viernes, 14 de junio de 2013

Sasamón ( y III): Otros puntos de interés

La visita a Sasamón puede extenderse más allá de la gran iglesia de Santa María y de los restos romanos. A continuación os pongo una serie de elementos adicionales de interés que tal vez merecerían una atención más individualizada.

En primer lugar citaremos su entramado urbano, plagado de recias casonas de piedra del tipo castellano.



Curiosos detalles en el dintel de algunas casas

 
  Entre las mismas nos interesa singularizar casa de los Osorio-Villegas, también conocida como Casa de Santa Teresa, pues en la misma se hospedó la Santa en sus últimos años de vida. La familia tuvo importantes intereses en las Indias durante el siglo XVI, tal como podemos comprobar en este artículo


En esta imagen se aprecia claramente la existencia de una entrada anterior de medio punto; así como el escudo familiar.


En el perímetro del centro urbano nos encontramos con un lienzo de la muralla del siglo XV incluyendo una de las entradas a la antigua urbe.


En las cercanías descubrimos la humilde ermita de San Isidro, la cual sin embargo alberga en su interior una auténtica joya: el crucero pétreo más valioso de toda la provincia y uno de los más interesantes de Europa, que más parece una obra de orfebrería.


Se compone de un fuste que semeja un tronco al cual se enrosca una serpiente. Aparecen asimismo, las figuras de Adán y Eva comiendo del fruto alentados por el demonio-mujer. Otras escenas muestran la muerte de Abel a manos de Caín, Santa Marina, Santa Catalina y una cruz con el nido de pelícano alimentando a sus crías, símbolo de la eucaristía. Culminando la obra aparece en el anverso la imagen de Cristo y reverso la Virgen rodeada de ángeles.






Es evidente el significado teológico de esta pieza, que conserva restos de policromía y la inscripción del donante: “Reverendo Diego García”. Se puede fechar en el siglo XVI y tiene más de 6 metros de altura.

Como ya dijimos en su momento, los cruceros situados en los cruces de caminos o a la entrada de las localidades evolucionaron con frecuencia hacia estructuras con columnas y cubierta, llamados humilladeros, la mayoría de las cuales han desaparecido (aunque aún tenemos, por ejemplo, el caso de Adrada de Haza). Un paso evolutivo posterior, muy poco habitual, es su conversión en ermitas, como el caso que nos ocupa.



Muy cerca de la ermita de San Isidro se encuentra una pequeña estructura de piedra que puede pasar muy fácilmente desapercibida. Se trata de una cambija, un peculiar y secular sistema para la potabilización de aguas mediante aireación, del que quedan muy pocos ejemplos. Afortunadamente ha sido adecentada recientemente.


En la carretera hacia Villahizán de Treviño, apenas a un kilómetro de Sasamón, encontramos otra sorpresa, una portada románico-gótica en medio del campo. Son los restos del antiguo monasterio de San Miguel de Mazarreros, del que se tiene constancia desde el siglo XI. las dimensiones y calidad de la portada nos hacen evocar el tamaño del templo. Podéis saber algo más sobre este lugar leyendo este artículo.


Junto al mismo un calvario le añade aún más espiritualidad al conjunto.
 

Y ya para finalizar, si tomamos la carreterita que en dirección oeste se aleja de Sasamón ascenderemos a un páramo desde el que, además de tener muy buenas vistas de la villa y su entorno, podremos acercarnos a la peculiar casa-museo y taller del artista Salaguti, cuyas obras se pueden ver en muchos lugares de la comarca.



Podéis saber algo más sobre Salaguti viendo este programa de Origeniales, de Televisión Castilla y León (en la emisión se alterna con otros protagonistas, Salaguti aparece aproximadamente en los minutos 9, 23 y 38).

3 comentarios:

Miquel dijo...

Que bonita entrada la del arco de San Miguel ¡

Anónimo dijo...

gracias por plasmar así las maravillas de mi hermoso pueblo! preciosas fotos!
Esther

Montacedo dijo...

Gracias por dejar un mensaje