jueves, 4 de septiembre de 2014

VII Día del Alfoz de Lara en Los Ausines

El pueblo de Los Ausines tiene la peculiaridad de estar formado por tres barrios independientes y relativamente alejados entre sí: Quintanilla, San Juan y Sopeña. Este tipo de poblamiento tan peculiar, herencia del modo de repoblación de la Edad Media, lo encontramos al menos en otros dos pueblos de Burgos: Los Valcárceres y Las Hormazas.
 
Otra característica de los Ausines es la de encontrarse en el límite del llamado Alfoz de Burgos con ese territorio somontano de tanta raigambre histórica conocido como Tierra de Lara. Y precisamente la celebración este pasado fin de semana del VII día del Alfoz de Lara fue lo que me llevó a los Ausines.
 
Mi incursión vespertina empezó con la visita guiada a la ermita de la Virgen del Castillo. Ubicada en un promontorio que domina los tres barrios, su nombre y ubicación dejan bien a las claras que su origen hay que buscarlo en un antiguo castillo que controlaba uno de los numerosos alfoces altomedievales que se crearon por nuestras tierras. Incluso en este altozano se han encontrado restos de un castro medieval de los turmogos.
 


Desde lo alto se tienen muy buenas perspectivas de la comarca de Tierra de Lara

 
El templo, originario de finales del XII o principio del XIII, conserva su estructura románica, aunque bastante modificada por los añadidos tardíos tanto en su parte anterior como posterior.

 
La portada es bastante sencilla, con arco ligeramente apuntado. Los capiteles algo deteriorados.


 
Interesante y abundante es la colección de canecillos, aunque en general se encuentran bastante maltratados. Recuerdan en cierta medida a los de Nuestra Señora de la Oliva, en Escóbados de Abajo.



  
En el interior podemos destacar algunos capiteles representando extraños cuadrúpedos, caras grotescas y sobre todo uno en el que aparecen personajes impidiendo el combate entre caballeros. También llama la atención una lápida romana insertada en el muro.




 
Otro punto de gran interés fue el molino recientemente restaurado. Presenta la peculiaridad de alimentarse de un manantial de aguas abundantes y cristalinas, completadas con una derivación procedente del río.


El molino conserva toda su maquinaria, con la piedra de harina blanca para las personas y la piedra de harina negra para el ganado.


Quería poneros un pequeño vídeo con el molino funcionando, pero me da problemas al subirlo al youtube. Al haberse puesto un fondo transparente se observa perfectamente el girar del rodete.


Entre los actos de la jornada festiva se incluyeron varias exposiciones en cada uno de los barrios de los Ausines. Entre ellas una de pinturas de Fermín Garrido en el propio molino.


Aquí observamos una imagen de una partida de bolo burgalés.


Los actos principales se desarrollaron en una campa al lado del río. Al fondo los cortados calizos sobe los que levanta la ermita de Nuestra Señora del Castillo.



Aquí una serie de puestos con artesanía originaria de diversos pueblos del alfoz. Como curiosidad indicaremos que estamos pisando el trazado del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo.


Unos drones grabaron parte de los actos


Uno de los actos que tuvo mayor seguimiento, especialmente por parte de los chavales, fue la liberación de unas rapaces por parte del Centro de Recuperación de Aves Silvestres de Burgos. Aquí observamos al agente de la Junta de Castilla y León dando explicaciones con un cernícalo en la mano.


Y aquí con un ratonero.


El ave volando hacia la libertad ante la alegría de los asistentes


En este momento me retiré para casa, aunque los actos se prolongaron hasta bien entrada la noche. En fin, unas celebraciones más bien sencillas, pero que dejan bien a las claras las ganas de progreso y cooperación de la gente de la comarca. 

2 comentarios:

MAC dijo...

Se nota que disfrutaste por allí Montacedo jeje Parece que la gente de Lara poco a poco intenta dinamizar el entorno. Lo que hecho en falta es más tejido económico (ojalá hubiera algo de industria por la zona), sin eso es difícil que las cosas mejoren. Un saludo!

Montacedo dijo...

Tienes razón, mientras no haya algún centro más o menos potente generador de empleo el desarrollo de la comarca será muy débil. Pero también son importantes las personas, especialmente las jóvenes, que se las ve muy implicadas con su pueblo y con ganas de colaborar con las del entorno aunque sea en cosas sencillitas.