jueves, 23 de febrero de 2012

Ermita de la Virgen de Talamanquilla

Han querido las circunstancias que esta semana publique tres entradas dedicadas a ermitas, y es que en pocos lugares se conjugan tan bien naturaleza y hombre. La de hoy se refiere a la ermita de la virgen de Talamanquilla, situada en la mitad sur de la provincia, al sur de las peñas de Cervera, en medio de un paisaje en el que se alternan los cantiles rocosos, las sabinas y los campos de labranza.




En el cercano pico Castro se han encontrado restos prehistóricos. Ya en la Edad Media se tiene noticias de un poblado mencionado como “Talamanquiella”, en el documento fundacional del Infantado de Covarrubias del año 978. Para algunos estudiosos, esta denominación procede de Talamanca, una villa del reino musulman de Toledo, y fue traída al alto Esgueva por un grupo de repobladores mozárabes.



En 1454 el Cabildo de Covarrubias vendió a perpetuidad el territorio y jurisdicción de Talamanquilla a favor del concejo de Espinosa de Cervera por el pago de 37.000 maravedís destinados al “reparo e gastos e crucero de la iglesia parroquial”.



La ermita de Talamanquilla fue tambien testigo de un hecho histórico mucho más cercano en el tiempo. Sucedió en Julio de 1809, cuando los guerrilleros del Cura Merino emboscaron e hicieron huir a un grupo de 200 soldados franceses que habían pasado la noche en el cercano pueblo de Mamolar.


La virgen de la Talamanquilla ha sido objeto de veneración por todas las localidades de la comarca, aunque era en Espinosa de Cervera, pueblo en cuyo término está enclavada la ermita, desde donde partía la romería más concurrida, la de la Virgen de la Cuesta. La procesión se celebraba el martes anterior al día de la ascensión y servía para pedir la bendición de campos y cosechas.


 Hoy aún se conserva esta romería, que tiene lugar en torno al 2 de Julio. El día transcurre entre el fervor religioso y la alegría propia de la fiesta, siendo el baile a la Virgen, alrededor de la ermita y de una duración inestimada, el acto que concita más interés de cuantos se celebran. Durante la misa, la procesión y la despedida a la Virgen, las gentes de Espinosa entonan el breve himno a su Madre.



Virgen de Talamanquilla
eres una linda flor
y por eso todos tus hijos
te obsequiamos con amor.

Virgen de Talamanquilla
eres una linda flor.
¡Oh, dulce imán de mi amor!
Me arrastraré de tus pasos en pos.

Envíanos desde el cielo,
Madre nuestra, la más tierna,
un poquito de tu gloria
para endulzar nuestras penas.

Para acceder al enclave de la ermita podemos optar por realizar un sencillo recorrido senderista que os describiré en la próxima entrada.

6 comentarios:

Abilio dijo...

Hola Montacedo, así que el proyecto senderista ha salido adelante, cuanto me alegro y seguro que nos traerán entradas en el blog que nos harán disfrutar.
Estare pendiente con papel y boli para apuntar, jajaja.

Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:
Yo también me apunto, pero a verlas aquí, cómodamente, y copiarte algún sitio guapo.Jeje.

csc dijo...

"Grupo Tierras de Burgos", me suena a grupo de danzas....jajajaja. No se enfade usted que estamos próximos al finde. Saludos

Montacedo dijo...

Gracias a todos, está por ver adonde llegamos. csc, muy bueno, la verdad jajajaja... Es que no sé como llamarlo, pues realmente no es un grupo de senderismo.

Gudín dijo...

Lo podiamos llamar "grupo de andarines NO NOS MIRES, UNETE".

Montacedo dijo...

Sí, hay que darle una vuelta a lo del nombre.