miércoles, 13 de junio de 2018

ruta de senderismo: Las Calderas desde las lagunas de Neila

Con sus grandes y redondeadas moles rocosas; y sus variados saltos y pozas de agua, Las Calderas es probablemente el rincón paisajísticamente más “salvaje” y sorprendente de toda la provincia. Tiene sin embargo un acceso relativamente fácil para las personas acostumbradas a tratar con la montaña, toda vez se guarden un mínimo de precauciones. La ruta propuesta completa el recorrido con la observación de la mayor parte de las lagunas glaciares de la sierra de Neila, pasando por el culmen de la misma, el Campiña, que con sus 2049 metros es la sexta cima provincial. 

Dificultad: Alta. Se concentra en el tramo de descenso y ascenso por las Calderas. 
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Regular. En realidad en algunos tramos deberemos valernos de nuestra intuición y el seguimiento de los hitos, más incluso que del track. 
Belleza: Muy alta 
Tiempo y distancia: 4 horas y media (12 kilómetros) 



miércoles, 6 de junio de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (y VI): Manuel Fernández Navamuel y la cabaña de Hijedo

La Cabaña del Monte Hijedo ya aparece citada en un documento del año 1755, en una capellanía fundada por Andrés Fernández Navamuel, cura beneficiado de la villa de Santa Gadea. Debió ser el paradigma de sacerdote rico, cacique y totalitario, en los casi 100 años que vivió. Entre sus muchas propiedades estaba este “prado en el sitio que llaman del monte Hijedo, de 18 carros de hierba, que parte de él está cercado de pared sencilla, y una casa pegando al dicho prado, tejada y en madera, con su alto y bajo y con su corral. Vale la referida casa y corral y prado once mil reales de vellón y su renta anual seiscientos sesenta”.


Vista completa de la llamada "cabaña de Hijedo". El dueño alimentando a sus cabras.

Un heredero de este personaje, un sobrino nieto, fue Manuel Fernández Navamuel, intelectual y político, nacido en 1867. Desde su infancia destacó por su capacidad para estudiar, y pronto le mandaron a estudiar a la prefecturía de Arija, fundada por León de Argueso, personaje del que ya hablamos hace unas semanas. Al parecer iba y venía a pie cada día. Trasladado a Madrid para continuar carrera, donde tenía un pariente, en todo momento tuvo buenas notas y se graduó con facilidad en Filosofía y Letras y en Derecho. Llegó a dar clases particulares a los hijos de los marqueses de Aguilar o de Francisco Silvela, que acabaría siendo presidente del gobierno.

El tejo de "La cabaña"


Llegó a ser teniente de alcalde del Madrid y fue propuesto para ministro de Educación y Ciencia, puesto este que rechazó por su elevada edad. Fue director de la Escuela Normal de Maestros y dedicó muchas publicaciones a la enseñanza. Manuel Fernández Navamuel intervino en la recuperación del patronato de la Escuela de Santa Gadea y en la edificación de una nueva escuela para los niños.

Peculiar fuente de manivela con pilón "altomedieval".


Es bastante probable que la propiedad de La Cabaña fuera enajenada en la desamortización, y que fuera posteriormente adquirida por Manuel a principios del siglo XX. En todo caso, está constatado que el nuevo propietario afronta una reforma integral (casi reconstrucción) dándole su aspecto actual, con el palacio de dos torres, corrales, cuadras y la capilla dedicada a la Sagrada familia. Y es probable que también mandara plantar el característico tejo en esos inicios del pasado siglo.


La capilla es inaugurada en 1922, para lo cual se necesitó la correspondiente autorización del arzobispo de Burgos, y constituye el acto final de la reforma. El palacio parece que ya estaba edificado en 1913. En los anales figura como mayor celebración en el lugar la boda de de la sobrina de don Manuel, que tuvo lugar en 1933.

"La Cabaña" y vista parcial de "la selva" de Hijedo.


A la muerte de don Manuel, sin hijos, la finca es vendida a propietarios ajenos a la familia, en concreto a un vecino de Campo de Ebro. Posteriormente fue traspasada a un habitante de Santa Gadea, cuyo hijo es el actual propietario. Casualmente en mi visita me encontré con el mismo y estuve charlando unos minutos con él.



Hablamos un poco de los osos que parece que vuelven al monte, de las cabras y ovejas que cría, de cómo mantiene la peculiar fuente de manivela que aprovecha un sepulcro medieval para que los transeúntes puedan echar un trago, de que la familia sigue celebrando allí eventos destacados; y de la fiesta comunal que tiene lugar a principios de agosto, en la que la que cede la pradera para que se reúnan en armonía numerosos habitantes de esta preciosa zona fronteriza.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Romería a la Virgen de Revenga

Pocas fiestas tradicionales hay en la provincia de Burgos tan emblemáticas y populares como la Romería a la Virgen de Revenga, cuya cita tiene lugar cada año el último sábado de Mayo en el confín suroriental de nuestro territorio.

Ermita de Revenga y casa del comunero

miércoles, 16 de mayo de 2018

El carboneo tradicional en Retuerta


Antiguamente el carboneo para la preparación de carbón vegetal era una actividad bastante extendida tanto en la zona norte como en la zona sur provincial. En este blog hemos dedicado sendos artículos al último carbonero de Merindades y al carboneo en Quintanalara.


Que yo sepa, actualmente en la provincia de Burgos sólo se sigue fabricando carbón vegetal en Quintanalara y Retuerta, siendo la de este último pueblo la localidad de mayor producción. De hecho son varias las carboneras que pueden verse a lo largo del mes de mayo en el pueblo, algunas de tamaño considerable.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (IV): Los Lucio-Villegas y la Casona de Santa Gadea de Alfoz


El irregular y disperso casco urbano de Santa Gadea de Alfoz bien merece un paseo. Y si hay un edificio destacado es sin duda el conocido como “La Casona” o también “La Torre”. Al exterior muestra un aspecto un tanto heterogéneo; fruto sin duda de las diversas reformas que han tenido lugar en el mismo. En la parte que podríamos considerar como fachada principal lo que más llama la atención es una gran ventana neoclásica. En uno de sus lado aparece una alta valla delimitando un jardín interior en el que sobresalen varios árboles, entre ellos algunos tupidos tejos.

Tupidos tejos en el interior de la finca de La Casona
Si seguimos a lo largo de este muro de piedra llegaremos a una especie de entrada flanqueada por sendos cubos. En uno de los mismos aparece el escudo de la familia fundadora; los Lucio-Villegas. De hecho muestra bastantes similitudes con el de “los otros” Lucio-Villegas; los de la saga de los hermanos obispos, de los que hablamos hace poco.

Cubos de acceso a una parte de la finca.
El primer documento en el que se hace referencia a la casa data de 1750. En el mismo Manuela Sainz de Villegas, viuda de Santos de Lucio Villegas y a su vez también de su cuñado Manuel Lucio Villegas, solicita permiso para cortar árboles y reparar la casa principal del mayorazgo, que había sufrido ruinas. La obra inicial no obstante es del siglo XVII.

Detalle con el escudo familiar y reloj de sol.
Los Lucio-Villegas de Santa Gadea eran gentes que comerciaban con ganados y madera. Tenían muchas posesiones e incluso administraban la concesión de la sal para toda la zona. En su época eran de las familias más ricas de la comarca. Un buen ejemplo de su poder está en la siguiente anécdota ha traído hasta nuestros días.

Fachada principal de La Casona
Todavía existe junto al palacio una pequeña charca conocida como La Poza Canteras. Se cuenta como un hecho cierto que en los meses de estío el señor de La Casona de Santa Gadea no podía dormir por las noches a consecuencia del croar de las ranas. Desesperado ante la situación, no encontró mejor solución que ordenar que cada noche hubiera un vecino dando vueltas por la orilla de la charca, armado con un palo, para hacer callar a las ranas.

Ventana de corte neoclásico. Obsérvese la gran concha en la parte inferior.


A finales del siglo XIX se añade al pabellón antiguo un edificio longitudinal que seguramente tiene algo que ver con la estancia en la casa del comandante del ejército Saturnino Eladio de Lucio y Villegas, que en 1817 se hace cargo de la Casona y su heredad construyendo además los dos torreones o cubos que adornan las entrada a la huerta.

La Poza Canteras frente a La Casona.


Militar y aventurero; pasaba grandes temporadas ausente de la propiedad aunque volvió a la misma en los últimos años de su vida. Tuvo la desgracia de ver como sus dos hijos fallecían antes que él; tras lo cual la heredad pasa a manos de los Bustamante, con los que debían tener cierta relación.


Procede esta familia del pueblo campurriano de La Costana, en donde existe aún la torre familiar. Santiago Bustamante es el primer dueño de la casa. Un miembro de esta saga fue José Bustamante Bricio, cura durante muchos años en el Valle de Mena, municipio al que dedicó un libro aún bastante conocido. Precisamente fue José Bustamante el que vendió la propiedad a los Fernández- Arenas, cuya familia aún es propietaria del edificio.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (III): La dama de Quintanilla y el cura cantero de Santa Gadea


El precioso y pequeño lugar de Quintanilla de Santa Gadea cuenta con un templo relativamente moderno de época barroca. Sin embargo, en el diccionario de Madoz de mediados del siglo XIX se indicaba la existencia de una iglesia dedicada a San Miguel a 300 metros del pueblo en dirección a Santa Gadea, siendo entonces la actual de La Concepción de carácter privado. 

Actual iglesia de Quintanilla de Santa Gadea, junto a un gran roble bastante maltrecho.

miércoles, 25 de abril de 2018

Feria de San Marcos de Soncillo

Como parte de la secular actividad ganadera del Valle de Valdebezana y áreas limítrofes, en Soncillo se vienen celebrando desde siempre dos tradicionales ferias ganaderas, coincidiendo con las festividades de San Marcos, en abril y San Lucas, en octubre. 

Ollas ferroviarias



Como no había estado nunca en ninguna de ellas el año pasado me animé a acercarme hasta el lugar. Lo cierto es que no sé si fue por ir muy pronto o por las circunstancias que fueran, el evento en cuanto a términos de feria ganadera me resultó relativamente decepcionante en cuanto a la escasa cantidad de ejemplares presentes. Sí que es verdad que había bastante ambiente de gente; quizás las actividades paralelas vayan cogiendo más peso que la feria propiamente dicha.


Espectacular ejemplar de Hispano-Bretón

Las características tudancas

Y es que entre las mismas se incluye una degustación de un guiso de carne de potro Hispano-Bretón realizado utilizando las tradicionales ollas ferroviarias de la zona. También había un mercadillo de productos variopintos, destacando aquellos de mayor valor artesanal o agroalimentario. En la próxima edición, que va a tener lugar este próximo sábado, también habrá una exhibición de perros adiestrados y se expondrán Uros, Caballos Tarpanes y Vacas Highland aportadas por el proyecto "Paleolítico Vivo".
Algunos ganaderos se atreven a probar con nuevas razas, como el local David Peña, con estas cachenas típicas de Galicia

miércoles, 18 de abril de 2018

Ruta de senderismo: canales de Dulla

Los canales de Dulla son un escondido y singular espacio geográfico provincial compuesto de varios profundos cañones de material cárstico por los que circulan corrientes de agua de carácter intermitente, excavados en la cara sur de la antigua meseta de Dulla. En esta ruta nos haremos una completa idea de este interesantísimo paisaje. El recorrido es asequible, incluso fácil en su mayoría. Sin embargo hay un punto conflictivo que describiré más adelante, para que los posibles interesados actúen en consecuencia.


Dificultad: Media, sobre todo debida a la distancia.
Orientación (sin GPS con cartografía o track): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 22 kilómetros y 6 horas.



miércoles, 11 de abril de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (II): León de Argüeso y su colegio en Arija

A apenas unas decenas de metros de la antigua casa arzobispal, hoy Ayuntamiento de Arija, encontramos los tristes restos del que fuera colegio financiado por el “jándalo” León de Argueso. Si no fuera por la robustez de sus paredes, probablemente ya habría colapsado. Recibieron el apelativo de “jándalos” los emigrantes del norte de España, especialmente los cántabros, que viajaban en busca de prosperidad a Andalucía, y retornaban con mayor o menor grado de fortuna a su tierra trayendo consigo algunas costumbres del sur, incluyendo en ocasiones el acento.

Aspecto actual de la escuela de León de Argüeso

miércoles, 4 de abril de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (I): Los hermanos obispos de Arija


Plaza y monolito dedicados a los hermanos Obispos
En los próximos artículos, intercalados con otros temas, vamos a conocer los rastros que algunas familias ilustres que habitaron los municipios del extremo noroccidental burgalés han dejado en la historia y en el paisaje. El viaje lo haremos fundamentalmente de la mano del libro “El Alfoz de Santa Gadea”, publicado en 2010 por José Ramón Fernández Arenas.


Actual consistorio

miércoles, 28 de marzo de 2018

Mahamud

Mahamud; a tiro de piedra de Santa María del Campo, y un poco ensombrecido por la magnificencia de dicho lugar, tiene sin embargo algunas historias interesantes que contarnos. El nombre de Mahamud parece provenir del de un mozárabe que repobló la localidad allá por el siglo IX o X.


Mahamud conserva dos de sus antiguas puertas de acceso. En las mismas, lo mismo que en el caso de Santa María del Campo, observamos picados los restos del escudo del Duque de Lerma. Según la tradición, la razón estriba en que el dominio de dicho noble fue tan férreo que, una vez caído en desgracia, lo primero que hicieron sus habitantes fue deshacerse de mayor símbolo de su poder.


miércoles, 21 de marzo de 2018

Pesquera de Ebro, el pueblo de los escudos

Afortunadamente Pesquera de Ebro no es uno de tantos pueblos olvidados de nuestra geografía. Su conjunto urbano bien conservado y sobre todo su estratégica ubicación para los visitantes al espectacular cañón del río Ebro lo hace lugar de visita relativamente habitual.


Es muy probable que Pesquera deba la razón de su desarrollo a su ubicación a la vera de un estratégico puente medieval sobre el Ebro que aún se conserva.


Pero Pesquera bien podría denominarse como "el pueblo de los escudos", hasta 20 se pueden contabilizar en su reducido caserío. Pertenecen a palacios y casonas de los siglos XVI al XVIII en las que también se aprecian muy buena piedra de sillería con su puertas en arco de medio punto y sus trabajadas ventanas.









Y entre todos llama la atención este por su original lema:

iesus maria. Esta es casa de placer y la gente de alegria. Abe Maria. Año 1712


¿Un prostíbulo? Tal vez. Aunque quizás es más probable que se tratase más bien de una posada para el descanso. La iglesia no nos llama mucho la atención, aunque sí los restos del olmo (otra vez un olmo), que crecía a su vera.



Y el crucero que se levanta junto al olmo, uno de los mejor conservados de la provincia.


A poco más de un kilómetro se levanta el relativamente famoso mirador del Cañón. Es el punto con mejores panorámicas para aquellos que no quieren o no pueden andar mucho.





miércoles, 14 de marzo de 2018

Ruta de senderismo: El Cañón del Ebro

Sin duda esta es la ruta más frecuentemente realizada de todas las de la provincia. El inigualable paisaje del cañón del Ebro puede contemplarse desde su parte alta y baja. Además podemos recorrer tres interesantes núcleos: Valdelateja, Pesquera y Cortiguera. La mayor parte del recorrido transita por senderos tradicionales en una ruta recomendable para principios de primavera

Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Alta
Tiempo: 5 horas (18 Kilómetros). No se incluye la ascensión a la ermita de Siero, que implicaría 1,5 km /40 minutos adicionales. 
















miércoles, 7 de marzo de 2018

Árboles singulares: el almendro de Cubo de Bureba

Hacía ya años que llevaba dándole vueltas a la búsqueda de este ejemplar, del cual había encontrado alguna referencia suelta en publicaciones sobre árboles singulares pero poca información actual; y menos respecto a su ubicación. Me temía yo que, como en alguna otra ocasión, se tratase de un ejemplar de reciente desaparición.

El almendro destaca entre las tierras de cereal.
Pero una vez manos a la obra, con un poco de trabajo personal y otro poco en colaboración con mi amigo Miguel Zalez, pudimos dar con este soberbio ejemplar. La verdad es que si se sabe la zona y lo que se está buscando, no es difícil de encontrar pues destaca sobremanera en medio de unas de las llanuras de la cuenca burebana.


jueves, 1 de marzo de 2018

La fiesta de Las Marzas en la provincia de Bugos.

Desconocida por muchos, pocas fiestas hay sin embargo más genuinamente burgalesas como la fiesta de “Las Marzas”. Se trata esta de una celebración que tiene lugar en la noche de tránsito del febrero a marzo, aunque debido a la despoblación ha sido trasladada en todos o en casi todos los casos al fin de semana más próximo.

Esta fecha no es en absoluto casual, ya que hasta la implantación del calendario Juliano se correspondía con el fin de año. Así, aún tenemos rastros de la antigua distribución mensual en las denominaciones de septiembre (séptimo mes), octubre (octavo mes) etc.. de modo que febrero era el último mes y por ello era es el que se usaba y usa para ajustar con el calendario solar. En definitiva, estamos ante la celebración de fin de año precristiana.


Es bastante probable que dado el origen de esta celebración, tuviese un significado propiciatorio de la primavera, las cosechas o el buen tiempo. Serían tradiciones rituales muy antiguas que han pervivido en las sociedades rurales cerradas porque sintonizaban con sus intereses, deseos, inquietudes y aspiraciones, pues propiciaban a alguna divinidad para lograr la fecundidad de las cosechas y de los ganados.

Lo cierto es que por la razón que sea, todos los registros encontrados nos hablan de una adaptación de la festividad. Se trata (aunque en la mayoría de los casos habría que decir “se trataba”) de un acto de exaltación de la juventud masculina. Eran los mozos los que entonaban las canciones en periplos petitorios por la localidad. Petitorios porque el aguinaldo de las casas era un componente fundamental de la celebración.


El fuego de las hogueras, con su atávica contribución, es también un elemento importante. Tras su encendido, se apagan todas las luces y los mozos entonan sus cantos dedicados a la primavera, a la mujer, a la petición de viandas y la despedida. Las alusiones a la feminidad también son muy habituales, adquiriendo con frecuencia las tonadas el carácter de “canciones del ronda”.

Por sorprendente que pueda parecer, en el Cancionero Popular de Burgos se señala que el correspondiente trabajo de campo contrastó indicios de celebración de la fiesta de las marzas en casi 300 localidades de Burgos. Observando su distribución se observan claramente dos áreas: la correspondiente a la mitad meridional y la correspondiente al sector noroccidental provincial.



Se comprueba que estas áreas corresponden en cierta medida con dos modalidades diferenciadas en cuanto al formato, letras y entonación; siendo más homogéneas entre sí las de la mitad sur provincial y más heterogéneas las del norte. Se observa en estas últimas claras similitudes con las marzas que se cantan en la vecina Cantabria, provincia esta que junto a Burgos es la que mayor implantación tiene de esta festividad (aunque hay registros de canto de las marzas también en provincias como Soria, Palencia, Valladolid, Segovia, Salamanca o Orense).

Lo cierto es que mientras en la zona meridional a día de hoy podemos disfrutar de la celebración en un buen número de emplazamientos, las marzas en la zona norte se encuentran prácticamente desaparecidas más allá de los estudios etnográficos. Sin duda esto guarda una importante relación con el hecho de que la despoblación ha afectado de forma más profunda a este sector provincial.

Intentando paliar en parte esta carencia, la Asociación Etnográfica “con las Alforjas al Hombro” recuperó hace unos años la celebración en la localidad de Escalada. Gracias al trabajo de campo se han podido recuperar fragmentos de marzas de otras localidades del entorno, como Arreba, Población de Arreba, Moradillo del Castillo, Cilleruelo de Bricia y algunos pueblos del valle del Rudrón.

Las imágenes de este artículo corresponden a la celebración de este año, que tuvo lugar el pasado sábado. A la misma acudieron personas del entorno más cercano, entre ellas alguna de los pueblos citados. Lo cierto es que ya se llevan celebrando más de quince años, en colaboración con la Junta Vecinal y el establecimiento de turismo “La Casona de Escalada”.

En todo caso, las similitudes son mucho más importantes que las diferencias. En ambos casos se incardinan en el gran bloque de rondas petitorias del ciclo de invierno, que en nuestros lares son mucho más abundantes que las de verano. Tan y como se dice en el libro citado “intentar contestar a la pregunta de si la veta norteña es importación de la del sur o viceversa nos parece tarea inútil y, sin embargo, a demostrarlo se han dedicado muchos esfuerzos por mor del prurito provinciano, esfuerzos que se podrían haber dedicado a profundizar en el estudio de esta costumbre tan especial del norte de España”.

Como muchas otras fiestas, “Las Marzas” han tenido que adaptarse al signo de los tiempos, y no creemos que haya sido necesariamente para mal. Las rondas y las peticiones han desaparecido en la mayor parte de las ocasiones, dando paso a un cántico en la plaza en el que ya no sólo participan los mozos, sino todos los vecinos y allegados del pueblo que lo deseen; incluidas obviamente las mujeres. 

Según el libro citado “El canto de las marzas tiene hoy un sentido lúdico no tan alejado del que tuvo anteriormente: una representación del recuerdo de la infancia de quienes lo recuperan en su pueblo, incluyendo en muchas ocasiones la vuelta a este mismo pueblo de quienes con la disculpa de cantar las marzas vienen desde la ciudad para encontrarse con vecinos y amigos; para participar en una ronda colectiva en la que todos pueden cantar independientemente de la calidad de sus voces.

Puede que incluso haya gente que lo que busque sea sentirse parte de un grupo, que repite lo que durante generaciones hicieron sus padres y abuelos. Si el reencuentro con los amigos, las chuletas, la morcilla, el porrón y el canto consiguen hacer suficientemente lúdica la celebración de las marzas, estas seguirán teniendo sentido, pues esa finalidad lúdica es una de las que tuvo en su día”.

Como este año el cambio de mes tiene lugar en el centro de la semana, varias localidades han decidido trasladar la celebración al próximo fin de semana. Que nosotros sepamos en Mecerreyes (con bastante probabilidad la más completa y auténtica de las que quedan en la provincia), Campolara y Tordueles. Os animamos a participar en alguna de estas celebraciones que nos sirven para entrar de algún modo en contacto con nuestros antepasados y que en cualquier caso son una excelente manera de hacer comunidad en nuestros pueblos cada día más pequeños.

Termino el artículo con un vídeo resumido del Canto de las Marzas en Escalada celebrado el pasado sábado. 

martes, 27 de febrero de 2018

Exposición y conferencias sobre actividades arqueológicas en la provincia de Burgos durante el año 2017

No seré yo desde luego el que defienda la forma de funcionamiento de las Diputaciones Provinciales en general y de la nuestra en particular; pero también tengo meridianamente claro que para las provincias sin Comunidad Autónoma propia es mucho mejor una mala Diputación Provincial que ninguna. Son uno de los pocos instrumentos que permiten compensar en ellas, siquiera muy parcialmente, el desequilibrio creado por un modelo de descentralización manifiestamente mejorable.
Casa Miranda. Bello edificio renacentista que alberga el Museo de Burgos.