viernes, 30 de enero de 2015

Escultura del agua: la cueva de Villaescobedo

Las siguientes fotos corresponden al bello y relativamente conocido lugar de Covalagua; en terreno palentino pero a pocos kilómetros de tierras burgalesas.



La surgencia de Covalagua es la más importante vía de salida de las aguas que se filtran en el páramo de la Lora; pero no la única. A tan sólo tres kilómetros en línea recta, y ya en terreno burgalés, se localiza otra caudalosa surgencia (prácticamente desconocida) que también forma bonitas, aunque más humildes, cascadas. Recibe el nombre de Fuente de la Cueva.

 

 
Como se puede apreciar en las imágenes, la cueva está cerrada con una verja y de la misma sale una tubería. Ello parece indicarnos que el pueblo de Villaescobedo (que es el que más cercano se encuentra) se surte de estas aguas.



 
Aunque el lugar está apartado, sorprende que hasta el año 2010 no se realizase una exploración en profundidad de la cueva. Durante la misma se llegó casi a los cuatro kilómetros de longitud total, con posibilidades de ampliación.

 


Las aguas que surgen de la cueva nutren al arroyo de Mundilla, que, ya unido al Valtierra, vuelve a sumergirse en el páramo en la Cueva de Basconcillos para surgir poco después por la Cueva del Moro y el Pozo Verde. A partir de este punto todas estas aguas pasan a llamarse río Rudrón.

 


Como último dato curioso, mencionaremos que la Fuente de la Cueva de Villaescobedo se encuentra a menos de un kilómetro del trifinium en el que se juntan las provincias de Cantabria, Palencia y Burgos.

Para más información podéis consultar esta página web.
 

3 comentarios:

Juanjo Blanco dijo...

El Rudrón, se podría decir entonces que es como el Guadiana, pero en burgalés...
Interesante...

Roberto dijo...

Resulta que he estado en la cueva de los franceses y no en la cascada, vaya fallo. Aunque lo cierto es que creo que no era época de cascadas. Tal y como nieva estos días, en unas semanas supongo que las caidas de agua estarán a tope. Habrá que hacer una visita.

Montacedo dijo...

Sí, yo he estado en verano y la verdad es que el sitio está un poco tristón. Seguro que este año estará tirando agua muchas semanas.