viernes, 24 de enero de 2014

Repaso anual a la despoblación

Como otros años, aprovechando la publicación en el INE de los datos actualizados a 1 de enero de 2013 del censo de población, dedicamos a entrada de hoy a hacer un pequeño repaso a la despoblación de los pueblos burgaleses de menor tamaño. Como líneas generales podemos decir que de momento en nuestros pueblos más pequeños sigue un lento goteo de pérdida de población.

El primer dato que buscamos es el de núcleos que aparecen con cero habitantes, que tras intentar filtrar aquellos que realmente son barrios o granjas queda en 22, los mismos que el pasado año (ya comentamos en su momento que en realidad hay unos cuantos más que ya no aparecen siquiera en el censo). Las variaciones consisten por una parte, en que Betarres, en Medina de Pomar, El Rebollar, en Sotoscueva, y Villarías, en Villarcayo han perdido el habitante que tenían empadronado. Por el contrario, vuelven a aparecer empadronamientos en Lorilla (me da que puede deberse a algún interés relacionado con la gestión de tierras) y en La Granja Lechedo (Villarcayo).


Como en otras ocasiones, considero que tal vez sea más representativo el dato de localidades que no superan los 10 habitantes, que serían aquellos con probabilidad de no tener población "real" y en todo caso con alto riesgo de desaparecer. Siguiendo mis criterios de limpieza de aquellos que no pueden considerarse "pueblos", llegamos a la triste cifra de 239 pueblos o núcleos en esta situación. (el pasado año eran algunos menos, 236). 
En la lista de reducciones censales, podemos citar San Vicentejo (Treviño), que baja de 7 a 3, Arroyo de San Zadornil y Marcillo (de 7 a 4), Las Eras (Traslaloma), de 12 a 9 y Villamartín de Villadiego, de 13 a 9.

Por lo que se refiere a ampliación del censo, destacables tenemos Soto de Bureba, de 2 a 6, Congosto y Escaño, de 4 a 7, Peones de Amaya (de 6 a 9), Mambliga (Valle de Losa), de 7 a 10 y uno de los Municipios más pequeños de España, Villaespasa, que pasa de 8 a 12.

6 comentarios:

MAC dijo...

Gracias por los datos Montacedo, se agradecen mucho que alguien como tú que conoce el tema los analice.

¿Qué zonas ves a día de hoy en la provincia que tienen más riesgo de despoblación?

Yo diría que las partes más aisladas de las Merindades tendrán problemas (sobre todo aquellas localidades con mal acceso viario), y sin olvidar la zona más al norte de Villadiego, y parte de las Loras.

Un saludo,

Montacedo dijo...

Opino muy parecido a ti, en las zonas al norte de Villadiego y en Merindades los pueblos con peor comunicación, pero orientación etc...irán perdiendo su población; de modo que poco a poco empezará a ampliarse la distancia entre un pueblo habitado y otro, semejándose más a la zona sur.

De todas maneras creo que lo que abandonarse probablemente no se abandonen definitivamente muchos más pueblos (al menos de momento) , sino que simplemente se convertirán en lugares en donde las casas sólo se habiten en fines de semana y festivos o bien se transformarán en granjas en las que el dueño lo cierre y no deje entrar a nadie (especialmente en zonas más montuosas). De hecho ya hay muchos que prácticamente ya se han convertido en alguna de estas dos situaciones.

Gracias por participar.

Amador dijo...

Hola Montacedo , de hecho la situacion que comentais se da en bastantes pueblos , que tienen mas habitantes censados , pero la mayoria son personas que acuden a ellos en fines de semana o vacaciones , sino la cifra de pueblos con muy pocos habitantes subiria bastante . Un saludo .

Montacedo dijo...

Sí, es lo que yo he llamado algunas veces "empadronamiento de la nostalgia", personas que o bien hace tiempo que no residen en el pueblo o bien otras con vinculaciones con el mismo pero sin residir realmente en él. Aunque teóricamente esto es ilegal para mí implica cierta "justicia poética" a favor de los pueblos pequeños, pues muchos presupuestos y ayudas se dan en función de la población.

No obstante a veces hay implícitos intereses más personales: pagar menos impuestos, acceder a derechos de leña, setas... Creo recordar que al alcalde de Quintanavides se le ha condenado por empadronar "ficticiamente" a gente para desnivelar las últimas elecciones.

Lo que está claro es que lo habitual cuando paseas por pueblos con 20 o 30 personas empadronadas es que te quede la sensación de que tienen bastantes menos habitantes.

Un saludo y gracias por contribuir.

Anónimo dijo...

habitantes de un pueblo, especie en vias de extincion, tan buena es la vida en ciudad ? vivan los ipad ,la ofimatica y los cursos de zumba.... abajo lios adobes. las azadas y todo lo que huela a oveja !!!
adios bucolico y tremendo mundo rural...

Montacedo dijo...

Lo he dicho varias veces y lo repito. Llegará el momento en que nos arrepintamos de haber tratado con tanto desprecio todo este patrimonio de nuestros padres y abuelos.