lunes, 16 de septiembre de 2013

Ruta de senderismo: Hayedo de Ayoluengo

Dentro de los periódicos artículos dedicados a rutas de senderismo he decidido empezar a mostraros aquellas que pude realizar el pasado otoño, con vistas a que si lo consideráis oportuno los incluyáis en vuestra planificación. En todo caso el año pasado no tuve demasiada suerte, en parte porque no hubo muchos fines de semana con buen tiempo y en parte porque no acerté demasiado en la selección de las rutas.
 
En todo caso empezamos por acercarnos al pequeño y poco conocido hayedo de Ayoluengo. El hayedo de Ayoluengo ocupa una estrecha franja de unos tres kilómetros de largo y tan sólo unos 100 metros de ancho rodeado de páramos de vegetación mucho más continental. En esta ruta hacemos una aproximación como pista para que aquellos a los que les parezca poco hagan una exploración más personalizada.
 
Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 1 hora y media (6 kilómetros).



Situación
 
Desde Burgos tomamos la N-623 en dirección a Santander. Al llegar a San Felices del Rudrón tomamos la carretera que hacia la izquierda asciende hacia Sargentes de la Lora. Al cabo de unos seis kilómetros empezamos a ver las primeras hayas. Si estamos atentos, poco después vemos a la izquierda un pequeño puentecito junto al que dejaremos el vehículo. Hay espacio para tres o cuatro coches. También podemos empezar a andar desde el mismo pueblo de Ayoluengo, al cual se accede desde poco mas adelante.
 
Descripción de la ruta
 
Tras superar el puentecito empezamos a ascender por el vallejo formado por el barranco de las Bozas. La configuración del vallejo es ciertamente original, con las hayas a la izquierda y las encinas a la derecha. El sendero está poco definido pero puede seguirse con facilidad. Al cabo de unos 500 metros la vereda, siguiendo el fondo del vallejo, se separa de las hayas para seguir entre las encinas. Por cierto en esta zona hay grandes ejemplares.
 
El sendero se ha convertido en un camino algo difuso. Al otro lado de una tierra de labor seguimos viendo las hayas durante unos instantes y luego nos internamos entre las encinas y algo después salimos a una zona totalmente despejada. A lo lejos observamos algunos pozos petrolíferos.
 
Llegamos a la carretera que da servicio al pueblo de Ayoluengo. Empezamos a caminar hacia este núcleo pasando por una pequeña charca en donde hubo antiguamente otro pozo petrolífero. Ascendiendo un poco llegamos al pueblo a la altura de su iglesia, que tiene una humilde portada románica. Tomamos la primera calle hacia la izquierda pasando cerca de una casa con un gran escudo. Siguiendo la parte principal de esta calle acabamos saliendo del pueblo junto a un pequeño espacio recreativo infantil.
 
Caminamos por un camino ancho. A lo lejos volvemos a ver el hayedo. Ya a la altura del mismo, separados sólo por una tierra de cultivo, el camino parece difuminarse, pero su rastro continúa para girar y situarse paralelo primero a las hayas y luego transitar entre las mismas. Aunque el antiguo camino está muy abandonado, es más que suficiente para el caminante.
 
Tras cerca de un kilómetro entre las hayas el camino termina junto a una tierra abandonada. La cruzamos siguiendo de frente y al final de la misma giramos un poco hacia la izquierda llegando al punto en donde nos separamos de las hayas en el inicio del recorrido. Ya sólo queda desandar lo andado hacia el coche.
 
Comentarios

Paseo muy sencillo y sin apenas desnivel que transita por los senderos más o menos definidos más cercanos al hayedo. Evidentemente nos quedaremos con ganas de introducirnos en el mismo, cosa que podemos hacer tomando como referencia el sendero mostrado para el inicio o fin de la exploración. Por la parte superior el hayedo está cerrado por un pequeño saliente rocoso que en algunos puntos no se puede superar sin material de escalada.
 
Track de la ruta (pulsa en el círculo verde para más información)



Vídeo con imágenes del recorrido.

3 comentarios:

Miquel dijo...

Todo muy bien...todo cojonudo..todo a su tiempo...
pero quiero comer, me gusta comer, comer bien, comer barato, con vino de la tierra y productos del campo...
¿ y ?
venga , hombre, estírese y empiece a poner algo de sus pueblos, pequeños restaurantes, sitios donde almorzar, productos del tiempo, lugares donde pernoctar...
De nada, solo le doy pie a producir en su página ...
yo voy a leer, y a ver si puedo...visitar.
Salut

Montacedo dijo...

Buf. Buena idea pero lo cierto es que normalmente no me quedo a dormir y muchas veces como de bocata. Así que no estoy seguro de poder hacer las mejores recomendaciones, aunque intentaré poner información de ese tipo a partir de ahora.

Montacedo dijo...

Aunque en todo caso si quieres alguna recomendación concreta no dudes en escribir al mail del blog