martes, 20 de octubre de 2020

Árboles singulares: El Acebo centenario de Huerta de Arriba

 Pensaba yo que sería difícil encontrar en la provincia acebos más grandes quelos de Tolbaños de Abajo o el de las cimas de Ordunte, pero este de Huerta de Arriba los supera a todos. 

Para llegar hemos de tomar la pista asfaltada que comunica el citado pueblo con Neila. Pasados tres kilómetros hemos de aparcar el coche y tomar uno de los vallejos tributarios del rio Tejero que corren perpendicularmente a la carretera, bajando desde la parte alta de la Sierra de Neila.

Puente sobre el tejero en el inicio de la senda hacia el Tejo

Remontamos este valle unos dos kilómetros dejando el curso de agua (generalmente seco) a nuestra derecha. El sendero está relativamente marcado y no hay vegetación espesa que dificulte el avance. El acebo se encuentra muy cerca de la confluencia de este vallejo con otro que viene de frente; de hecho hay que cruzar hacia el mismo.


Este acebo, con nada menos de seis metros de perímetro, se encuentra seccionado en dos por la probable acción de un rayo. Se le conoce como Acebo de Elera.





miércoles, 14 de octubre de 2020

Un árbol singular: El roble borracho de Barbadillo del Pez

Este árbol, con un perímetro del tronco superior a los 7 metros y una edad estimada superior a los 500 años, es unos de los más famosos de la sierra burgalesa. Pero la fama del árbol no proviene tanto de su tamaño como de las historias asociadas al mismo.
 


Aunque hay muchas variantes de explicaciones del curioso nombre, la más común parece estar relacionada con que en este punto se unían los caminos que, desde el valle de Valdelaguna y desde Monterrubio, conducían hacia Burgos. En el viaje de regreso, cuando los carreteros llegaban al punto de separación, lo celebraban con un último trago de la bota…o unos cuantos. 
 


El roble se encuentra en las cercanías de la pequeña ermita románica de Santa Julita, con la cual también se asocian historias populares; en un entorno de gran belleza.
 
 
El camino que lleva a la ermita de Santa Julita nace desde el núcleo de Barbadillo del Pez, justo enfrente de la carretera que lleva Huerta de Arriba y Neila; aunque la primera impresión es que es una calleja sin salida al cabo de callejear un poco salimos a un camino que asciende directamente al monte. Como a un kilómetro, poco después de pasar por un depósito de agua, el camino se bifurca debiendo tomar el camino de la izquierda. Otro kilómetro más y llegamos a la altura de la ermita a la que se llega tomando un camino que nace a la izquierda. Para llegar al árbol debemos seguir por el camino principal unos 200 metros. Poco después de que el mismo empeore considerablemente. El roble está junto al camino.
 
 
Unas fotos "con bicho"



Si quieres saber más sobre esta historia y otras historias de los árboles singulares de Burgos, te aconsejo leer el libro Árboles singulares de la provincia Burgos. También puedes leer el post genérico que publiqué hace algunas semanas.

miércoles, 7 de octubre de 2020

Ruta de senderismo: El sendero Minero


Abordamos un recorrido que por su sencillez, su cercanía a Burgos y su peculiaridad se ha convertido en un clásico de los recorrido senderistas. El trazado nos lleva a una parte representativa de los restos de las actividades mineras desarrolladas en la zona hasta los años 70, y ello a través de unos sorprendentes bosques de roble rebollo.

Dificultad: fácil
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Alta
Tiempo: 3 horas (10 kilómetros)

Situación.

Para acceder a San Adrián desde Burgos tomaremos la carretera N-120 dirección Logroño. A la altura de la urbanización de Los Tomillares encontramos la carretera que hacia la derecha nos conduce a la zona de Juarros. Llegados a San Millán nos desviamos por la carretera que por Mozoncillo y Salguero nos conduce al lugar de partida. En el centro del pueblo existe una amplia plazoleta para aparcar el vehículo.

Puntos de Interés

Restos de bocas de minas y pozos mineros. Robledales y praderas. Arquitectura popular. Calera de Brieva. Surgencia de Brieva.

Descripción de la Ruta

Como podemos ver en San Adrián, estos pueblos de la comarca de Juarros han conservado un entramado urbano bastante interesante a base de piedra arenisca y teja árabe. Además por su cercanía a Burgos el aspecto en general es muy saneado, aun cuando la población permanente tampoco es muy alta.

En esta plazoleta se localiza una caseta en la que podemos encontrar información sobre rutas guiadas por el sendero, y un cartel explicativo. Junto al mismo encontramos el camino de comienzo, que se inicia con una portilla preparada para el paso de peatones por su lateral (lo mismo nos ocurrirá con el resto de portillas, uno de los signos de lo bien trabajado que está este sendero).


Tras subir un poco llegamos a unas añejas tenadas entre las cuales discurre el camino. Superamos enseguida otra portilla y a continuación tenemos una bifurcación en la que nos decidimos por el camino de la derecha.


Se asciende un poco más, pasando junto a esbeltos robles. En el punto más alto nos encontramos con otra portilla y una señalización hacia la Mina del Conde (no merece la pena acercarse a este punto). Tras el vallado descendemos un poco y accedemos a una gran pradera. A la derecha aparece una gran nave ganadera. De frente continúa el sendero hasta la curva a la derecha que se observa al final, en ligera cuesta, en donde abandonaremos el camino por su lado izquierdo.

Desde aquí las señas del sendero nos llevan por la parte derecha de la pradera, sin entrar en el bosque, hasta alcanzar al final de la pradera un manantial y un nuevo camino. De hecho, una opción alternativa es recorrer la pradera de manera transversal, tomando el camino que aparece en la dirección inversa a la nave ganadera, de forma paralela a un pequeño arroyo.
 

El nuevo camino asciende por la parte derecha del pequeño valle que se va formando. En el lado contrario observamos una gran replantación de pinos. Alcanzamos un mirador de madera que forma parte del equipamiento del recorrido.


Se sube un poco más y cambiamos a un nuevo vallejo situado más a la derecha. Por esta zona avanzamos ya por el bosque de pinos, aunque como vemos se está llevando a cabo una inteligente y progresiva práctica de corta de pinos a favor del bosque autóctono.
 
En el punto más bajo llegamos a una bifurcación. Tomamos el camino de la derecha y enseguida llegamos a la boca de la mina el Travesal y un panel explicativo. El camino que sigue a la derecha nos llevaría a seis restos de minas adicionales, pero nosotros tomamos un sendero que nace junto al río. En unos pasos llegamos a un pequeño puentecito enfrente del cual se abre la mina esmeralda.



 
Un poco más adelante vemos los restos de un molino que aún conserva la piedra de moler y algo más allá llegamos a la sencilla ermita de las nieves, del siglo XVIII y con esta curiosa leyenda:

Virgen pura de las Nieves
Danos por nuestro consuelo
Copos de gracias del cielo
Pues a clemencia te mueves


Desde la ermita ya se vislumbra el cercano núcleo de Brieva de Juarros, que se desparrama por una ladera rocosa al pie de la cual está en generoso manantial que da lugar al arroyo de Brieva. Desde aquí podemos conectar con la Via Verde de la Sierra de la Demanda, que discurre a apenas unos kilómetros.


Merece la pena entrar en este pequeño y casi despoblado pueblo. Entre sus casas podemos distinguir un sencillo crucero y una iglesia con evocaciones románicas en bastante mal estado.

Continuaremos por el camino que nace en la otra orilla del arroyo de Brieva, y a apenas unos metros nos encontramos con la bastante bien conservada calera de Brieva, de gran valor como arqueología industrial.

Seguimos el camino que pasa junto a un gran ejemplar de roble y nos introducimos en una nueva zona boscosa. En el cercano cruce seguimos hacia la derecha, pasamos junto a una nueva boca de mina y llegamos a una zona más abierta y a la carretera de acceso a Brieva.


Tomamos la carretera hacia la izquierda por la que avanzaremos poco más de 200 metros, al cabo de los cuales tomamos un nuevo camino hacia la izquierda. Nos espera un tramo de ascenso un poco más duro que los anteriores. Al final de este tramo llegamos a una nueva bifurcación. Seguimos por la derecha (por la izquierda llegaríamos a la mina Armonita). Unas grandes placas de hormigón tapan los antiguos acceso a las Minas la Escalera y el Pozo San Lorenzo.


Decenas de metros más adelante encontramos la boca de la mina El Buey y grandes montones de la antigua escoria. En la parte más alta llegamos a una bifurcación más, tomando la opción derecha (algo menos marcada).
 

Se nos ofrece enseguida la opción de ascender al Pico Sauce, pero nosotros seguimos hacia el Pozo San Ignacio, que es el único de la zona que aún conserva la torreta de extracción. Cerca ya del pozo pasamos junto a un bello roble que recibe el nombre del Roble de la Paz.
 

Contemplamos el pozo tanto por su parte superior como por su parte inferior, con una gran ladera cubierta por escoria. Desde aquí ya vemos las tenadas del inicio del recorrido pero alternativamente podemos buscar hacia nuestra derecha la base del montón de escorias. Vemos una portilla para superar un vallado ganadero. Al otro lado encontramos un camino que seguimos en su descenso y que en unos instantes nos lleva a San Adrián.

Comentarios



La ruta se corresponde con el Sendero PR-BU-56 y se encuentra muy bien señalizada y equipada, al menos en el momento de escribir esta descripción (ojala otros senderos burgaleses recibiesen la mitad de atención). Es muy sencilla e incluso existen opciones para acortarla. Algunos tramos coinciden también con el trazado del Sendero de Largo recorrido de La Demanda (GR-82).
 
Para hacernos eco un poco más en profundidad de la actividad minera que existió en esta zona dedicaremos un próximo post. Track de la ruta.


Vídeo con imágenes de la ruta.