jueves, 8 de enero de 2015

Carboneo tradicional en Quintanalara

Si uno se da una vuelta por el pueblo de Quintanalara, no muy lejos de la capital, durante los próximos meses es posible que se encuentre con un gran montón de troncos de encina. En este caso esta circunstancia se debe al hecho de que este pueblo es uno de los escasos lugares en los que aún se sigue haciendo carbón vegetal al modo tradicional.
 
 
Se trata de un proceso largo y laborioso, que se compone de una serie de etapas que se han ido perfeccionando con el paso de los siglos (esta profesión cuenta incluso con un vocabulario propio). La corta de leña se prolonga varios meses. Se necesitan unos 40000 kilos de leña para obtener unos 10000 de carbón vegetal. Desde principios de abril se van colocando los troncos en torno a un tubo que funciona a modo de chimenea, formando poco a poco la característica pila de forma cónica.
 
La cubrición de la pila se realiza mediante varias capas, la última de ellas de tierra. Es importante dejar unas gateras para respiradero. A principios de mayo se inicia la cocción de la leña.

 
Es importante controlar el proceso, para que la leña se convierta en carbón pero no se produzca la ignición en ningún momento. Frecuentemente hay que añadir nueva leña para cubrir los huecos que va dejando la leña carbonizada.

 
El proceso de cocción dura aproximadamente un mes. Terminado el mismo se procede a ir sacando y enfriando el carbón, con cuidado en todo momento de que no se queme la pila.


 
El producto final tiene este aspecto.

 
Resulta interesante e incluso atávico contemplar el espectáculo de un horno en funcionamiento. Cerca de la carbonera hay permanentemente un panel explicativo y una maqueta de carbonera. El carbonero de Quintanalara, José Antonio González, vende directamente el carbón en el pueblo, aunque sus clientes principales son restaurantes. También suministra combustible para la fiesta del Curpillos en el Parral.
 
Esta actividad también se mantiene en el pueblo de Retuerta; en donde se realiza la fiesta del Carboneo en la primera quincena del mes de mayo.
 
La visita a la carbonera de Quintanalara se puede complementar con una pequeña ruta senderista que parte de esta localidad; y que describiremos en nuestro próximo artículo.

2 comentarios:

Juanjo Blanco dijo...

Es basicamente el mismo sistema de carbonera que también se estilaba por Álava y Navarra...

Montacedo dijo...

Ya te comenté que hace unos años los de Quintanalara tuvieron una especie de encuentro con la gente del valle de Lana.