martes, 2 de febrero de 2010

Ruta de senderismo: Sierra de Árcena

PODÉIS CONSULTAR UNA VARIANTE DE ESTA RUTA CON UNA DESCRIPCIÓN MÁS DETALLADA Y ACTUALIZADA AQUÍ.

La ruta que os acerco hoy se desarrolla en la semidesconocida Jurisdicción de San Zadornil. Sólo se puede llegar a la misma tras atravesar un tramo de territorio alavés. Se trata de un bello municipio de geografía agreste en donde la nota predominante es la mezcla de paisajes de entorno mediterráneo y atlántico. Subiremos al Revillallanos, que con sus casi 1300 metros es una de las cimas más importantes de la sierra de Árcena, y que nos ofrece amplias perspectivas tanto de San Zadornil como del más cerealista valle de Tobalina.


Dificultad: Media
Orientación: difícil
Belleza: Normal
Tiempo: 4 horas


Situación.

La sierra de Árcena constituye el límite natural de la Jurisdicción de San Zadornil, comarca prácticamente aislada del resto de la provincia. Para llegar desde Burgos hay que tomar la N-I hasta Ameyugo, punto en el que hay que tomar la carretera regional que se encamina al puerto de Orduña. Tras entrar en la provincia de Álava por Puentelarrá seguimos en la misma dirección hasta poco después de Espejo, punto en el que tomamos una desviación a la izquierda en dirección al Parque natural de Valderejo.
Pasados unos kilómetros volvemos a entrar en la provincia de Burgos y, al llegar a San Millán de San Zadornil, tomamos una carretera a la izquierda que, tras pasar por San Zadornil (no hay que desviarse), nos acerca hasta Villafría de San Zadornil. Los últimos kilómetros discurren por una bella y estrecha carretera que asciende entre frondosos bosques mixtos de pinos, robles y hayas.

Puntos de Interés

Vistas desde el Pueblo de san Zadornil. Vistas desde la Subida, Hayedo de la parte final, Vistas desde el Revillallanos, vistas de Ribera desde el collado de Santa Ana. Merece la pena parar un momento en San Zadornil a contemplar su iglesia románica y sus otros elementos de interés (ver este artículo).

Descripción de la Ruta
 
Junto en el punto donde termina el asfalto de la Carretera que lleva a Villafría se encuentra un lavadero y una fuente. A continuación empieza una valla de piedra en dirección a los frondosos bosques que cubren la ladera del monte y que seguimos.
A los pocos metros aparece una bonita senda que se introduce en el túnel vegetal. Enseguida empieza la ascensión, en este primer tramo no demasiado brusca. En los primeros cruces es fácil orientarse teniendo en cuenta que no hemos de cambiar de dirección.

Al poco nos incorporamos a una senda más ancha que asciende desde nuestra derecha. A nuestra izquierda el paisaje se abre algo de modo que podemos tener las primeras panorámicas sobre los bosques que vamos dejando bajo nosotros. Poco después nos encontramos con una valla de espino. Lo mejor es atravesarla por la portezuela que se puede abrir enfrente de nosotros.

Tras la valla el camino se difumina un poco, hemos de seguir por la parte alta del sendero, de modo que sigamos contemplando la panorámica a nuestra izquierda. Enseguida llegamos a una nueva portezuela para salir del cercado y llegamos a un camino mucho más ancho. Tomamos este camino hacia la derecha, descenciendo unos cien metros, hasta el punto en el que se distingue claramente una nueva senda que asciende de nuevo hacia la izquierda.

Tras ascender unos poco metros la senda prácticamente se difumina en las proximidades de una fuente. A partir de aquí orientarse va ser algo más difícil. Algunas cintas blancas y rojas colgadas de los árboles nos ayudarán algo a seguir el camino correcto.
 
En un principio el camino tuerce hacia hacia la derecha de modo que la ascensión se hace algo más suave, en dirección a una zona de boj y hayas aisladas. Poco a poco, y siempre con mucha atención seguiremos la senda que acaba ascendiendo de nuevo más directamente, ya de nuevo rodeada de un bosque de pinos.

A partir de aquí la ascensión se hace mucho más empinada aunque paulatinemente será más fácil orientarse. Poco a poco las hayas van sustituyendo a los pinos hasta llegar a una zona en la que aparecen los primeros salientes rocosos. En esta parte del sendero los montoncitos de piedras, además de las cintas, ayudarán a orientarnos.

El paisaje se abre un poco pero la pendiente sigue siendo fuerte hasta que de repente llegamos a lo alto del cordal, que en esta zona no es muy rocoso. En contraste con el bosque húmedo que dejamos atrás, la ladera sur de la sierra está cubierta fundamentalmente de pequeñas encinas y en lugar de prados aparece ante nosotros el ancho valle de Tobalina, ocupado fundamentalmente por cultivos cerealistas. Seguimos el cordal hacia nuestra izquierda y rodeados de boj llegamos en unos cinco minutos hasta el vértice geodésico que marca los 1297 m del alto de Revillallanos. Es el momento de hacer un descanso algo más largo y aprovechar el paisaje que se nos ofrece.

Al sur podemos contemplar la central de Garoña, donde el Ebro realiza un pronunciadísimo meandro. aguas abajo se observa la primera parte del desfiladero y pantano del Sobrón aguas arriba el valle se abre y se contemplan la multitud de pueblos que componen el valle de Tobalina. Con un poco de atención podemos distinguir la inconfundible silueta del Castillo de Frías.

Al norte podemos ver el contraste de paisajes, con un valle boscoso y cuyo fondo está ocupado por praderas. Hacia poniente se distinguen los relieves de la parte fundamental del parque de Valderejo.
Para seguir hemos de retroceder por el cordal y continuar en esta dirección. Seguimos en todo momento el cordal aunque el avance se hace difícil entre tanto boj,brezo y enebro rastrero. Como regla general el avance suele ser más fácil por la parte más cercana al cordal. Tras una suave ondulación llegamos a una pronunciada bajada y enfrente aparece una nueva elevación. Hemos de afrontar ambos hasta llegar a la nueva cumbre, que también aparece señalada con un buzón montañero.

En la ladera de la izquierda empiezan a aproximarse las encinas, mientras que a la derecha se sigue sucediendo un pequeño, aunque bello hayedo. Es el momento de descender hasta el más profundo collado de Santa Ana. Que distinguimos por las torres de alta tensión que lo cruzan y por la pradera que aparece en el mismo. A la izquierda aparece el pueblo de Herrán y una primera parte del bello desfiladero del Purón. A la derecha vemos el abandonado pueblo de Ribera, del que desde aquí casi sólo se distingue la iglesia en su parte alta. Mas a lo lejos se contempla el Pueblo de Lalastra, en donde se sitúa el Centro de interpretación del Parque (merece la pena una visita). También se distingue con claridad la cuenca formada por el valle alto del río Purón.
 
El descenso no se puede hacer de forma directa, ya que hay una mancha muy cerrada de boj y pinos aislados. Hemos de ir bordeando esta zona por su lado izquierdo (el sendero está marcado con montones de piedras) descendiendo hasta que, casi al llegar a un cortado rocoso, se observa un sendero claro que se introduce en el boj. Realizamos esta parte de la bajada de izquierda a derecha hasta llegar a un camino ancho que desciende hacia la izquierda y que tras unas cuantas revueltas llega al collado. Para llegar a la explanada hemos e tomar el camino que hacia la izquierda llega en pocos metros hasta la misma. En este punto de pueden observar las diversas tablillas que indican varios senderos del parque.

Vemos que para ir a Villafría tenemos que volver al camino principal y seguirle durante media hora. Efectivamente este es el tiempo que se tarda en llegar a Villafría. Por camino ancho y sin sobresaltos, rodeados de pinos y hayas, con las laderas boscosas a muestra derecha y las praderas para el ganado a nuestra izquierda.

Comentarios

Hay muchas zonas en las que el avance se hace difícil por la existencia de boj, brezo y enebro rastrero con lo cual el uso de pantalones cortos puede llegar a constituir un martirio.
La zona ha quedado incluida en el reciente parque natural de Montes Obarenes y San Zadornil. De las rutas señalizadas hasta ahora en dicho parque, la presentada hoy coincide en parte con el sendero SL BU 110, aunque sólo en el tramo más cercano al pueblo.
Imagen de la ruta tal y como se publicó en su día por Enrique del Rivero (tomo III de la colección Tierras de Burgos) y track disponible en internet (no es mío).





2 comentarios:

Abi E. dijo...

guapa la ruta de hoy y el entorno ideal.

Un abrazo
el lio de Abi

Montacedo dijo...

Muchas gracias. A ver si puedo volver algún día por lo menos para recuperar el track y hacer fotos decentes.

Por cierto, no lo he comentado pero muy bueno tu blog.