miércoles, 17 de marzo de 2010

Una Tierra de Leyenda (VII): La Condesa Traidora y los Monteros de Espinosa


Existe en Castilla una leyenda, una de cuyas versiones se ubica precisamente en el desfiladero de la Horadada, según la cual existía en Castilla una condesa viuda, doña Aba, que había delegado los poderes del condado en su hijo, Sancho García, que gobernaba desde el castillo de Tedeja.


Esta condesa hallaba perdidamente enamorada del rey moro (a la sazón instalado en el Castillo de Frías) e instigada por él trató de envenenar a su propio hijo durante un banquete.

Pero el montero del Conde, Sancho Peláez, vecino de Espinosa de los Monteros, advertido de la conjura por su esposa Elsa, camarera de la Condesa, impidió que su joven señor bebiese de la copa envenenada. Antes al contrario, el joven conde ofreció la copa a su madre, que viéndose descubierta, decidió beber de la misma, cayendo muerta al instante.

Los conspiradores habían acordado que una vez muerto el conde se arrojaría paja al río como señal de que los mahometanos podían tomar sin problemas el castillo y organizarse para las nupcias. Los cristianos decidieron aprovecharse y arrojaron dicha paja y esperaron emboscados la llegada del ejército de los moros, a los que masacraron. Desde luego es factible un nexo de unión entre esta leyenda y la de la batalla de Encinillas que contábamos en el artículo anterior.

Gracias a la lealtad de su criado espinosiego, la traición en vez de alcanzar su fin, se vuelve contra doña Aba y su amante el rey moro, y ambos resultan muertos.
El Conde agradecido le concedió de por vida la noble misión de velar por su persona. Y así creó el Cuerpo de Monteros de Cámara, todos nativos de Espinosa, encargados de la tarea concreta de velar por el sueño de los reyes, estuvieran o no en palacio, institución que se mantuvo como tal hasta el siglo XIX, y cuya desaparición vino más bien dada por la reducción de la natalidad en la villa.

Si tenemos en cuenta que la fundación del cuerpo de Monteros de Espinosa data de 1006 (así como el gobierno del conde Sancho García), la leyenda así contada no tiene visos de ser cierta, pues existen anacronismos imposibles de explicar. Así razonan los autores del libro “Los Monteros de Espinosa: Mil años de historia”, pero tampoco dan una justificación de cómo puede haberse creado y sobre todo mantenido una institución durante todos estos siglos en los que tan convulso ha sido el devenir monarquía española, y gracias a la cual Espinosa de los Monteros se convirtió en lo que hoy es. Desde luego algún acontecimiento de gran calado tuvo que ser el origen de este cuerpo.
Hoy podemos reflexionar sobre todo ello en el Museo de los Monteros de Espinosa, en el que se guardan parte de los principales documentos y ordenanzas de esta milenaria orden. Allí, lo mismo que en el libro antes citado, podremos conocer más sobre las prerrogativas, derechos, símbolos y perpetuación de esta estirpe de caballeros, y sobre los efectos que estos tuvieron sobre la villa de los 60 escudos. Precisamente en la última imagen, su escudo (aquí nos lo explica el bueno de José Antonio)

Si no recuerdo mal, desde hace unos años se representan teatralmente estos hechos legendarios en Espinosa de los Monteros, cada año a finales de Julio, en la plaza que lleva el nombre del conde benefactor.

El libro, el museo y la representación, son sólo parte de los actos que tuvieron lugar en torno a la celebración del milenario de este cuerpo de guardia (el más antiguo de nuestro país), entre los cuales cabría citar la visita de la Casa Real y el hermanamiento establecido con el actual cuerpo de Monteros de Espinosa de la Guardia Real, heredero (aunque sea sólo nominalmente) de aquel legado.

6 comentarios:

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:

Esa leyenda cojea al menos por un costado. También creo que la recoge Celestino Q. Herrán (1887) de una forma somera, y como leyenda anecdótica, pero parece improbable que existiera un rey Moro en Frías, y menos un castillo en aquélla época. El Castillo de Frías se inició como consecuencia, resultado y "herencia" del desaparecido castillo defensivo navarro de Petralata. Pero resulta muy interesante porque las Leyendas suelen tener como base algunos hechos reales. En ese caso, mi opinión es que "habla que algo queda". Con respecto a la batalla del cántabro D. Pedro amigo de de don Pelayo, resulta factible como hecho que obligó a retirarse a los sarracenos en el paso de la Horadada. En todas las batallas hay bajas, pero la leyenda suele exagerar la realidad por el que resulta ganador.
Estás que te sales con esta extensa recopilación histórica de la zona. Buenísima.
Saludos,

Montacedo dijo...

Muchas gracias lo primero. Coincido contigo. Aún queda la traca final aunque mucho me temo que después los post no serán ni tan trabajados ni tan interesantes.

Jose Antonio San Millan Cobo dijo...

Hola Montacedo.

Lo primero felicitarte por esta serie de entradas relacionadas con las Montañas de Burgos, y en especial por esta última, ya que yo soy de Espinosa de los Monteros y he leido muchas leyendas de lo mismo, pero todas diferentes. Pero he de confesar que es la primera vez que leo que el rey moro estuviera en Frias, la version mas estendida es la de que estuviera en Gormaz (Soria)y el Conde en San Esteban de Gormaz, tambien en Soria. De hecho es una version mas creible, ya que la frontera se situaba en aquella zona en esos años.

Respecto a la batalla que comenta Zalez, en los alrededores de Espinosa, pero en la Merindad de Sotoscueva, a poquitos km en linea recta de esta, situan otra batalla entre Don Pelayo y los moros, y de ahi recibió el primer escudo heraldico la Villa de Espinosa (tiene al menos 5, la Villa)

Volviendo a la leyenda de la Condesa Traidora...tambien me uno a vosotros, no deja de ser una leyenda, pero tiene que tener algun fundamento real, ya que las leyendas son "el conjunto de mentiras historicas que con el paso del tiempo se tranforman en realidad"... bueno, quien sabe.

Un saludo.

http://espinosamontanasdeburgos.blogspot.com/

Montacedo dijo...

Sí, ya lo sugiero al empezar. La forma más oída de la leyenda es la que tú comentas.

utuado_bandoler dijo...

Hola a todos es q tengo una pequeña duda.
Los Monteros y los Espinosas de Montero son los mismo?

Montacedo dijo...

A ver:
- Monteros, cuerpo de la guardia real.
- Espinosa, localidad de Burgos que pasó a denominarse Espinosa de los Monteros por ser origen del cuerpo citado.
- Apellido Espinosa de los Monteros, Apellido originario de este pueblo, como tantos apellidos que provienen de lugares.