lunes, 5 de julio de 2010

Regreso a los pueblos del Silencio: Mundóval y Remolino

Hoy ración doble de este brebaje que lamentablemente es bastante abundante, y lo hago sobre todo porque poca es la información que os voy a poder dar.

Mundóval o Mudóval, que con ambas grafías puede encontrarse, se encontraba en la carreterita que desde Manzanedo, capital del Valle del mismo nombre, se dirige a Villasopliz. Como a medio camino, y a la altura de una curva a izquierdas, encontramos un camino que hacia la derecha nos lleva a lo que fue el núcleo.
 
Vemos ya los exiguos restos de sus casas cuando una valla de alambre de espino nos cierra el paso. El paso es practicable pero en estos casos siempre hay que decidir si pasar o no. En esta ocasión fue que no.
 

En la interesante web de Cidad de Ebro, podéis encontrar más información sobre este antiguo pueblo.

Al contrario del caso anterior, sí que viene en el libro "Los pueblos del Silencio" la antigua localidad de Remolino. Para acceder debemos seguir la carretera que recorre el valle de Manzanedo en dirección a Incinillas y, tras pasar junto a Rioseco, y justo cuando empieza una larga recta, tomar el camino de concentración que nace a la derecha.

Tras unos 500 metros llegamos al borde del Ebro, en donde nos encontramos con este panorama.
 

Al parecer en este caso sí que está comprobado que es propiedad privada, así que no intenté sobrepasar la verja. De la foto del Sig-pac vemos que aún se conservan varias edificaciones.
 

De lo que nos cuenta Elías Rubio en el libro podemos resaltar el hecho de que fue precisamente la cercanía al río Ebro el factor determinante del despoblamiento del lugar, a mediados del siglo XX, ya que era frecuente que el río se llevase el puente una y otra vez y dejase a los pobladores incomunicados.
 
En fin, ya vemos que muchos pueblos no sólo quedan despoblados sino que encima son comprados como cualquier mercancía para que cuanto antes todo el mundo se olvide de lo que antes fueron.

No hay comentarios: