lunes, 5 de octubre de 2015

Las Mil y una tierras de Burgos

Con el artículo del pasado viernes este blog llegó a sus 1000 artículos, un punto al que no pensé que llegaría cuando comencé con él, allá por el lejano mes de enero de 2009. Ha sido un camino largo y arduo, pero también apasionante, con sus momentos de ilusión y sus momentos de duda, buscando escribir sobre todos los rincones y patrimonio de Burgos que a mi entender merecen la pena de ser conocidos.
 
 

Porque, aparte de la relativa relevancia del hecho de que un blog alcance los mil artículos con contenidos en su mayor parte originales, hay que resaltar el hecho de que existan mil lugares e historias (y muchas que con seguridad quedarán en el tintero) que merezcan la pena descubrir y contar en una sola provincia, renunciando además a hablar de la capital y de los grandes pueblos.
 
Sí, es verdad que muchos de los artículos tratan de temáticas que no interesan a mucha gente o muy localistas pero, no lo olvidemos, si nosotros, los burgaleses, no somos capaces de conocer este patrimonio no seremos capaces de apreciarlo, y si no somos capaces de apreciarlo no seremos capaces de preservarlo. Basta preguntarse, yo lo hago muchas veces, en qué condiciones estarían muchos de los lugares mostrados si estuvieran en otro lugar.
 
Algunas personas me han preguntado por qué sólo escribo de Burgos, y las razones son tres: La primera, porque es el lugar con el que me identifico. No habría sido capaz de reunir el tesón para llegar a decenas de lugares apartados para descubrir enclaves de limitado interés, si para mí no tuviesen ese interés. La segunda, porque en algún punto hay que poner el límite; y la tercera porque creo que es evidente que nuestro patrimonio es escasamente conocido y apreciado.
 
De hecho, he puesto especial interés cuando me encontraba con casos especialmente sangrantes de desconocimiento, abandono o ignorancia y con frecuencia he pasado de puntillas sobre lugares que sé que son mejor conocidos y descritos desde otras fuentes de información.
 
Y es que creo que si algún valor tiene este blog es el de integrar en un solo lugar información de diversas fuentes para que el lector pueda tener un primer conocimiento de las cosas. En mi opinión la falta de vertebración y visión global es uno de los defectos más importantes que arrastra la divulgación turística en nuestra provincia.
 
Afortunadamente, sé que hay muchos sitios (la mayoría gestionados por aficionados que no se llevan ningún beneficio por ello) que van a mejorar y completar la información de que yo proveo. Sé que en mis artículos hay muchos errores, lagunas e inexactitudes, pero desde el mismo momento en que una persona me detecta un fallo, ya conoce al menos lo mismo que yo, y podrá contar la historia a otra.
 
Este camino me ha llevado a publicar más de 4000 fotos, la inmensa mayoría originales. He tratado de ilustrar cada una de las historias con imágenes, asociar lo que cuento con algo real y palpable, pero las fotos nunca han sido el fin, sino el medio para completar la narración. En general me he limitado a incluir exclusivamente las que creía necesarias para ello. De hecho, las últimas decenas de las rutas de senderismo publicadas no incluyen fotos, sino vídeos descriptivos. Estos vídeos son la mayor parte de los 83 vídeos propios a los que he enlazado desde el blog.
 
Las 129 rutas de senderismo que aparecen en el blog cubren un total de 1854 kilómetros (la distancia equivalente  ir cien veces de Espinosa de los Monteros a Aranda de Duero). No he incluido en esta suma los kilómetros andados hasta algunos de los lugares mostrados en el blog, en algunas ocasiones situados a varios kilómetros del lugar en donde dejé el coche. Por cierto, tampoco he contabilizado los kilómetros realizados con el coche, que han sido unos cuantos.
 
En los artículos he mostrado centenares de lugares. Entre ellos he escrito sobre más de 350 pueblos, muchos de ellos afectados por la despoblación y algunos deshabitados o abandonados. También se trata de gran cantidad de castillos, palacios, iglesias, ermitas, monasterios, restos arqueológicos, cascadas, manantiales y árboles, entre muchas otras cosas.
 
Y, a partir de ahora ¿Qué? Bueno, pues de momento dispongo de contenidos para “aguantar” algunos meses más. Tengo en el tintero unos cuantos lugares que quiero visitar y tal vez surjan otros más en el camino; y luego… bueno, luego será cuestión de plantearse qué hacer. Hay muchos artículos, sobre todo de los primeros años, que me gustaría mejorar y actualizar, visitando de nuevo esos lugares.
 
También he pensado podría dar más protagonismo a describir de primera mano eventos, actividades e iniciativas rurales relacionadas con la temática del blog (venciendo mi natural dificultad para interaccionar con la gente), igualmente me ronda la cabeza explorar las posibilidades de describir estos lugares por vídeo…y también está la opción, por qué negarlo, de poner punto y final al devenir de este blog. En fin, que habrá un momento en que meditarlo.
 
Hace unas pocas semanas el blog alcanzaba la cifra, para mí más que razonable, del millón de visitas. Pero quiero daros gracias especialmente a todos los que habéis interaccionado conmigo estos años de una manera u otra (y que habéis tenido el mérito adicional de haberos leído toda esta chapa). Cada uno de los mensajes de reconocimiento han sido leídos con ilusión, pese a que muchos de ellos han servido para darme cuenta que hay bastante gente que sabe más que yo de la provincia. Siempre se echan en falta más comentarios, pero ya sabemos que no se puede mantener un blog de este tipo con la única motivación de recibir halagos y parabienes.
 
Y nada más, en unos días vamos a por el artículo 1002… y siguientes.

14 comentarios:

gorka martin dijo...

Enhorabuena por tu ingente trabajo. Espero que publiques por lo menos otros 1000 artículos más.

Juan Fuentemolinos dijo...

Felicidades por el blog y por alcanzar los 1000 artículos. Alcanzar el millón de visitas es el resultado de una labor constante y un contenido atractivo. Si voy a visitar algún lugar de la provincia siempre consulto Tierras de Burgos. Gracias por tu excelente trabajo.
No olvides que en el límite sur de la provincia, sigue esperandote el Serbal del Páramo de Corcos (Haza). Este año ha estado rodeado de girasoles.

alfonso dijo...

Enhorabuena tanto por el número de artículos como por la calidad de los mismos.
Un abrazo desde rueda la bota.

Lebato de Mena dijo...

Un fuerte abrazo y un empujoncito para seguir adelante.

Enhorabuena.

Montacedo dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras.

Juan. A ver si saco un día de las próximas semanas.

Alfonso. No creas que no me acuerdo de la buena ruta que nos hicimos hace unos años.

Amador dijo...

Enhorabuena Javier por este blog en el que todos los que nos gusta esta provincia tan maravillosa, nos vemos reflejados por lo bien que esta trabajado .Un saludo y a seguir con esto que tu lo haces muy bien.

Salvador Sierra dijo...

Es un placer leerte, ver las fotos y vídeos que publicas. Sigue así, eres todo un referente para poder seguir conociendo esta provincia llena de pequeños núcleos de población.

Gracias por todo :)

Cantero dijo...

Sólo he seguido una de tus "rutas", esperó perderme en alguno de los 999 rincones restantes pronto. Muchas gracias.

Cantero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ZáLeZ dijo...

Poco más puedo decirte que no te haya dicho a lo largo de este amplio periodo de tiempo. Pero una cosa debes tener clara: XD ni se te plantee poner punto y final. Eso me suena triste. No lo hagas porque siempre salen cosas nuevas y rutas que no ha hecho nadie tan bien como tú.
A seguir....prométemelo que te pongo falta.
Mil abrazos y un millón de gracias.

Montacedo dijo...

Gracias por vuestras palabras. Cada una de ellas es un pilar en el puente que me permite continuar.

Anónimo dijo...

Zorionak de un bilbaino que sigue tus entradas con mucho interés. Espero que no pongas punto final a este blog donde siempre descubro sitios increibles.

Gracias
Aitor

Roberto dijo...

Enhorabuena por haber llegado hasta aquí. Y gracias por tu inigualable labor.

Montacedo dijo...

Gracias por tus palabras. No sé si eres el Roberto de la Merindad de río Ubierna.