jueves, 24 de febrero de 2011

Desolación en San Martín de Villahizán de Treviño

(Actualizado verano de 2017)

De un tiempo a esta parte se han reducido bastante en este blog las entradas de denuncia de abandono del patrimonio burgalés, ha sido la dinámica propia de visita de lugares. Pero ya es con tiempo de desplazarse a ese occidente olvidado que linda con la provincia de Palencia, en donde las grandes extensiones de cultivo y carreteras de las de antes...


...para llegar a Villahizán de Treviño, pedanía (una de tantas) del municipio de Villadiego. Aquí podemos ver un templo de proporciones generosas de época gótica con retazos de románico. Vamos, casi lo estándar de nuestra provincia.




Aprovechando que estaban restaurando el retablo, pude deslizarme a su interior.

Pero no es ésta la razón de desplazarme a este lugar. Mi objetivo eran unas monumentales ruinas que aún resistían en pie en uno de los extremos del pueblo, las de la primitiva iglesia de San Martín, que tiene el triste honor de figurar en la Lista Roja del patrimonio en peligro.


Aunque el tejado ha colapsado totalmente, destacan los enhiestos muros de la torre y el ábside. Algo parece indicar que la ruina no es de hace tanto.


En lo alto de lo que fuera la torre ni las cigüeñas se atreven a anidar.


Al interior la ruina por doquier.



Abside y torre aparecen vallados por seguridad.


Alberto Calderón, en su blog tristemente inactivo, nos ofrecía hace años una auténtica joya, unas fotos de la monumental iglesia aún en pié


La historia del devenir de la Iglesia de San Martín nos la ofrece Alkaest en su blog Picota y Cepo, del que me permito copiar algunos datos.



El templo de San Martín existía desde mediados del s.XII, dedicado a san Martín. Fue reformado, durante el s.XVI, para convertirlo en un gran edificio, conservando únicamente su ábside románico y algún otro elemento antiguo empotrado en la nueva construcción. Persistió como parroquial de un barrio hasta 1875, en que falleció su párroco, y la titularidad pasó al otro templo del lugar, Santa María (que es el que vimos al principio).




El mastodóntico edificio, en que se había transformado el templo románico, vivió una dorada decadencia durante ciento tres años más. A partir de los años sesenta empezó a notarse un deterioro progresivo de su estructura, y para 1974 ya se lo cita como un templo “en estado ruinoso”.


No se hizo nada, cuando las grietas aumentaron de tamaño los “responsables” se limitaron a sacar cuanto de valor había y trasladarlo a la parroquial. Luego, dejaron que el asunto cayese por su peso. Y vaya si cayó, el templo se vino bajo, en 1988.



Se hundió parte de la torre y, con ella, arrastró las bóvedas de la nave, algunos pilares, la bóveda absidal y la parte norte del ábside románico. El resto quedó en precario equilibrio, lleno de peligrosas grietas y amenazadores desplomes.



Poco queda para que se vengan abajo los últimos restos del templo. Hace unos años hubo una iniciativa vecinal para al menos consolidar lo que queda del templo, pero a la vista está que no ha dado sus frutos. Al menos se ha limpiado el monumento y los sillares sueltos han sido introducidos en un vallado a la espera de mejores tiempos. 

Los sillares e incluso alguna clave aún esperan mejor suerte

6 comentarios:

Japy dijo...

Una pena que nuestros políticos se dediquen más a discutir entre ellos que a cuidar nuestro patrimonio historico. Saludos.

El tejón dijo...

Triste y lamentable.Bien por denunciarlo.
Saludos.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Montacedo, muy buena entrada tanto por la iglesia que estan arregalndo como por las ruinas de San Martin.
Una denuncia en toda regal del estado de este templo y que esperemos que la creada asociación en el pueblo vaya restaurando poco a poco.
Veremos en que queda.

Un abrazo

Montacedo dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Alkaest dijo...

Ha pasado un año desde ésta noticia. Me gustaría saber si la cosa ha prosperado o todo sigue igual, o quizá peor.
Tal como ha evolucionado la situación económica, tengo serias dudas sobre el porvenir de esta hermosa ruina.

Salud y fraternidad.

Montacedo dijo...

En realidad han pasado más de dos años desde el artículo y algo más desde que hice la visita. Lamentablemente no puedo dar ninguna noticia más actualizada, ni positiva ni negativa.
Por cierto, aprovecho para indicarte que estoy casi seguro que han quitado el cementerio y las placas adosadas al muro en la iglesia de Santa Eufemia de Lences.

Un saludo.