viernes, 7 de noviembre de 2014

Belorado

Belorado, cabeza de la comarca conocida como Riojilla Burgalesa, es una de tantas localidades en las que el progreso y el crecimiento han venido aparejados de una considerable pérdida de la identidad patrimonial. Por esta y por razones que no viene al caso repetir, haremos un repaso más bien somero que probablemente no sea del todo justo con el lugar.
 
Vista del pueblo desde el castillo

Empezaremos mencionando, o más bien recordando, que Belorado es una de las localidades provinciales con más dinamismo en la promoción turística; hecho este que ya recogíamos en uno de los primeros artículos de este blog, al calor de su innegable importancia como enclave en el recorrido del camino de Santiago.

Por lo que respecta al pueblo propiamente dicho, empezaremos diciendo que los primeros testimonios de ocupación humana se remontan a la Edad del Hierro, encontrados en el cerro de La Mesa. De estos remotos periodos han llegado hasta nuestros días importantes restos arqueológicos, entre los que destaca una valiosa tésera de hospitalidad, placa con forma de pez, que muestra una inscripción en escritura ibérica y lengua celtibérica. Parte de estos restos pueden verse hoy en día en el Centro de Promoción Jacobea.

 


El núcleo urbano del actual Belorado se distribuye a la sombra de las ruinas de lo que fue una importante fortaleza que, ya en el siglo IX, defendía al incipiente reino de Castilla de las amenazantes razzias de los musulmanes. Con el tiempo también marcó el límite con Navarra. El edificio, que ya se encontraba en estado ruinoso a finales del siglo XVII, nos muestra hoy en día los restos de muros de considerable grosor.



Belorado cuenta en su denso devenir con otro hecho de singular transcendencia histórica: la concesión en 1116 por el rey Alfonso I el Batallador de un fuero que le otorgaba la celebración de la primera feria anual de España. En recuerdo de este hecho tiene lugar anualmente (primeros días de junio) la llamada Feria Alfonsina.

Herencia del trazado medieval de la localidad, y en relación con el paso del Camino de Santiago, encontramos una serie calles agrupadas en torno al barrio del Corro y la calle Mayor.
 

 
Al pie del cerro sobre en que se alza el castillo se localiza la iglesia de Santa María, en el interior de este templo reedificado en el siglo XVI, se conserva un interesante retablo renacentista presidido por Santiago Matamoros. Muy cerca de la iglesia están las cuevas eremíticas de san Caprasio.
 
 

El centro neurálgico de Belorado hay que buscarlo en una Plaza Mayor que hoy en día destaca sobre todo por su considerable tamaño.
 
 

En las afueras de la localidad se encuentra el convento de monjas clarisas, de afamada tradición repostera…


…y el antiguo silo de cereal, que ha sido recuperado y utilizado para la ubicación del Museo Internacional de Radiotransmisión “Inocencio Bocanegra”
 
 
Para más información, se recomienda consultar la página web del Ayuntamiento: www.belorado.org