados ganaderos.

jueves, 4 de octubre de 2018

Regreso a los pueblos de silencio: Valdearnedo

Del 2009 databa mi única visita al apartado lugar de Valdearnedo, y el verano pasado (el de 2017) quise volver al lugar para ver cómo había evolucionado la cosa; además de para dedicar algo más de tiempo a contemplar el territorio de las Torcas, un amplio espacio de unas 5000 hectáreas que engloba en su interior únicamente los núcleos de Valdearnedo, Melgosa y Tobes.

En las primeras imágenes, fotos de los alrededores de Valdearnedo

Verdaderamente, pocos sitios de la geografía burgalesa son tan inhóspitos y tan poco aptos para desarrollar una vida como el desolador, pero también bello, paisaje de las Torcas. Prácticamente en el centro del mismo se encuentran los restos del despoblado de Valdearnedo.


Torre de alta tensión una vez desaparecido el pueblo
Llegar a Valdearnedo no resulta fácil; mejor dicho, no resulta cómodo. Las cuatro localidades que lo rodean por los cuatro puntos cardinales: Carcedo de Bureba, Melgosa, Quintanarruz y Arconada, se encuentran a una distancia similar y están separadas del pueblo por caminos en regular situación (poco aptos para el coche, en cualquier caso), siendo tal vez el camino en mejor estado y más cómodo el de Carcedo y el más cercano el de Quintanarruz.


En uno de los vallejos, algo más feraces, situados en los fondos de este paisaje desarbolado y altamente erosionado, se encuentra Valdearnedo. Sabía que lo que iba a ver no me iba a gustar, pero uno nunca puede prepararse del todo para estas sensaciones.



La iglesia parece haber empeorado mucho en estos pocos años. Aún mantiene en pie la mayor parte de su estructura, pero su aspecto es cada vez más amorfo. No le auguro muchos años. Su interesante fábrica románica ha sido muy castigada por la rapiña de "los listos". 



La desaparición hace tiempo de los canes, columnas y los mejores sillares de las esquinas, ha acelerado sobremanera el deterioro. También ha pasado a mejor vida la espadaña. 




Una vez en el interior, sorprende el gran tirante de acero colocado para evitar el colapso de la iglesia. La explicación nos la da Elías Rubio en el libro “Los pueblos del silencio”. Al parecer en los años 60 el obispo realizó una visita al lugar y la situación era tan alarmante que dio orden para poner en marcha esta tosca solución de emergencia. 




Entre los restos dejados por los saqueadores de tumbas y personas de similar calaña aún quedan capiteles harto interesantes... si estuvieran en otro lugar.



Nos damos una vuelta por el reducido caserío para comprobar las casas también parecen haber acusado mucho estos pocos años, manteniendo tan sólo un halo de lo que fueron. Los últimos pobladores, Valeriano y Agripina, aguantaron hasta principios de los años 80, pese a que sus convecinos hacía tiempo que habían abandonado el lugar. 




Tanto la familia de Valeriano y Agripina no otros allegados al pueblo no han perdido del todo el contacto con el mismo, realizando visitas todos o casi todos los años. De ello dan fe algunos de los comentarios que acompañan este artículo. Recomiendo encarecidamente su lectura. 

Panorámica de las Torcas desde el alto Otero (989 mts). Al fondo los Montes Obarenes