martes, 28 de febrero de 2012

Otros pueblos del silencio: Espinosilla de San Bartolomé

Esto es todo lo que la gran mayoría de viajeros podrán conocer de lo que queda de Espinosilla de San Bartolomé, lugar entre Los Tremellos y Las Hormazas, a no ser que se sea invitado o asalariado de los propietarios, o la curiosidad pueda más que los carteles disuasorios.


Espinosilla no es un ejemplo aislado, así a bote pronto se me ocurren La Cabañuela, Torrepadierne, Retortillo, San Quirce o más recientemente Fuente Humorera, y sé que me dejo unos cuantos por olvido o desconocimiento. Pero este seguro que a muchos no les suena, y eso que posee una relativamente interesante iglesia románica y una torre medieval. Afortunadamente tirando de aquí y de allá se pueden saber algunas cosas.

Aquí una imagen del sig-pac, sorprende lo verde del entorno.


esta es una imagen de la iglesia que aparece en la web "románico digital" de la Fundación Santa María la Real.



También aparecen por internet algunas fotos antiguas de su torre-palacio renacentista. Sobre el mismo y sobre el lugar nos cuenta algunas cosas Teófilo López Mata en su libro "La provincia de Burgos en la Geografía y en la historia" escrito en 1960.

Al parecer Espinosilla fué desde antiguo un coto redondo, propiedad sucesivamente del cabildo burgalés y de las estirpes de los Salamanca y de los Riaño. La torre de sillería, de tres pisos, sin almenas pero con saeteras, ostenta blasones propios de los Lantadillas. También se observa una ventana adintelada con elegantes jambas y alféizar. Se puede fechar su construcción en el siglo XVI.
 
Junto a ella el palacio rural, franquea señorial portada con el vuelo de dos esbeltos arcos de medio punto, sostenidos por columnas con escudos en las enjutas, bajo cornisa recorrida por almenas y bolas de avanzados aires renacentistas.

En 1562 don Pedro de Lantadilla, Arcediano de Burgos y su hermano don Antonio eran señores del lugar, con jurisdicción civil y criminal ; con propiedad de la torre, molino, casas, bodegas y huertas, pan de renta, prados, herrenes, heredades y montes de los Termillos (Tremellos).

A la muerte del Arcediano, quedó como único Señor el doctor don Antonio de Lantadilla, al que una escritura de 1579 le reconoce la posesión de Espinosilla de San Bartolomé “pues todo es suyo y él es señor della”."

En dicho libro también nos indica como propietario de aquel entonces a un tal Eladio Escudero. Supongo que los actuales sean sus herederos.

En el censo de 1900 el lugar aparecía con 18 habitantes, actualmente cuenta con tres.

8 comentarios:

Abilio dijo...

Hola Montacedo, otro pueblo mas que cercan.
No conozco esa zona, pero por lo que se ve en el sig pac, tiene vegetación.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Montacedo, el pasado verano visite Quintanajuar (dentro de la finca La Cabañuela), o mas bien lo que queda del pueblo, la iglesia y un palomar, parece que es un caso similar al que muestras en esta entrada, si estas interesado puedo facilitarte algunas fotografías,
Un saludo

Montacedo dijo...

Hola a los dos. Anónimo, en principio me interesa más que me digas cual es la mejor ruta de acceso, si es posible sin pasar por las vaes que supongo que habrá perros y así.

Arturo Fuente dijo...

Me dan pena estos casos.

Montacedo dijo...

Pues sí. Aunque por otra parte entre verlo como Mazariegos (que tampoco fue un pueblo independiente nunca) no sé que es peor...

Arturo Fuente dijo...

Ya, todo tiene su lado positivo. A mi en todo caso con verlo en sitios como este me vale, ya que queda constancia.

Oscar Garcia dijo...

Hola yo soy de cernegula y entramos a quintanajuar por las tierras al principio es un poco complicado pero luego hay un camino antiguo por el que se va bien

Montacedo dijo...

Gracias por la info. En realidad avisando en la entrada yo no tuve problemas en acceder por el camino principal, el año pasado. El artículo en http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es/2016/09/regreso-los-pueblos-del-silencio.html