lunes, 29 de octubre de 2018

Ruta de senderismo: Dehesa de Puras de Villafranca

Como habréis deducido fácilmente los que seguís las rutas de senderismo de este blog, en general huyo de los días de mal tiempo para realizar los trayectos. La razón es no sólo evitar riesgos y molestias, sino también el intento de que los paisajes se vean lo mejor posible. No obstante en esta corta época del "otoño foliar" hay que combinar este primer deseo con el de aprovechar el tiempo lo mejor posible, lo cual este año no está resultando demasiado fácil de momento.

Así que este domingo me decidí a iniciar la temporada de salidas otoñales optando por una ruta a la que le tenía ciertas ganas y que al ser corta y a baja altitud presentaba menos inconvenientes. Me dio cierta rabia el cielo gris y el pillar el bosque con unos días de antelación, pero en contraprestación creo que la nieve sobre las hojas tiene un encanto bastante especial. Así al menos os doy una sugerencia más para este puente.

La dehesa de Puras de Villafranca tiene la peculiaridad de estar formada por interesantes ejemplares de haya (lo usual son robles). Se sitúa además a baja altitud, en las últimas estribaciones occidentales de la Demanda burgalesa. El entorno de este pueblo nos ofrece además los restos de una humilde actividad minera cuyos recuerdos aún podemos conocer. Todo ello lo podemos contemplar en este sencillo recorrido.

Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con cartografía o track): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 2 horas y media (10 kilómetros).



Situación

Desde Burgos tomamos la N-120 en dirección a Logroño. En los aledaños de Belorado tomamos la pista que hacia la derecha lleva a San Miguel de Pedroso. Tras dejar atrás el pueblo llegamos enseguida al cruce que en tres kilómetros nos lleva a Puras de Villafranca. 

Puntos de interés
Patrimonio Minero. Cueva de Fuentemolinos. Cascada del Arroyo de Fuente Grande. Dehesa de Hayas. Vistas sobre los cañones del Urbión y sobre la sierra de la Demanda.

Descripción de la ruta


Esta estribación más noroccidental de la sierra de la Demanda forma una serie de pequeños cañones formados por conglomerado. Estas originales formaciones han tenido como una de sus consecuencias la formación de un pequeño yacimiento de manganeso cuyo rastro podemos seguir nada más acercarnos al pueblo.



A la altura de las primeras casas bajamos hacia unas edificaciones de color blanco que son las antiguas oficinas y el centro de recepción de los visitantes del complejo. Junto al mismo se encuentra la boca de la mina Victoria y el lavadero de mineral. Dejamos el coche por esta zona y buscamos el sendero que nace junto a las citadas oficinas, paralelo al arroyo del río y a la carretera.



Dejamos atrás unas casas aisladas y pasamos un vallado ganadero. El entorno es del típico bosque de ribera. Pronto superamos un nuevo vallado, subimos un poco y giramos a la izquierda, dejando a un lado un pilón y una canal secundaria. Pasamos a caminar por un bosquete de robles hasta llegar a una segunda canal secundaria, por donde asciende el sendero.



Las rodadas se van alejando de la carretera y del valle principal y afrontan una clara pero llevadera subida entre un arbolado un tanto disperso. Al final del vallejo el camino serpentea con cierta tendencia hacia la derecha, siempre en ascenso, para finalmente situarse paralelo a un vallado cinegético que queda a nuestra izquierda. Hacia este lado se tienen unas excelentes vistas de una serie de vallejos y, sobre todo, buena parte del norte de la sierra de la Demanda burgalesa. A la derecha tenemos una especie de altiplanicie bastante despejada de arbolado, fundamentalmente encinas.

Durante los siguientes kilómetros seguimos con las mismas referencias, primero en suave ascenso, luego descendiendo un poco y finalmente asciendo un poco más. En este tramo vemos a cierta distancia el alineamiento de las hayas que forman la dehesa. Justo cuando la valla gira bruscamente hacia la izquierda, las rodadas del camino lo hacen en dirección contraria, acercándose a un pinar de repoblación. Tras bordear el mismo se sube un poco en dirección a las primeras hayas que ya se empiezan a intuir.

Alcanzamos los primeros ejemplares, un tanto aislados, pero en los que podemos apreciar robustos ejemplares en estado de conservación en general malo. Vamos pasando de un bosquete al siguiente mientras vemos como hacia la izquierda quedan un vallejo donde también son abundantes las hayas. Tras pasar por un amplio calvero en el que se desciende y se vuelve a ascender, alcanzamos la parte principal de la dehesa.

Nos solazamos con las diversas estampas del bosque, en el que abundan los ejemplares de gran grosor. Tras unos minutos vemos que se nos une un camino por nuestra izquierda. Subimos un poco y llegamos a una bifurcación en la que continuamos por la izquierda. Al poco tomamos la derecha en una nueva bifurcación, empezando a descender. Siguen las bellas perspectivas del bosque abundando los ejemplares robustos, especialmente uno de casi seis metros de perímetro que aparece al lado del camino, a la derecha.

A partir de aquí el bosque se empieza a aclarar y las hayas van quedando atrás. Alcanzamos el fondo del valle principal de la zona tomando una pista hacia el lado derecho. Superamos un paso canadiense y al poco llegamos a una pequeña finca con árboles frutales. Al final de la misma se encuentra la senda que se encamina a la cascada de la cueva de la Fuente Grande, que sólo lleva agua en época de deshielo y lluvias prolongadas.

Seguimos bajando rápidamente por la pista mientras oímos el rumor del agua acompañado de arbolado de ribera. Unos cientos de metros después encontramos el acceso a la cueva de Fuentemolinos, de gran interés geológico y visitable. Casi inmediatamente llegamos a otra zona de oficinas de las antiguas minas, que ahora se usa como centro de recepción de los actuales visitantes, hacia la derecha se puede acceder en unos instantes a las bocas de varias de estas antiguas explotaciones. Siguiendo la pista principal alcanzamos en unos instantes el pueblo de Puras.

Comentarios

Sencillo recorrido señalizado como sendero de pequeño recorrido aunque la señalización de pintura es muy escasa. Afortunadamente creo que es fácil tomar las referencias oportunas. En otoño nos podemos encontrar con cazadores, aunque por la configuración de la ruta creo que los riesgos son escasos.

Nota: El perfil corresponde a la ruta completa, incluyendo la derivación para buscar la cascada (aunque haya un error en el encabezado). También corresponde a la ruta completa el track que aparece a continuación).  No obstante ambos están realizados en sentido inverso al aquí descrito.

Tanto las minas como la cueva de Fuentemolinos pueden visitarse. Para obtener más información y concertar visitas se pueden consultar las siguientes páginas web.

Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track de la ruta
Powered by Wikiloc


Vídeo con imágenes de la ruta


9 comentarios:

El tejón dijo...

Pues me encantó la ruta, y las fotos con las primeras nieves son preciosas.
Un saludo.

csc dijo...

El año pasado ese "recorrido" fue el viaje de fin de curso con los peques de Belorado. Empezamos en el centro de recepcion, vimos las 2 minas y lo mejor.......por la tarde les llevaron a una cascada que ahi alli ( no es la de Santa Cruz). Flipamos. Tan cerquita de casa y casi inexplorado

Abilio Estefanía dijo...

Hola Montacedo, una excursión muy asequible para la familia y muy agradable.

Un abrazo

Juan Lopez dijo...

Buenas tardes.

Iba a ir este domingo a dar una vuelta, pero ya veo que todavía no están las hayas con su color característico del otoño. Aún así, las fotos con la nieve, preciosas.

Gracias!

Montacedo dijo...

Gracias a todos por vuestros mensajes.

amador dijo...

la cascada es del arroyo de cueva grande, un saludo

Amador dijo...

Hola Montacedo , que fotos mas bonitas de las hayas ,todo un lujo de ruta . Despues de la cueva de fuentemolinos , cuando el camino hace el giro hacia la derecha , si seguimos el camino que va hacia la izquierda , llegamos al arroyo y nada mas pasarlo giramos a la derecha y seguimos la senda paralela al arroyo , en dos minutos , llegamos a la cascada , un lugar bastante cerrado y con una magia especial . Un saludo .

Montacedo dijo...

Gracias de nuevo, Amador, me queda pendiente para la próxima.

pitusa dijo...

Hoy hemos hecho la ruta. Muy bonitas las hayas.
Gracias lo tus consejos