martes, 11 de octubre de 2016

Las necrópolis medievales de Cigüenza y Bocos

En nuestro anterior artículo mencionábamos a los jueces de Castilla, Laín Calvo y Nuño Rasura y tratábamos de su vinculación con Bisjueces y Villalaín; lugar este último de supuesto nacimiento y enterramiento del primero. Ahondando en este ámbito, la tradición quiere que el lugar de enterramiento del otro personaje fuese la iglesia de San Andrés de Cigüenza. Se da la circunstancia no obstante de que la parroquial de Cigüenza, pueblo cercano a Villarcayo, está consagrada a San Lorenzo. ¿Dónde está o estuvo esa iglesia de San Andrés?

Pues resulta que a menos de un kilómetro al sur del pueblo (a unos dos kilómetros de Villalaín y a cuatro de Bisjueces) se ubica una necrópolis altomedieval conocida con el nombre de Las Sepulturas; pero también como San Andrés. Además de la veintena de enterramiento más evidentes, una reciente excavación (año 2014) ha puesto de manifiesto la existencia de estructuras de mayor tamaño, entre ellas sin duda algún templo, que se extienden desde el periodo tardorromano (siglo III – IV) hasta bien entrada la Edad Media (siglos IX o X). Según algunos autores la actual Cigüenza se corresponde con la localidad prerromana de Segontia Paramica; aunque esta teoría es rechazada por otros.
 
Necrópolis de Cigüenza. Obsérvense al fondo las construcciones de Villarcayo
 
En todo caso, y como en otras ocasiones, las evidencias arqueológicas parecen desmontar las teorías generalizadas de despoblamiento masivo durante la dominación árabe. En otro ámbito, resulta sugerente pensar que la antigüedad de la tradición sobre el lugar de enterramiento de Nuño Rasura se remonte al menos al momento en el que aquí quedase una iglesia o ermita.

También a tiro de piedra de Villarcayo, aunque hacia el norte en lugar de hacia el este, encontramos otra pequeña necrópolis conocida como Peña Arena o Peña de los Moros, en un pequeño resalte en terreno de Bocos. Este yacimiento tiene la peculiaridad de haber tenido una fase de ocupación prehistórica. En lo referente al periodo altomedieval se han identificado más de 60 tumbas, de las cuales hoy sólo son visibles un pequeño grupo bastante deteriorado. No muy lejos hay algunas oquedades que se podrían corresponder con el eremitorio.
 
Necrópolis de Bocos

De hecho, estas dos necrópolis, junto con la de Peña Horrero en Fresnedo, son conocidas en la zona desde hace tiempo. Resulta curioso leer las notas que les dedicaba Julián García Sainz de Baranda en su libro “Villarcayo y la Merindad de Castilla-Vieja”, publicado en 1934. 

 “Mas si no se han encontrado signos de la existencia prehistórica del hombre en ella, no deja de haber manifestaciones protohistóricas numerosas en diversas partes de su territorio. Señales claras de ello, son las estaciones sepulcrales de Fresnedo, Bocos y Cigüenza, en los sitios denominados Peña Urrero, Peña Arena y San Andrés respectivamente, en las cuales muéstranse abiertas y talladas en las rocas numerosas sepulturas, orientadas al E., que siguen en sus huecos la línea del cuerpo humano e indican la existencia de tribus asentadas en él, siendo la más importante la primera, donde se encuentran señales evidentes de haber habitado permanentemente. Por sus características, parecen pertenecer a los celtas, siendo la existencia de éstos clan, sus últimas ramificaciones hacia el E., de este pueblo poblador de España”

Más información en:
http://www.condadodecastilla.es/cultura-sociedad/arte/necropolis-de-san-andres-de-ciguenza/
http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z2B144A5C-CDC3-F3F2-6025C076BE7A15A2/20140730/ciguenza/fin/imperio/romano/siglo/ix