miércoles, 28 de octubre de 2009

Regreso a los pueblos del Silencio: Icedo

Villanueva de Puerta, en la comarca de Villadiego, tiene el dudoso honor de encontrarse a medio camino de los dos pueblos abandonanos de la provincia que se encuentran más próximos entre sí: Icedo y Hormicedo.

Citaremos hoy brevemente el primero de ellos: Icedo, para mostraros unas fotografías de lo que vemos hoy en día. Para saber algo en profundidad hay que remitirse como siempre a la publicación de referencia en este ámbito: "Los Pueblos del Silencio", de Elías Rubio. Tan sólo indicaré como dato tomado de este libro la fecha de despoblamiento definitivo, 1975.

 
El acceso desde Villanueva de Puerta es muy sencillo. En primer lugar tomamos la calle que nos conduce a su imponente iglesia y, en las cercanías de la misma, la dejamos a nuestra izquierda para tomar el camino de concentración que asciende a lo alto del páramo. En poco más de un kilómetro llegamos a nuestro destino. El camino es apto, aunque poco recomendable, para turismos convencionales.
Lo primero que me viene a la mente es la eterna pregunta sobre el empeño que tenían nuestros antepasados más cercanos en vivir en estos sitios tan inhóspitos. Tal vez sean reminiscencias del hombre de la Edad del Hierro, que según se tiene documentando habitó también por estos lares.
 
En todo caso, la identificación del lugar no tiene pérdida, pues la iglesia se mantiene estructuralmente relativamente bien (tiene parte del tejado hundido, lo cual ya es prácticamente una sentencia de muerte). La rapiña aún no ha empezado su trabajo con los muros, aunque sí en su interior.
 
Respecto a esta parte, unas bóvedas parcialmente decoradas intentan aún dar una nota de color al edificio, nada en cualquier caso que pueda servir de apoyo para exigir una consolidación del edificio. me llama especialmente la atención una cara triste que intenta ser alegre, y que podría servir de metáfora sobre lo que le ha ocurrido al pueblo.
 
Desde la iglesia se contempla un amplio panorama de parameras y profundas hondonadas, parcialmente cubiertas por carrasca. Paisaje típicamente burgalés, sin duda. Lo que queda del pueblo se encuentra a nuestros pies, en una zona más resguardada. Pero un simple vistazo me quita las ganas de bajar hasta abajo.
 
De regreso a Villanueva de Puerta recuerdo haber leído en algún lugar que la pila bautismal de Icedo estaba en una plaza de este pueblo. Doy alguna vuelta, no exhaustiva, es cierto, pero no encuentro la pila, aunque sí algunos indicios sospechosos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esta para que beban los caballos en un pueblo cercano

Serafin Martinez Mediavilla dijo...

Seguramente el autor de este articulo no se ha informado bien de lo que esta escribiendo,
Saca sus propias conclusiones muy a la ligera, insinuando que las piedras de la foto pertenecen a cierta iglesia o cosa parecida.
Esos peldaños de escalera siempre han estado colocados en la casa que se ve justo detrás. Todo lo demás sobra.