jueves, 11 de noviembre de 2010

Ruta de senderismo: La Hoya de Huidobro

En principio me quedaba este último fin de semana para poder disfrutar el otoño en su esplendor. Entre las previsiones meteorológicas y la escasez de tiempo nos decidimos por acercarnos a esta ruta que tenía pendiente hace mucho tiempo, y la verdad es que creo que acertamos.

La hoya de Huidobro es un asombroso paraje natural ubicado en pleno páramo de Masa consistente en una pequeña cuenca hidrológica completamente orientada al norte y protegida de los rigores del altozano, lo que confiere un carácter climático absolutamente diferente y le permite que sus laderas estén cubiertas de un interesantísimo bosque caducifolio.

Dificultad: Media
Orientación: En general media pero se complica en el último tercio
Belleza: Alta
Tiempo: 4 horas 15 minutos (14 kilómetros)


Situación.

Hay que salir de Burgos por la carretera C-629 en dirección a Villarcayo. Tras cruzar el páramo de Masa se llega a Pesadas, lugar donde hemos de tomar una desviación a la izquierda. En un par de kilómetros vemos como la vegetación cambia sensiblemente. Poco después encontramos el desvío a Villaescusa de Butrón, pueblo que alcanzamos rápidamente.

Puntos de Interés

Pueblo e Iglesia de Villaescusa. Hayedo de Huidobro. Iglesia y entorno de Huidobro. Barranco de Molinillos. Bosque Mixto del Barranco Turrientes.

Descripción de la Ruta

Dejamos el vehículo en la gran plaza de acceso a Villaescusa. Junto a una poco estética nave agrícola encontramos desparramadas por la loma las vetustas casas de este pueblo, que en otras circunstancias podría ser uno más de los bellos pueblos de la zona. Abundan casas con entrada de medio punto y buena sillería, aunque la mayoría en ruinas y con los escudos perdidos (muy probablemente dedicaremos un post específico al lugar).


Al cabo de un kilómetro llegamos a un primer cruce en el que tomamos el camino de la izquierda, y casi consecutivamente en otro desvio volvemos a tomar la opción izquierda, de manera que cogeremos un sendero menos marcado que pronto se introduce en el bosque.

Para empezar a caminar tenemos dos opciones. La más lógica consiste en retroceder unas decenas de metros por la carretera y tomar un camino que surge a la izquierda, pero también podemos seguir la calle que sigue a continuación del pilón, salir a una tierra de labor y atravesarla para llegar al camino que discurre al borde del bosque. De una u otra forma podremos tener las primeras vistas a la ladera cubierta de hayas.



Aunque al principio el bosque es mixto, pronto el haya se convierte en especie dominante. Sorprende especialmente la existencia de grandes y robustos ejemplares, posiblemente herederos de una época anterior en la que bosque sería mucho menos denso. En ocasiones aparecen enormes árboles que han caído al suelo.




Por momentos podemos encontrar alguna dificultad en continuar la vereda por este precioso bosque. Como referencia intentaremos no ascender ni descender en demasía, aunque en caso de duda escogeremos la opción que discurra algo más alta.


Tras disfrutar de muy agradables estampas salimos del bosque (4 kilómetros) a la altura de la pista asfaltada que da acceso al pueblo de Huidobro, que tomaremos en sentido descendente.
En este primer tramo las hayas siguen dominando, si bien paulatinamente los robles pasan a tener el papel protagonista. Sobre nosotros vemos el perfil rocoso de la Peña Otero, en donde se ubican torres de comunicación y aerogeneradores; y ya a nuestro pies Huidobro al fondo de la Hoya.



A la altura de una curva de la carretera encontramos unas oquedades en la roca. Se trata de una de las antiguas minas de cobre (el color azulado aún se aprecia) que existían en la zona. Aunque no los veremos en nuestro recorrido, aún existen también las muestras de ciertos pozos petrolíferos, nada menos que los primeros que se exploraron en nuestro país.


En el kilómetro 6 llegamos a Huidobro, apenas cuatro casas presididas por las ruinas de su aún interesante iglesia románica, con muy interesante portada y canecillos.



Este es un punto excelente para disfrutar de la hoya de Huidobro en toda su extensión: La única salida natural se encuentra al norte por un pequeño desfiladero. El fondo está ocupado por las praderas que sirven de alimento al ganado vacuno de la única explotación y actividad del lugar. Todas la laderas aparecen cubiertas de excelentes bosques: Los hayedos ocupan las zonas de mayor umbría y los robles las de mayor insolación.



Desde la iglesia tenemos la opción de bajar a la breve alineación de casas que constituye el pueblo, buscar un camino e ir girando paulatinamente a la izquierda; pero podemos ganar terreno bajando a los prados que se ubican al norte y avanzar en dirección noreste hasta alcanzar en unos cuantos minutos (deberemos cruzar el arroyo Molinillos) el camino común para ambas variantes.

En breve accederemos al desfiladero del barranco Molinillos, una estrecha y pequeña garganta que de nuevo nos ofrece preciosas estampas debido al arbolado, al arroyo y a las paredes rocosas.



Tras algo más de un kilómetro por el desfiladero deberemos localizar el primer vallejo que se nos une por la derecha. Como referencia podemos tomar la existencia de una gran pared rocosa frente a nosotros (ver siguiente foto).


En este punto empezaremos a avanzar por este nuevo barranco, que recibe el nombre de Turrientes. No hay sendero marcado y deberemos ir buscando los mejores pasos entre el arbolado (afortunadamente no excesivamente espeso). En todo caso la trayectoria no tiene pérdida en este encajonado paraje (prestaremos atención a dos pasos de alambrada, sin especiales dificultades).


Aunque el avance se hace incómodo, el lugar no deja de tener su encanto. En este bosque mixto el roble es el árbol predominante, pero abundan los arces y, en la parte alta, numerosos ejemplares juveniles de tejo.





Tras más de dos kilómetros de avance por el fondo del vallejo llegamos a una unión de dos barrancos; si bien la espesura apenas nos permitirá identificar el lugar. En todo caso en este punto tomamos el barranco de la derecha y al poco descubrimos los primeros restos de antiguos cercados de piedra, y el bosque se hace sensiblemente menos espeso y los barrancos más abiertos.

Poco después llegamos a una nueva unión de barrancos, escogiendo de nuevo el situado a la derecha. Con un poco de atención descubriremos los restos de un camino que tomaremos sin cambiar nuestra dirección. Ascendemos un poco más hasta lo que parece ser el punto más alto del vallejo.

En este punto y antes de llegar a una zona más espesa que precede a unas tierras de labor, buscaremos la parte derecha del vallejo, por donde siguen los rastros de nuestro camino. Al poco descubrimos ya a nuestra derecha la torre de la iglesia, a donde podremos acceder ascendiendo aún un poco más y dando un pequeño rodeo para evitar algunos arbustos espinosos.

Tras contemplar la amenazada portada románica de arco polilobulado, resto más interesante de su arruinada iglesia románica, descendemos por las aún orgullosas calles de este semiabandonado lugar hasta nuestro vehículo.

Comentarios
Como podremos deducir de la crónica, se hace un tanto pesado el tramo final del recorrido, por un sendero apenas marcado entre la espesura y siempre de forma ascendente (se remontan más de 300 metros), pero en realidad no tiene mayor dificultad.

Aparte de algunas pequeñas variantes ya comentadas, existe la posibilidad, más o menos a mitad de recorrido del hayedo, de buscar un sendero que busca directamente Huidobro. Podemos subir sin demasiadas dificultades al Pico Otero (1200 metros), lo que nos permitirá disfrutar aún más de la originalidad del lugar, bien buscando un sendero desde la carretera, bien ascendiendo hasta el páramo y bordeando el cortado.

Track de la ruta en 3D para que podáis apreciar mejor la configuración de la Hoya. Pulsa sobre la imagen para acceder a los datos.

22 comentarios:

El tejon dijo...

Preciosa y bien documentada ruta.
Saludos.

Montacedo dijo...

Muchas gracias

Anónimo dijo...

vamos de vacaciones a esa zona y nos serviran de mucho tus indicaciones gracias

Montacedo dijo...

Gracias por dejar unas palabras

Anónimo dijo...

Como ya he anotado en otro hilo, cuando fui hace unos años a ver la hoya, me salieron a saludar unos enormes perros sueltos en la entrada del pueblo (menos mal que iba en coche). Me di la vuelta rápidamente. Daban miedo, de verdad.

Sole Valero dijo...

Un grupo de Burgos: hemos ido con el AMPA del cole, muy bonito y recomendable para ir con peques, se lo han pasado genial¡¡

Anónimo dijo...

Seguro que si los peques hubieran visto los perros que vi yo desde la ventanilla de coche, no se lo hubieran pasado genial. Al retroceder miraba por el espejo a ver si me seguían. Los perros sueltos (y más aquéllos) son muy peligrosos.

Montacedo dijo...

Me alegro que os haya gustado

Montacedo dijo...

En realidad de mi experiencia puedo decir que el 90% de los perros sueltos no hacen nada. La mayoría sólo quieren acercarse y muchos otros ladran un poco y si conservas la calma y no te acercas demasiado te dejan en paz. El problema es encontrarse con el 10% restante.

Amador dijo...

Que ruta mas guapa y que andrinas mas ricas para el pacharan casero anual . Con fotos tan buenas no hace falta ni hacer la ruta .

Anónimo dijo...

Los perros qué me salieros a recibir, me asustarón tanto, qué jamás he vuelto a intentarlo. Y no sabeis cuanto lo siento por no poder revivir los recuerdos de mi infancía
feli

Ancheloti dijo...

Con los perros sin problemas. Los dueños son los propietarios del bar, majísimos.

Ancheloti dijo...

Hasta Huidobro PRECIOSO

Ancheloti dijo...

El Barranco de Molinillos, una chulada... El de Turrientes, odioso:
No llevábamos gps y creímos habernos pasado algún barranco a la derecha. Decldimos subir la montaña de la derecha, llegamos agotados y angustiados con dos niños de 10 años.
Llenitos de garrapatas!!!

Montacedo dijo...

Lamento que tuviéseis tan mala experiencia. Intento explicarlo lo mejor posible pero hay algunas rutas poco definidas. Al menos espero que no os desanime para hacer otras salidas en el futuro. Lo de las garrapatas es típico de este periodo del año.

Anónimo dijo...

HOLA,

Acabamos de intentar hacer la ruta hoy, los perrazos que salen a recibirte son muy buenos aunque imponen.
En el bar nos dijeron que se habia perdido el camino que sale del pilón pero por la otra senda fuimos sin problemas hasta Huidobro. Nos acercamos al dolmen, está cerca y merece la pena.
Lo inesperado es que cuando nos metimos en el sendero que viene señalizado desaparece casi al final, no está marcado ni se ha mantenido, te metes en un maleza imprenetrable, estuvimos dando vueltas en todas las direcciones y al final tuvimos que ascender como buenamente podimos y volver por unas tierras de labor hasta el acceso de la carretera nacional. Fue una sensación no muy agradable así que lo sensato aunque no deseable es moverte por la carretera desde Huidobro.

Montacedo dijo...

Hola. Me parece que hay una confusión entre los perros de Villaescusa y los de Huidobro. En todo caso no estoy seguro de entender tu último párrafo. ¿Te refieres al último tramo antes de volver a Villaescusa, lo mismo que le pasó a "ancheloti"?. Habrá que pensar en retocar la crónica o plantear una ruta alternativa; aunque yo hace tres años CON GPS no tuve mayores problemas.

Lamento en todo caso que os fuese mal.

Anónimo dijo...

la hemos hecho dos veces y en la segunda tampoco encontramos la desviación de turrientes, acabas saliendo del desfiladero y volviendo tras un repecho por los campos de cultivo y orientandote por la iglesia de villaescusa. La primera vez nunca me mojé tanto..pero es uno de los sitios mas maravillosos de burgos. Amigos de Ibarrangelu

Anónimo dijo...

Nosotros hemos ido hoy desde una curva de la carretera a Cubillo de butrón, se va todo el rato por pista cómoda y ha sido muy chulo hemos llegado hasta la mina de cobre y vuelta.

Montacedo dijo...

último anónimo, el problema es el vallejo hacia el pueblo de Villaescusa. No obstante se está en proceso de señalización de una ruta muy parecida a la mía; cuando esté listo se realizará con muchas más garantías.

Anónimo dijo...

Hola Montacedo,
Sabrías si se puede cruzar el barranco Molinillos con una bici de montaña? Creo que sería una buena ruta para llegar hasta Cortiguera.
Un saludo y felicidades por este pedazo de blog.

Montacedo dijo...

Yo diría que sí, sin mayores problemas; aunque hace ya unos años que no voy por allí.