viernes, 19 de abril de 2013

Ruta de senderismo: Pico Valdosa y senda de los Moros

Si queremos acceder a la Senda de los Moros podemos accederlo en combinación con una ruta de ascenso al pico Valdosa, que con sus 1412 metros puede considerarse la cima más occidental del Sistema Ibérico. Esta condición permite disfrutar de muy amplias perspectivas.
 
Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con cartografía o track): difícil
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 4 horas (14 kilómetros)



 
Situación
 
Para llegar hasta Burgos desde Quintanilla del Coco lo mejor es tomar consecutivamente la A-1 y la N-234 en dirección a Soria. A la altura de Cuevas de San Clemente tomamos la carretera que se dirige sucesivamente a Mecerreyes y Covarrubias. Atravesamos este último pueblo en dirección a Santo Domingo de Silos, pero pasados otros 10 kilómetros encontramos la carretera que enlaza el citado pueblo con Lerma. Giramos a la derecha hacia esta última localidad y pasados unos 5 kilómetros tomamos la carretera que hacia la izquierda que en unos 3 kilómetros nos lleva al pueblo de Tejada. Atravesamos todo el pueblo y aparcamos en el entorno de su iglesia.
 
Puntos de interés
 
Vistas del macizo de Valdosa y desde la cima. Senda de los Moros.
 
Descripción de la ruta
 
Tejada tiene algunos elementos interesantes de arquitectura popular. Empezamos a caminar por la calle que continúa desde la iglesia. Justo al llegar al final de las casas encontramos una bifurcación. En la misma seguimos por la derecha dejando atrás el pueblo. Andamos junto a tierras de labor y de frente vemos la mole del Pico Valdosa.
 
Tras dejar atrás el cementerio llegamos a una bifurcación en la que seguimos de nuevo por la derecha. Muy pronto vemos un rústico e interesante lavadero. En este punto termina el camino y hemos de empezar a utilizar el sentido de la orientación. Pasado el lavadero cruzamos en riachuelo que pasa junto al mismo y ascendemos por la ladera.
 
Empezamos a caminar por la parte superior de unas tierras de labor en dirección al monte. Terminada la tierra llegamos a una pequeña hondonada que remontamos. Pasados unos metros ascendemos por el lado izquierdo de la misma hasta que llegamos a una zona abierta en la misma base del Valdosa.
 
Caminamos en dirección sur acercándonos paulatinamente al pinar que ocupa la falda del monte. Llegamos a un camino que bordea al mismo y con un poco de atención localizamos un camino-cortafuegos que se interna en el mismo. Pronto empezamos a ascender de forma muy brusca por la fuerte pendiente. Terminado el pinar empezamos a ascender paulatinamente por la parte rocosa girando hacia la derecha, que es por donde el perfil se suaviza un poco.
 
Con cuidado de no resbalar por la pendiente llegamos a la arista del monte. Frente a nosotros se encuentra el alto de la Cabeza. Hacia nuestra izquierda vemos una pequeña cuenca cubierta de sabinas en donde se encuentran las fuentes del río Esgueva; pero es hacia el sur y hacia el este por donde las panorámicas se amplían. La meseta norte se abre ante nosotros y sólo el alcance de la vista y la neblina limitan la panorámica.
 
Desde aquí giramos para seguir ascendiendo por la arista. Pronto llegamos a una alineación de piedras que es uno de los límites del castro prerromano que ocupó la cima. Desde aquí la cumbre es casi llana, aunque el avance es bastante complicado debido al extenso lapiaz que ocupa la meseta. Seguimos hacia el punto más alto del Valdosa, en giro casi imperceptible hacia la derecha.
 
Hacia la izquierda se suceden las perspectivas, aunque no avanzaremos por el borde debido a que el avance es más complicado y podemos molestar a las aves rapaces. Lentamente, entre las afiladas rocas, llegamos hasta el vértice geodésico que ocupa la cima del Valdosa, a 1412 metros. Deste aquí tenemos nuevas perspectivas hacia el norte y el este. En primer plano la sierra de Mamblas, el Gayubar y la Peña Carazo.
 
Empezamos a descender siguiendo la línea de la cumbre. Al aproximarnos a unos montículos algo más marcados los bordeamos por la derecha buscando alguna de las sendas existentes. Tras un buen rato de descenso llegamos a una zona algo más llana y nos encontramos hacia nuestra izquierda con una valla que se supera con facilidad (puede que la senda tomada nos deje ya al otro lado).
 
Desde este punto vemos ya a nuestros pies el pueblo de Barriosuso y la hoz que lo separa del resto del valle del Mataviejas. Sobre el mismo existe un pequeño robledal. Seguimos paralelos a la alambrada hasta llegar a la altura de una pequeña portilla en la misma. Justo enfrente nace un borroso sendero que desciende por la ladera; primero de manera suave hacia el oeste, por una zona de arenisca.
 
Poco a poco el sendero se va haciendo cada vez más marcado (algún montoncito de piedras sirve para orientarse) mientras desciende ondulante hacia el cercano pueblo. Llegados al mismo lo bordeamos por la izquierda y localizamos el marcado camino que hacia la izquierda determina por donde seguir el recorrido. Podemos no obstante dar algunos pasos por el caserío.
 
Desde este punto volvemos a tener el apoyo de la señalización del sendero PRBU 129, que habíamos visto en los primeros instantes. Iniciamos un fuerte ascenso que afortunadamente no dura mucho. A nuestra izquierda tendremos de forma constante el acompañamiento del Valdosa y a la derecha el valle del río Mataviejas o Ura. Descendemos al encuentro de una primera hoz de salida de los arroyos del Valdosa, conocida como las Cañizadas 
 
Volvemos a ascender, siguiendo siempre el camino para introducirnos por unos instantes en el pinar y afrontar un nuevo descenso desde el que ya se ve Tejada y la torre de comunicaciones que se levanta en un cerro cercano. Muy pronto llegamos a una marcada curva en donde una señal nos indica que hemos de seguir un sendero que se aleja por la derecha. Andamos unos metros en paralelo a una tierra, ascendemos un poco y a la altura de una curva a derechas dejamos el sendero por la izquierda en dirección a una pequeña garganta que ya se intuye.
 
Siguiendo siempre las señales de pintura nos acercamos a la hoz por un sendero un tanto difuso. Cuando estamos a la vera del arroyo tenemos dos opciones. Si seguimos directamente las marcas de pintura llegaremos a la zona en donde se estrecha la garganta y veremos el inicio de la “senda de los moros” (ver el anterior artículo). Alternativamente podemos intentar antes ascender por la empinada y descascarillada ladera de la derecha. Como premio tendremos una vista panorámica sobre la garganta.
 
Sigamos una u otra alternativa al final nos encontraremos en el lado occidental del arroyo. Remontando el mismo pasaremos por una chopera con algunas plantaciones hortícolas y pronto desembocaremos en un marcado camino que en kilómetro y medio nos conduce a Tejada.
 
Comentarios
 
La ruta se corresponde en bastante con la publicada por Enrique del Rivero en el tercer tomo de rutas de senderismo por Burgos. Los primeros metros y el último tercio del recorrido corresponden con el trazado del sendero del pequeño recorrido PR-BU-129. La ruta de ascensión es un tanto confusa, pero dado que el paisaje es abierto, es relativamente fácil orientarse en un día claro hasta encontrar la base del cortafuegos.
 
Deberemos tener en cuenta algunos tramos de pedreras deslizantes y la incomodidad del lapiaz de la cima, por lo que un calzado adecuado se hace imprescindible. Alternativamente podemos ascender al Valdosa desde Briongos de Cervera pasando por las fuentes del Esgueva, pudiendo añadir al recorrido el ascenso al alto de la Cabeza.

descarga esta descripción en pdf para imprimir

Track de la ruta (pulsa en el círculo verde para más información):



Presentación con imágenes de la ruta


No hay comentarios: