jueves, 5 de noviembre de 2015

Ahedo de las Pueblas

Ahedo de las Pueblas, además del punto de salida del sendero de los Ahidios, es un lugar que bien merece unos minutos de visita. Muestra el encanto de los pueblos de montaña, con entorno privilegiado en el que los edificios se integran armónicamente. Las casas denotan buena construcción en piedra; especialmente algunas que enseñan un porte de cierto señorío.
 






 

En la plaza del pueblo se instaló, en el año 2004, una monolito dedicado a la memoria de las mujeres labradoras.
 
 

Como dato curioso, en las proximidades del pueblo encontramos varias series de pisadas de pintura marcadas sobre las rocas, que según parece son fruto de la expresión artística de una persona vinculada al pueblo.
 
 

En otra peña cercana a las casas encontramos otro tipo de expresión artística aún más original: una serie de grabados realizados por soldados italianos durante la Guerra Civil. En los mismos identificamos, al menos, una esvástica, el yugo y las flechas, la palabra DUCE y el perfil de una mujer desnuda.