viernes, 21 de agosto de 2015

Los Balbases

La siguiente parada la realizamos en el pueblo de Los Balbases, con sus dos barrios identificables por sus respectivas iglesias. Pero antes os pongo una foto de una de las dos puertas de la antigua muralla que se conservan.


Aquí vemos la iglesia de San Esteban y a sus pies el barrio respectivo.


Se trata de un singular edificio de grandes dimensiones, con cierto aspecto de fortaleza, que presenta un fábrica en la que se mezclan elementos románicos, protogóticos y góticos. La obra principal puede fecharse a mediados del siglo XIII.



La escalinata de acceso ha sido restaurada recientemente
Tiene planta de cruz latina y su crucero y sus tres elevadas naves se cubren, en su mayor parte, con bóvedas de crucería octopartita.



El retablo mayor es de época barroca; pero lo más interesante es que en el mismo se encuentran insertadas una serie de tablas hispanoflamencas del conocido como "maestro de Los Balbases"; representando escenas de la vida del titular del templo.
 


 
La iglesia de San Esteban acoge además el museo parroquial: Merece la atención una cruz procesional de finales del siglo XVI...
 
 
Abundante ropaje litúrgico, siendo algunas piezas de gran calidad y antigüedad...



... y varias piezas protogóticas.



De igual manera, el barrio de San Millán se descuelga desde la elevación en la que se encuentra su correspondiente iglesia. Como veremos, hasta sus inmediaciones no llegan las casa del pueblo, sino que se descubren numerosas bodegas que son el último testimonio de la intensa actividad vinícola que vivió, la villa en el pasado.
 

 
En este caso no pudimos acceder al interior del templo; y es una pena ya que aquí se llegó a contratar al más prestigioso pintor hispanoflamenco castellano de finales del XV: el burgalés Alonso de Sedano. Hacia el año 1502 Alonso de Sedano pintó en Los Balbases ocho tablas sobre la vida y milagros de San Millán de la Cogolla. Podemos verlas aquí. Otro elemento original es el artesonado del coro, con un valioso alfarje gótico-mudéjar, de mediados del siglo XV, decorado con curiosas escenas de caza, de la vida campesina y, sobre todo, con dos salvajes luchando entre sí.  Guardan cierta similitudes con los del claustro de Santo Domingo de Silos. Estos artesonados fueron descubiertos durante la restauración del templo llevada a cabo en 1975.
 
La iglesia de San Millán fue edificada hacia mediados del siglo XIII, y en su construcción se incluyeron elementos de la iglesia románica anterior. En el exterior destaca la original portada meridional, de finales del XIII, que cuenta con seis arquivoltas profusamente decoradas con pequeñas esculturas, entre las que predominan los músicos tocando varios instrumentos musicales.

 






1 comentario:

Miquel dijo...

Impresionante ¡¡¡ me gusta