martes, 6 de abril de 2010

Iglesia románica de Almendres

Retomo las entradas con unos párrafos y unas fotos dedicadas a uno más de nuestros maltratados y olvidados tesoros artísticos. Me refiero a la iglesia de San Millán, en el reducidísimo pueblo de Almendres, perteneciente a la también reducida Merindad de Cuesta Urria. Por cierto el nombre Almendres, parece evocar esa conexión Asturias-Merindades a la que hacía referencia en la serie de entradas "una tierra de leyenda".

El templo a primera vista pasaría por uno más de nuestros templos que conservan vestigios de románico (algunos canecillos y ventanas); con muchos añadidos y levantado con la humilde mampostería.





Pero lo que hace venir al lugar a algunos curiosos y algunos más entendidos es su original, meritoria e incluso enigmática portada. Compuesta fundamentalmente por tres arquivoltas, destaca el gran simbolismo de sus figuras.


La arquivolta interior ha sido interpretada tradicionamente como una representación de los signos de zodiaco. Sin embargo un análisis más detallado de cada figura sugiere una simbología más compleja, en la que abundan los elementos de tradición marina.


La segunda arquivolta está dedicada a personajes humanos o humanizados: un encadenado, dos figuras que podrían ser San Pedro y San Pablo, tres mujeres estilizadas... Finalmente la tercera arquivolta está dominada por animales mitológicos, especialmente grifos, aunque también encontramos un ángel alado.

 


Aún encima de la portada hay un alero con canecillos entre los que destaca una metopa con un relieve de Adan y Eva junto al árbol del paraíso.
La portada puede fecharse en la segunda mitad del siglo XII y presenta similitudes con las de Soto de Bureba y Bercedo. Para más información podéis consultar la web Románico Digital.
 
La rusticidad de la talla no le resta interés a esta portada, que por otra parte está muy maltratada (muchas cabezas han sido mutiladas) y merece desde hace tiempo un reparación que no puede asumir el muy escaso vecindario del lugar.

Por cierto, en la cercana casa torre se encuentra el estudio-galería de una artista holandesa afincada hace ya algunos años en el lugar.
 
 
Una explicación muy interesante de la simbología de la portada la encontramos en este blog.

7 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, ahoar mismo voy a buscar en el mapa el lugar exacto de donde se encuentra Almendres, que seguramente habré pasado cerca, pero no lo tengo ubicado.

Ya me he pasado también por el blog que recomiendas y está muy bien.

Un abrazo
el lio de Abi

Anónimo dijo...

he estado en Almendres en septiembre del 2010 y se me hace un nudo en el estomago solo de pensar qye esta joya podria desaparecer algun dia delante de nuestros ojos. Esto demostraria que somos la especie mas ignorante y atontada sobre la faz de la tierra

Montacedo dijo...

En efecto. Esta sociedad nuestra que tanto se autocomplace en resaltar sus logros no es capaz, no sólo de repetir, sino ni siquiera de conservar lo que nuestros antepasados con muchos menos medios han sabido construir y mantener a lo largo de tantos siglos.

Anónimo dijo...

y para que queremos todas esas piedras! El que quiera puede ver fotos de los lugares que quiera y que nos deje en paz a los demas! Os dejo que empieza Operacion Triunfo que eso si que mola y no esas piedras sucias con feas caras.
sepe

Montacedo dijo...

Ya te digo

Anónimo dijo...

hola, somos (mi aprililla y yo, cuantos caminos juntos...)) los del anonimo del 10 de octubre: hemos vuelto muy recientemente por estos lares: se mantiene vida en el pueblo y que asi siga, pero da noseque ver tanto descabezado de piedra... y como se van esfumando las formas!! Es lo que hay, asco de vida! El otro dia tuve un sueño. La cosa trataba de como hacer utiles los pueblos abandonados: el pueblo dormia sus piedras como en un sueño, las piedras iban cayendo poco a poco o no tanto, un dia aparecen personas, levantan muros caidos , recolocan tejas... en pocos años la gente vuelve pero de vacaciones: se ganan la estancia con su trabajo y mayores y ancianos se acercaban al pueblo de su niñez para contar sus recuerdos a estas gentes entre las que hay varios extranjeros, y al final de cada jornada se comen entre todos una txistorra de 20 kgs regada con buenos vinos y chacolis burgaleses... y de postre un cochinillo!! Siento mucho si mis comentarios estan un poco fuera de lugar, pero el sueño lo recuerdo como si hubiera sido real, que cosas!!
Aprilio y su aprililla

Montacedo dijo...

Los sueños también son parte de las cosas que nos hacen personas. No te disculpes por ello.