martes, 22 de noviembre de 2016

Regreso a los pueblos del Silencio: Villalibado

“Por los años del medievo,
junto al Brullés, y a su lado,
Nace la historia de un pueblo
que llaman Villalibado”

Villalibado se encuentra en las cercanías de Villadiego; tomando un ramal desde Arenillas de Villadiego. El pueblo se sitúa en una zona algo elevada, lo que permite tener una cierta panorámica de las tierras de labor de la zona.

Elías Rubio, en nuestro libro de referencia, nos cuenta que desde 1973, fecha de su despoblación, ha existido población de forma intermitente en el pueblo. Seguramente este hecho ha influido en que el estado general de los edificios haya sido siempre relativamente bueno. A finales de los ochenta dos hermanos compraron las casas de entrada al pueblo para montar una peculiar granja de pollos ecológicos. Antes de fin de siglo abandonaron el proyecto.

Manzana de entrada al pueblo en el año 2009. Aquí estaba la granja citada y hoy forma parte de uno de las alas del proyecto de alojamiento rural.

Al poco se reactivó la vitalidad de este pueblo por parte de sus antiguos pobladores. Así, por ejemplo, se restauró una fuente y el templo parroquial. En esta última se reedificó la derrumbada torre y se taparon los grandes boquetes que aparecían en la cubierta; consiguiendo con ello evitar una pérdida definitiva.


Fuente inaugurada en 1971 con ocasión de la traída de aguas. Rehabilitada en el año 2000
 
Imágenes de la iglesia antes de su rehabilitación. Fuente: villalibado.com



Imagen de la iglesia en 2009. Todavía vivía la "nogala". Se retiró, ya muerta, en 2015

Imagen de la pila bautismal; hoy en Burgos.
 
Imágenes recientes de la iglesia de San Salvador
 
El templo, de proporciones relativamente grandes, es de hechuras góticas, si bien conserva algunos restos románicos en canecillos, parte del ábside y en lo que parece ser un antiguo pórtico ya cegado. Por fotos sabemos que el interior aparece adornado por nervaduras góticas, aunque el patrimonio mueble ha salido del lugar: el retablo (con una original iconografía en relieve) se encuentra en el museo del Retablo, el sagrario en el Museo Diocesano y la pila bautismal en la Parroquia de la Inmaculada, todos ellos en la capital provincial. Hace poco se perdió la evocadora nogala que se encontraba a su vera.

 
Se aprecia una primitiva fábrica románica a la que se anexionó un ala gótica.
 
 
Arranque de lo que pudo ser una galería porticada
 
Con posterioridad, en el año 2006, los hermanos Ansótegui pusieron en marcha el proyecto de construcción del complejo de Turismo Rural “las de Villadiego”. Comenzada casi por casualidad, la iniciativa ocupa hoy en día las dos principales manzanas de casco urbano; representando ocho casas y un coqueto hotel rural. Esta encomiable iniciativa ha supuesto un antes y un después para esta pedanía de Villadiego.

 
Imágenes del "Torrejón" y la casa rectoral, correspondientes a 2009 y 2016.
 
 
Más imágenes del complejo "Las de Villadiego".
 
Hace siete años efectué mi primera mi primera visita al pueblo. Durante la misma mis impresiones fueron que la mayoría de las casas estaban en un estado relativamente bueno; siendo casi todas recuperables. También vi signos de una incipiente actividad reconstructiva, centrada especialmente en una especie de manzana de casas en torno a lo que parecía ser una antigua casa solariega.  En la misma llamaba la atención una torre apenas levantada del resto; conocida con el nombre de “El Torrejón”.



 

Imágenes de casas que no pertenecen al complejo turístico.
 
En mi reciente visita (hace unos meses) pude comprobar que los trabajos en torno a la citada manzana se encuentran totalmente terminados, siendo esta parte totalmente operativa para el turismo. Según parece la aceptación por parte de los clientes es muy alta; siendo un establecimiento muy recomendado. El aislamiento, en contra de lo que pudiera pensarse, juega a favor ante determinado tipo de clientes. Otro aspecto a valorar es su capacidad para acoger grupos relativamente grandes.
 
Más edificios en plena reforma

Entorno del lavadero restaurado. Nótese el palomar al fondo.
 
Antiguas escuelas. Hoy centro de usos múltiples.
Afortunadamente los trabajos no acabaron aquí. Se ha reconstruido el lavadero, se ha mejorado el entorno de la iglesia y se ha habilitado las antiguas escuelas en forma de edificio de usos comunes. En estas tareas ha tenido papel protagonista la junta vecinal, pues el lugar permanece como pedanía.
 
Es más, comprobé que se están reformando más edificios, aunque no sé si corresponden a una ampliación del complejo turístico o son independientes del mismo. Al respecto, pude cruzar unas palabras con unos paisanos y comprobar que la relación entre los antiguos pobladores (que regresan periódicamente al pueblo) y los promotores del centro de turismo rural es buena, existiendo un clima de colaboración.

Aún queda una parte del pueblo por recuperar
En definitiva, uno de los escasos casos de éxito en la recuperación de pueblos deshabitados de nuestra provincia.

 En internet existe bastante información acerca de Villalibado. Aquí tenéis algunos enlaces:

 - Si queréis saber algo más podéis consultar la página web del pueblo, en la que figuran unos cuantos datos  interesantes. Lamentablemente está un tanto desactualizada.
 
- Muy interesante es también la página web del proyecto “Las de Villadiego”. Además de información del establecimiento, incluye un vídeo descriptivo del proyecto (con imágenes del antes y el después) y un blog con interesante información turística; representando a mi entender un buen ejemplo de cómo realizar marketing digital de establecimiento rurales.
 
- El programa de Televisión de “Un paseo por la provincia” dedicado a Villalibado
 
- Artículo en el blog de Elías Rubio, con algunas imágenes antiguas
 
- Y hasta todo un libro editado por la Junta Vecinal, y que se puede leer por internet.

10 comentarios:

MAC dijo...

Impresiona la cantidad de localidades que hay en el entorno de Villadiego, una pena que muchas estén algo abandonadas, aunque siempre hay esperanza viendo casos como este de Villalibado. Que por cierto, el nombre es un poco trabalenguas jeje

Un saludo,

Montacedo dijo...

Gracias por dejar un comentario. Por cierto, para trabalenguas el pueblo de "Mijaralengua" en Valle de Tobalina, que en según los sitios le llaman también "Mijaraluenga". Que cosas.

peña del sol dijo...

Enhorabuena a los de Villalibado por no dejar morir su pueblo, y a Montacedo por este reportaje.

Montacedo dijo...

Gracias por comentar

Anónimo dijo...

Tenian que cojer copia las administraciones de la iniciativa de los vecinos y allegados del pueblo
Con iniciativas de este tipo y apoyo administrativo no habria tanta despoblacion rural y
Los pueblos seguirian con vida
Pd: muy buen trabajo montacedo se agradece el interes y entusiasmo que pones en acercarnos un poco de historia de nuestros pueblos
1000 gracias

MAC dijo...

Anónimo, mientras no haya un tejido económico, la despoblación rural será inevitable. Este tipo de pueblos, aún restaurados, quedarán como zonas de ocio para veranos y festivos, el resto del año, ni un alma en la calle. Si bien es cierto que las AAPP no ayudan, o más bien a veces ponen impedimentos, mientras la gente de esas zonas no apueste por ellas, no se evitará la despoblación. Querer es poder.

Montacedo dijo...

Gracias por comentar. De momento Villalibado ha "aguantado el tirón" frente a la desaparición, y por lo menos durante unas décadas estará disponible por si vienen épocas mejores. Si hubiera desaparecido no habría remedio. En todo caso hay que asumir que un determinado número vde pueblos desaparecerán o como mucho pasaran a ser lugares exclusivamente orientados a habitarse unas semanas al año.

Como dice Mac, las iniciativas de repoblación han de partir necesariamente de los habitantes de la zona o neorrurales, pero las administraciones pueden hacer mucho más en crear un clima para que aparezcan estás iniciativas y que, una vez surgidas, se mantengan en el tiempo.

Jose Alonso Manjon dijo...

Acabo de cruzarme con esta página y comentarios sobre el pueblo de Villalibado, y no dejo pasar esta buena ocasión, para aportar nuevos datos a este lugar, y sobre todo, al proceso de recuperación que desde hace unos años se está dando en esta pequeña población. He visto de cerca los sucesivos cambios que se han dado. Este proceso tiene su origen en el año 2002, en el cual se llega al acuerdo de recuperar la iglesia. Un pueblo que tiene la iglesia en pie, tiene vida y actúa de reclamo. Como digo en el año 2002, y tras una subvención para recuperar edificios de cierta significación, se inician las obras de recuperación de la fábrica de la iglesia. La participación de un grupo de vecinos de esta localidad, que siempre apoyaron esta iniciativa, y en la medida de sus posibilidades con alguna aportación personal, impulsó el arreglo y rehabilitación de este edificio singular del pueblo.
El proceso posterior, que dura ya diez años, se debe al espíritu emprendedor de gente entusiasta que un día llegaron al lugar y se enamoraron de un pueblo pequeño, con construcciones de piedra y con posibilidad de recuperar las casas y darles una finalidad hacia el turismo rural. El mérito de esta iniciativa corresponde a los Hermanos Ansoteguí.
Hoy, después de diez años, el pueblo ha cambiado. La recuperación de varias casas, ha dado lugar a un complejo destinado al turismo, como así lo atestiguan las llamadas " Siete de Villadiego", "El Convento", con su restaurante "En Barbecho", la rehabilitación del antiguo local de las escuelas, hoy "Punto de Encuentro", los nuevos lavaderos y fuente. En cambio es tan patente que el pasado ha quedado solo en la memoria de quien lo vivió y conoció.
Queda camino por hacer aún, y en ello está la Junta Local, que con sus limitados medios y paso a paso, va completando esta sorprendente recuperación del pueblo. Se ha hecho mucho, pero queda mucho por hacer. Este es el reto de todos y especial de aquellos que sentimos la tierra y lugar como nuestro origen.
Si se ha hecho tanto que nadie podía soñar en otros tiempo, no hay razón para dudar de que no se pueda seguir haciendo nuevas mejoras que complete la obra iniciada desde el 2002.

Montacedo dijo...

Muchas gracias por la información adicional. Observando su fotografía creo que es usted el alcalde pedáneo. En todo caso enhorabuena a todos los participantes del proceso de recuperación del pueblo, cada uno en su medida.

Jose Alonso Manjon dijo...

Me toca a mi, agradecer también, los comentarios e informaciones que sobre Villalibado se están haciendo. Es una buena forma de dar a conocer los grandes esfuerzos que se han hecho,
para conseguir el cambio que el pueblo ha sufrido desde hace unos años. Ilusiona y sorprendecuando se ve con la perspectiva del tiempo.
Se ha hecho mucho, pero queda mucho por hacer. En mente quedan proyectos, que esperamos lleguen a buen puerto pronto. Es el caso de la recuperación de una fuente románica, desconocida actualmente para muchos, pero que data de los orígenes del pueblo y que cronológicamente hay que situarla en los mismos años en que se construyó la primitiva iglesia románica, hacia la mitad de S.XII. Del mismo modo, hay pretensión de urbanizar la colina o loma donde se asienta la iglesia, con el fin de dar a este edificio más prestancia. También sería buena, dar una solución oportuna a las calles, descartando el asfalto o cementado de los viales. El tiempo y los medios nos dirán hasta donde podremos llegar