viernes, 17 de mayo de 2013

Regreso a los pueblos del silencio: Parayuelo

Y vamos ya con el cuarto de los pueblos tobalineses que Elías Rubio incluía en su libro "los pueblos del silencio". Se trata de Parayuelo, el único del grupo que no está abandonado. Aunque no tiene población empadronada, son varias las casas que se han recuperado o al menos sostenido.


Además como vemos mi visita coincidió con un reciente asfaltado de las calles. También se ha renovado hace poco la canalización de agua.


El pueblo quedó despoblado a principios de los 70; treinta años antes tenía más de 50 habitantes. Años después durante una quema de rastrojos ardía la iglesia.


Ahora el pequeño pueblo tiene un aspecto bastante alentador


Aunque aún se ven varias casas en estado de ruina o semiruina.



Hemos escogido estos cuatro pueblos; pero en realidad en todo el Valle de Tobalina, como en el resto de la franja nororiental burgalesa, ha pegado fuerte la despoblación de los pequeños pueblos: Cormenzana tiene sólo dos habitantes empadronados, Villaescusa y Tobalinilla cuatro, Orbañanos y Promediano cinco. De los 33 pueblos del valle de Tobalina, sólo ocho superan los veinte habitantes empadronados.

9 comentarios:

Faustino Calderón dijo...

Muy diferente la imagen actual de este pueblo a la que yo conocí a últimos de los 90, me encantó este pueblo en su estado de semi-abandono en aquellos años, el silencio era total y apenas había un par de casas arregladas, ahora ha ganado en comodidad y en infraestructuras pero ha perdido un poco el encanto que tenia para los que eramos amantes de la despoblación.
Es de alabar que los hijos del pueblo y los descendientes no hayan dejado caer a Parayuelo en el olvido.
Saludos.

Miquel dijo...

Poco a poco ..

Montacedo dijo...

Gracias por vuestros mensajes

U.H.P. dijo...

Gracias Faustino por tu apreciación. Sí, es cierto, el pueblo ha perdido "encanto" y 'ha ganado' (según el común de los pareceres) en "comodidad y en infraestructuras". La canalización del agua, potable y alcantarillado, la hemos conseguido después de años de reclamaciones y negociaciones con el ayuntamiento. El asfaltado ha venido "en el paquete", así como la recogida de basuras. Comprendo y comparto tu apreciación, pero lo que "los hijos del pueblo y los descendientes", y los que vinimos después, querían era unas mínimas condiciones y servicios, como el resto de pueblos del Valle. Ahora por lo menos podemos ofrecer un trago de agua de la fuente a quién nos visita (antes no había ni fuente pública). Un saludo.
Nota: SÍ hay gente empadronada en Parayuelo (aunque administrativamente cuente en Leciñana de Tobalina)

Montacedo dijo...

Gracias por tus comentarios de primera mano. Desde luego yo prefiero un pueblo habitable y habitado aunque pierda un poco el encanto (que para mí no es el caso). Aunque puede resultar evocador un pueblo abandonado, los pueblos tienen sentido para que vivan en ellos personas. Si no al cabo de unas décadas no dejan rastro.

Anónimo dijo...

Hola no es gracias alos hijos del pueblo sino ala gente de fuera quienes an empezado areglar las cayes del pueblo. y si ay un empadronado quien esta aciendo cosas por el pueblo aora tiene fuente publica echo por el becino que esta empadronado y al gun vecino mas un fuerte saludo

Montacedo dijo...

Gracias por la información. Por otro lado te recomiendo que tengas cuidado con la ortografía. Un saludo.

Anónimo dijo...

Parayuelo. Tiene más futuro gue lo piensas. Fausti. Es mejor dejarlo morir. Y dedicarse. A Garoña. Que da dinero. Y. Gastarlo. En quintana. Que lo tenemos muerto. Y. Son felices. Muchos. Centro S vacíos. Y venga gasta te dinero. Eres. Feliz. Pues creo gue no. Pues la naturaleza. La d disfrutas. Para eso existen los pueblos como parapueblo pueblos com parayuelo co sus senderistas o los de las bicis. Para esas. Cosas y otras los pueblos pequeños tienen gue tener u mínimo de comunicación

Anónimo dijo...

Justi los pueblos como parayuelo deben resurguir.pero no ha resurguido por los hijos del pueblo han resurguido. Por gente que compró una propiedad la restauró y quiso que el pueblo tuviera mejoras pero por eso no pierde su encanto natural