lunes, 10 de noviembre de 2014

San Zadornil


En una visita más o menos reciente al bonito pueblo de San Zadornil pude completar algunos huecos que me quedaron de mi anterior visita; y es por ello que paso a republicar este artículo.

Valpuesta está geográficamente unida a la Merindad de San Zadornil, aunque en realidad pertenece al municipio de Berberana. La Jurisdicción de San Zadornil como tal está constituida por cuatro pequeños pueblos enmarcados por un paisaje precioso. De ellos el más interesante es muy probablemente San Zadornil.


Lo más interesante del casco urbano es su humilde pero homogénea iglesia románica de San Saturnino (de nuevo una advocación muy antigua). Conserva casi toda su estructura, salvo el ábside. Está construida sobre todo en sillarejo y destaca sobre todo su torre. La decoración es sencilla y sobria.



 
La entrada está protegida por un atrio con arcos románicos; los cuales son probablemente el resto de una antigua galería porticada.


 
En el interior, lo que más llama la atención son unas pinturas murales góticas.
 

 
Es posible también subir al campanario, desde el que podemos apreciar el agreste entorno en donde se ubica el pueblo. Desde uno de los laterales se identifica claramente peña Carria o Karria, y desde otro se intuyen unas interesantes manchas de bosque caducifolio.



 
Junto al templo se encuentra el rehabilitado edificio en donde se ubica el museo etnográfico del pueblo, que nos abre la misma persona que nos acompañó a visitar la iglesia.
 

 
En la exposición del mismo, además de objetos cotidianos del pasado, predominan unas trabajadas maquetas mecánicas elaboradas por el artesano Eloy Cereceda, paisano de Cillaperlata.


 

En los paneles de las paredes nos sorprenderemos al conocer que este pueblo conoció hace alrededor de medio siglo una época de prosperidad basada en la explotación de la madera. Los beneficios que producía el aserradero permitieron incluso la existencia de un cine, que se encontraba en el edificio del actual Ayuntamiento.

 
El entramado urbano es bastante interesante, con las casas bien conservadas.




 
 
Otro valor patrimonial de San Zadornil son sus dos pequeños molinos, restaurados hace poco. Aquí se ven ambos edificios.


Imágenes del molino superior



Imágenes del molino inferior. En el dintel aparece la fecha de 1868.




No debemos olvidar los enormes y sorprendentes castaños que se encuentra a unos centenares de metros del pueblo (ver este artículo).
 
La razón principal de acercarme de nuevo hasta el lugar fue la realización una nueva ruta de senderismo otoñal, que no me defraudó en absoluto, y que compartiré en mi próximo artículo.

5 comentarios:

MAC dijo...

Qué curiosos los pequeños molinos, ¿son propiedad del ayuntamiento? Lo pregunto por la restauración, qué bien que estén recuperados.

Montacedo dijo...

No sabría decirte. Es probable puesto que creo que la Fundación Patromonio Natural participó en su rehabilitación.

Gudin dijo...

Karria, omnipresente vigía de toda la jurisdicción de San Zadornil, Valdegobía y Valderejo...
Con una ascensión no apta para todos los públicos (clavijas, cadenas, patio a ambos lados, ...) pero que merece subir de vez en cuando.
1 saludo.

Virginia Nieto Carmona dijo...

No olvidarse para y tomar algo en en bar CÍRCULO DE RECREO en dan millan de san zadornil. Buenos precios y chicas super majas! ! :)

Montacedo dijo...

Me lo apunto para la próxima. ¿Dan también comidas?