martes, 23 de julio de 2013

Villaldemiro

Situado enfrente de Pampliega, nuestra siguiente parada se produce en el pueblo de Villaldemiro. Entre los hitos históricos de este pueblo figura el hecho de haber sido cuna y sede del conde Garci Fernández, nacido hacia 1180 y muerto en 1248. El conde fue un importante consejero de Alfonso VIII , junto al que batalló en la guerra de las Navas de Tolosa.

Siguió como consejero con Doña Berenguela y con Fernando III ; los cuales le designaron ayo del futuro Alfonso X, que como hemos reflejado tuvo una intervención destacada en el devenir de los restos del rey godo Wamba. Para completar el currículum el afamado conde fundó el todavía activo monasterio de Villamayor de los Montes.



Un tanto ajeno a la historia de su vecino más ilustre, el elemento patrimonial más interesante del presente de Villaldemiro es su iglesia, que se levanta sobre una loma que domina el caserío. Inicialmente construida en estilo románico, perdura de este estilo un impecable y sobrio ábside definido por las columnas que separan los paños y por los capiteles y canecillos que lo culminan. La decoración de los mismos, basada fundamentalmente en motivos vegetales, nos habla de un románico tardío, rayano ya en el gótico.






Plenamente gótica es la pequeña y sorprendentemente poco conocida portada principal; con un interesante tímpano donde se esculpió la coronación de la Virgen. Las arquivoltas llevan figuras (ángeles y lo que podrían ser los doce apóstoles). Recuerda a la de la cercana iglesia de San Millán de Los Balbases.




Mucho más cercanas en el tiempo son la original granja de avestruces que durante bastantes años se ha podido ver desde la carretera (creo que ha cerrado), o las instalaciones de temática western de Río Loco, que creo que tampoco están viviendo sus mejores tiempos. Tal vez algún lector nos pueda dar algo más información al respecto.

1 comentario:

Miquel dijo...

Una maravilla, una verdadera maravilla ¡
Salut