martes, 26 de enero de 2010

Iglesia Románica de San Miguel de Cornezuelo

En el bien conservado pueblo de San Miguel de Cornezuelo encontramos, un tanto apartada, su parroquial. No hace falta pensar mucho para saber cual es la advocación del templo, ni que el lugar proviene de un antiguo monasterio.


El templo que ahora contemplamos es el probable heredero de dicho monasterio. Muy similar al cercano de Crespos, que comentábamos en nuestro anterior post. A su favor tiene la permanencia de una espadaña de verdadera tradición románica y en su contra la existencia de una serie de añadidos, especialmente sobre la portada, que desfiguran un tanto el conjunto.

 
Al exterior, y si obviamos su portada que dejo para más adelante, tenemos los canes de ruda pero interesante labra en la que alternan los motivos populares con los simbólicos.




Al interior se observa un mayor esmero en el trabajo artístico, en el que destaca la armoniosa configuración en forma de arquerías ciegas que ya nos es conocida.



Una explicación más detallada y académica la podéis leer en la página web del Plan de intervención del Románico Norte, del que este templo, afortunadamente, ha formado parte.
No presta mucha atención por cierto el texto al rudo tímpano que aparece en la portada, y que podéis ver en las siguientes imágenes:
 

 
Se señala que la cruz y el árbol de la vida representan la salvación mientras que el hombre atacado por un león hacen referencia a la suerte del pecador, pero la desproporción de las formas les hacen despreciar un tanto el conjunto.
 
No piensa lo mismo, sin embargo, el autor del blog  Laberinto Románico, quien establece una vinculación entre la iconografía del tímpano y la existencia de una curiosa fuente justo en la roca sobre la que se levanta el templo.
 

Así, la representación recogería las creencias ancestrales de culto a las fuezas terrestres, en este caso los manatiales; el guerrero lucharía con su fiera interior para alcanzar el árbol de la vida alimentado por esta fuente. Lo curioso es que este tímpano representa evidentes analogías con el existente en Puentedey, en donde el poder del agua es más evidente.
 
En una remomoración más cercana en el tiempo, cabe señalar que en el pueblo existe una ermita dedicada a la Virgen de las Candelas. Este templo, que curiosamente y a diferencia de la iglesia sí se encuentra en el casco urbano, es el vestigio de una celebración ancestral que ya se ha perdido, debido al reducidísimo número de habitantes que permanecen todo el año.
Así nos lo indicaron durante nuestra visita aprovechando el programa Abrimos en Verano.

Las fotos del exterior se han tomado con posterioridad a la intervención llevada a cabo en el año 2010.

4 comentarios:

Alex dijo...

Excelente articulo sobre la iglesia, yo pude visitarla aun cuando no estaba tan restaurada. Segun la gente del pueblo se habla de que el cantero de la iglesia de Crespos y San Miguel seria el mismo, teniendo San Miguel una gran tradicion de canteros hasta principios del siglo XX.Mi padre es nacido en el pueblo y puedo tambien confirmar que si se celebraba la Virgen de las Candelas tiempo atras.

Montacedo dijo...

Gracias por el comentario. No estoy seguro pero creo que la restauración que comentas consiste en unos trabajos relativamente básicos realizados por iniciativa del propio lugar, hace unos 20 años. La iglesia está pendiente de una restauración más profunda y profesional que seguro eliminará buena parte de los añadidos existentes.

Me alegro no haberme equivocado con el apunte de la virgen de las Candelas.

Alex dijo...

Es un placer leer tus articulos, sigo el blog desde hace tiempo.

Respecto de la Virgen de las Candelas decirte que se celebraba el dia 2 de febrero siempre. Segun mi padre era una gran fiesta que venia seguida de varias fiestas en la zona empezando por San Blas el 3 de febrero en Tudanca. Y existe un dicho para el dia de la Virgen que dice mas o menos asi: "Si la Virgen llora la primavera aflora y si la Virgen sonrie el invierno sigue."

Montacedo dijo...

Gracias por la información adicional. Respecto al dicho me suena de haber leído algo parecido en algún lado, pero no sé donde ni respecto a qué.