jueves, 21 de julio de 2016

El barrio de Vilga en Arija

El pueblo de Arija se divide en dos agrupaciones urbanas; el barrio antiguo o pueblo principal por una parte, que responde a las características típicas de los pueblos de la zona, y el barrio de Vilga.



En las primeras imágenes; tomas de algunas casas y calles del barrio de Vilga. Las primeras tienen un aire colonial. En las segundas los tilos tienen un papel predominante.

Deriva esta denominación del antiguo río que, partiendo desde la parte burgalesa del actual pantano, formaba el suave valle ahora sumergido bajo las aguas. Se trataba (y se trata) de una zona pantanosa rica en áridos, explotados ya desde siglos, e incluso desde principios del siglo XIX la existencia de yacimientos de carbón cercanos habían permitido la creación de una incipiente industria vidriera. 



La construcción del trazado del ferrocarril de La Robla dio el impulso definitivo para la constitución, en 1906, del complejo fabril de Cristalería Española; la primera fábrica en España de luna pulida. Se trataba de la entrada de la centenaria empresa Saint-Gobain en el mercado español.


Iglesia funcional
Edificios de la antigua fábrica
Estación de FEVE; ubicada a escasos metros de la fábrica
La fábrica de Arija llegó a emplear a más de 1000 obreros, por lo que fue necesario la creación de un poblado de nueva planta. Como en otras ocasiones, se diferenciaron dos zonas claramente delimitadas; una arbolada y de mayor calidad arquitectónica destinada a los altos cargos, y otra de viviendas unifamiliares siguiendo los modelos de las llamadas “casas baratas”.
 
Monumento en recuerdo a Arsenio Brachotte, primer gerente de la fábrica y muerto en Arija en 1921. Fue esculpido por Victorio Macho, el autor, entre otras obras, del cristo del Otero de Palencia.
 
A estas se unieron la capilla, la casa de correos, la plaza, el cuartel de la Guardia Civil, la escuela y otros edificios. La construcción del embalse del Ebro, inaugurado en 1952, fue la disculpa para el cierre de la fábrica en 1953 y su traslado a Avilés. 

 
Antiguas escuelas; hoy en abandono
Quedó en Arija la parte dedicada a la explotación de áridos, en forma de la empresa Arenas de Arija S.A. En el año 1988 pasó a ser accionista mayoritaria la multinacional Sibelco.


Las arenas de Arija también han permitido la existencia de playas naturales, convirtiendo al embalse en un lugar muy adecuado para el baño y los deportes acuáticos.