martes, 15 de febrero de 2011

Villavieja de Muñó

Villavieja de Muñó es un lugar que hace honor a su nombre, pues se ha encontrado un extenso campo arqueológico en sus alrededores (unas 25 hectáreas) de época prerromana y romana, que pudiese constituir una  gran villa o una pequeña ciudad.

Para los legos, de aquella época nos queda únicamente la original fuente, a la que los expertos le atribuyen amplias posibilidades de tener un origen romano. Se cuenta que en el momento de restaurarla aparecieron monedas junto a la misma.



Es bastante probable que la antiguedad del lugar quedase en el acervo popular reflejándose en el nombre que le dieron los repobladores: Villavieja.
Cercana a la fuente encontramos esta picota del siglo XVI.


Y también muy cercana la prácticamente desconocida iglesia románica, que muestra en sus canecillos síntomas de pertenecer a un románico bastante primitivo.

En esta foto vemos como el ábside amenaza con colapsar, ante la indiferencia de los que podrían hacer algo.
Abundan los canecillos de formas cúbicas y en general están acompañados de un ornamento a base de formas geométricas o vegatales.


La decoración, aunque un tanto tosca, es muy variada.

Al sur nos encontramos con canecillos más elaborados.


En los muros interiores y exteriores nos encontramos con algunos restos romanos, como por ejemplo esta estela.


7 comentarios:

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Sería una pena que monumentos así se perdieran.
Un saludo.

Montacedo dijo...

Gracias por tu comentario

El tejon dijo...

¡¡Que pena,como está el patrimonio!! Para restauraciones y conservación no hay dinero.
Saludos.

Anónimo dijo...

Soy habitante de Villavieja. La verdad es que lo que verdaderamente es una pena es que dejemos que mueran nuestros pueblos con sus joyas autóctonas. Gracias

Anónimo dijo...

Muchas gracias. No dudes en comentarnos cualquier anécdota o historia del pueblo que pueda ser de interés.

(soy MOntacedo, que no me deja publicar comentarios con mi perfil)

Anónimo dijo...

asociarse para evitar estas cosas, exfoliaciones y demás horrores de nuestra tierra, es la solución

Montacedo dijo...

Gracias por dejar unas palabras