lunes, 23 de septiembre de 2013

La ermita de Nuestra Señora de Castro

Ya puestos vamos con otra ermita con una historia y ubicación original, que se encuentra a unos 6 kilómetros en línea recta de la ermita de Nuestra Señora del Somo; se trata de la ermita de de Santa Petronila o Nuestra Señora de Castro. Se localiza dentro del terreno de Momediano, en las proximidades de la carretera que conduce a Perex.

La referencia la da una gran casa bastante cuidada que es heredera de un antiguo molino harinero construido a finales del siglo XIX. Desde aquí ya se ve la ermita, a la cual se accede por un corto camino en regular estado. Aparcado el coche vemos que el edificio se encuentra en un pequeño montículo que se corresponde, como bien reza su nombre, con un antiguo castro prerromano.



Al parecer, las piedras con las que se han adecentado algunas mesas proceden del antiguo yacimiento

No podía faltar la bolera
 
Se trata de un edificio muy sencillo a base de sillarejo con un origen románico, tal y como apreciamos especialmente en su ábside semicircular.



Del mismo destaca especialmente su preciosa y trabajada ventana y en menor medida los rústicos canecillos, entre los cuales todo el mundo se fija en uno en que aparecen un hombre y una mujer en actitudes provocativas.




 En el interior destacan los capiteles del arco triunfal. En general la decoración guarda bastante relación con la de la cercana iglesia de San Pantaleón de Losa.


Se dio la casualidad y la suerte de que nos encontramos a los vecinos de Momediano en los preparativos previos a la romería con paellada que celebran todos los años a finales de junio (de otra manera hubiese sido casi imposible ver el interior de la ermita). Estuvimos hablando un poco con ellos acerca de las vicisitudes de la zona (la mayoría de los vecinos ha debido emigrar, pero aún se juntan varias docenas de personas cada año).


También les preguntamos acerca de una tradicional “Fuente de la Salud”, a la que se le atribuían propiedades curativas. La fuente como tal parece que está prácticamente perdida, pero sí nos enseñaron un fresco manantial muy cercano que aprovechan para refrescar las bebidas usadas en la festividad. Según parece, en mayo se hace otra romería algo más concurrida, a la que acuden también vecinos de otras localidades próximas.

1 comentario:

Miquel dijo...

Escucharía una misa sin rechistar.....
joder joder...
que pasada...
salut