miércoles, 12 de junio de 2013

Sasamón (II): La iglesia de Santa María la Real

Aunque la época posterior al imperio romano suele ser muy oscura en cuanto a documentos históricos, es probable que el lugar mantuviese cierta importancia. Ya en el siglo XI el rey Sancho II  el Fuerte convierte a la villa en una sede episcopal que tuvo su primer obispo hacia el año 1071. No muchos años después, en 1128, el rey Alfonso VII el emperador entregaría la iglesia de Santa María de Sasamón al obispado de Burgos cuyo titular seguiría intitulándose durante algún tiempo obispo de aquella desaparecida diócesis.

Como reminiscencia de esta importancia eclesiástica los segisamonenses pudieron levantar en el siglo XIII una gran iglesia gótica dedicada a Santa María la Real, y que es símbolo de identidad de la villa y sin duda una de las más importantes de toda la provincia.


La monumentalidad de la iglesia es bien evidente tanto desde la lejanía como cuando nos aproximamos a la misma. Se trata de un edificio de gran volumen (el tercero de la provincia) que dispone de un gran atrio circundante al que se accede por un arco presidido por una Virgen gótica.

Enseguida nos encontramos con el elemento más característico del templo: la fachada meridional en la que se descubre la portada que daba paso al crucero. Es una réplica a la fachada del Sarmental de la Catedral de Burgos (hay quien dice que aquella es copia de esta), y en ella se puede contemplar un magnífico Cristo Majestad rodeado por el Tetramorfos y un elegante conjunto de músicos decorando las arquivoltas. Una obra maestra.





En el interior, vemos que la nave central ha sido convertida en museo parroquial. Las bóvedas son modernas. Hay que tener en cuenta que el alzado y la planta del templo sufrieron muchas alteraciones debido a los daños producidos durante la guerra de la independencia. Su interior fue cuartel, polvorín, fundición, burdel y paredón de ejecución de las tropas francesas. El saqueo de los invasores y la posterior rapiña de los guerrilleros nacionales provocaron incluso el derrumbe de la nave central desde el crucero hasta los pies y la desaparición de la bóveda del claustro. Afortunadamente los esfuerzos de los vecinos durante las últimas décadas han conseguido devolverle buena parte de su esplendor.
 



Creo que es un gran documento esta imagen que he tomado del poco conocido y excelente archivo fotográfico del Instituto Diego Porcelos (ignoro la fecha de la foto)


En el muestrario podemos observar algunas piezas muy interesantes, por ejemplo el púlpito pétreo tardogótico.


El retablo de Santiago atribuido a Felipe Vigarny, y fechado a principios del XVI.



Este arcángel que pudiera ser de Diego de Siloé, de la misma época.
 

Esta bella portada plateresca.

Pero sobre todo el impactante claustro gótico del XV, considerado obra maestra de Juan de Colonia.
 






5 comentarios:

Miquel dijo...

Que buena entrada, y que bueno lo de los fondos fotográficos.
Salut

Montacedo dijo...

Muchas gracias por dejar tantos comentarios

Miquel dijo...

Mira, te dejo comentarios porque lo que pones es super interesante y no está valorado.
Este es un país de espaldas a lo suyo.
Yo soy catalán, de Barcelona, y mi bloc es duro con los gobernantes y tierno con las cosas que nos van desapareciendo.
Hemos vivido de espaldas al mar toda nuestra puta vida, y a partir de las olimpiadas nos dimos cuenta de que podíamos sacar tajada. Y ahora presumimos de mar cuando nunca lo hemos valorado. Así os pasa a vosotros, que teneís un románico y un gótico que hace llorar de bello que es, pero aún estaís de espaldas a él, salvo excepciones como la tuya , que lo dan a conocer.
Ahora ya sabes porque te contesto , simplemente para que sigas poniendo cosas de tu tierra...
Un abrazo desde Barcelona.
Salut

Montacedo dijo...

Esto que me comentas es a la vez muy halagador y muy triste. De Barcelona nos llega últimamente la imagen de ciudad exitosa en la promoción turística y ahora veo por lo que comentas que no es oro todo lo que reluce.

MAC dijo...

Muchas gracias por el completo reportaje Montacedo, la verdad que la iglesia de Santa María la Real es una maravilla, y bastante poco conocida. Visitié hace poco el museo parroquial de las fotos y me gustó mucho, a ver si se le da más promoción con el tema de las 4 Villas.