miércoles, 2 de octubre de 2019

Crespos y su iglesia románica

De los lugares mencionados por Elías Rubio en su imprescidible libro: "Los pueblos del Silencio", Crespos es uno de los que mejor ha sabido combatir los efectos de la despoblación; quizás no tanto en lo poblacional como en lo estético.


Sus antiguos vecinos y varios nuevos pobladores han sido artífices del "milagro" de que este otrora deshabitado lugar sea ahora recomendable para todos los visitantes de la zona.



Nos cuenta Elías Rubio que este pueblo en realidad nunca llegó a estar deshabitado del todo. Desde su marcha en 1973 hasta los años ochenta, un vecino aún regresaba a pasar breves temporadas al pueblo y al poco se instaló alguna familia. Esto sin duda ayudó a que la desolación no se hiciese dueña definitivamente del lugar y que la recuperación sea más fácil y más completa. La apertura hace más de veinte años de una casa rural, ha estabilizado al menos durante los próximos años la vida del pueblo.
 
Enclavado en un pequeño valle tributario del Ebro, las laderas aparecen cubiertas de prados y ricos bosques, que con el complemento de las rocas calizas forman un bello entorno. Muy cerca encontramos el espectacular desfiladero de las Palancas.








También se encuentra en muy buen estado la interesante iglesia románica, que posee una inscripción en su parte externa que la data en la primera mitad del siglo XII. Un factor que contribuye a embellecer más el lugar es el hecho de que las calles, aunque bien cuidadas, no se encuentran asfaltadas sino cubiertas por un bello manto verde.
 
Dedicamos la segunda parte del artículo precisamente a la citada iglesia, cuya coqueta planta ya resulta atrayente.


Tal vez la mayor peculiaridad del edificio sea la existencia de una inscripción fundacional en uno de sus sillares.




Es decir:
V K MAI PASCASI
V S PLANTAVIT ORTI
IN ERA TCLXXXI

Su traducción sería: " El 5 de las calendas de Mayo Pascasio plantó el huerto en la era de 1181" (fecha correspondiente al 27 de Abril de 1143 de nuestro calendario) Lo que atestigua que en ese año ya estaba construido el templo. Con esto estaríamos ante la iglesia románica de datación más antigua de la provincia. Esto no quiere decir que no haya iglesias románicas anteriores (San Pedro de Tejada, por ejemplo, de la que este templo recibe influencias, es probablemente bastante anterior), pero de las mismas no existen indicios directos de fechas de edificación.
Los canecillos de la cabecera son de ruda labra, decorados con animales, arpías, barril, exhibicionista masculino... etc.





Una sencilla portada nos conduce al interior.


En el mismo se observa la sucesión de arquillos ciegos, tan característico del románico de la zona.


Entre los motivos, se repite con frecuencia el de la mujer cuyos pechos son mordidos por una serpiente, así como la de aves con sus alas abiertas. La labra es bastante ruda, pero al cantero no le falta valentía.








Sobre este templo se creo cierta polémica hace algunos años cuando el proceso restaurador quiso eliminar demasiados elementos arquitectónicos adosados, lo que condujo a un peligro de colapso y a la necesidad de una segunda restauración.


Gracias a la colaboración de los propietarios de la cercana casa rural y de los vecinos, la iglesia suele incluirse en los programas de apertura de templos en Semana Santa y Verano.

4 comentarios:

José Antonio Moreno dijo...

Hola Monteacedo: La iglesia de Crespos es una maravilla del rómanico, debido a su sencillez, y ahí es donde reside su encanto.
La repetida escena sobre todo en canecillos y capiteles de la serpiente mordiendo los pechos a la mujer , creo que no te descubriré nada nuevo que en el románico se quiere representar con esta escena a la lujuria. Un saludo

luis maria dijo...

Estoy ahora mismo 14 de julio delante de la iglesia cisterciense de Crespos.Estoy palmo a palmo mirandola, y me revuelve el poco respeto que alguna autoridad del pueblo trata a esta joya, como " a ver si se cae ese monton de piedras ya" . Ese es el espiritu de los ediles a este respecto. Estas pequeñas iglesias, como la joya de la iglesia romanica de san Salvador de Cantamuda, son los tesoros vivientes de hace mil años, libros abiertos del pasado. Creo que esta el Arquitecto Peridis interesandose por el tema, pero hay que dar gracias a los vecinos por su aporte economico, que como siempre son los paganos de felonias de los administradores publicosm.

MiraBurgos dijo...

Hola Javier
Visite Crespos GRACIAS a TI, leí hace tiempo un post tuyo y me lo guarde en la memoria, así que lo primero gracias.

Respecto al pueblo, coincido en TODO lo que dices, es un ejemplo de la REPOBLACION, un fenómeno que empezó aquí, en toda la provincia y en sus alrededores Munilla y Población de Arreba en lo 90.....después que en los 80 lo que estuviese de moda fuese el exodo y el AMONTONAMIENTO humano.

La IGLESIA es una JOYA....preciosa con su cementerio adosado.....y existe la posibilidad de, con tiempo y ganas ENCONTRAR tumbas antropomorfas y también visitar fortines de la Guerra Civil....

Montacedo dijo...

Muchas gracias por tus palabras.