miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ruta de senderismo: el pico Águila

El pico Águila, con sus 1380 metros, es el punto más alto de la parte oriental de las peñas de Cervera y desde el mismo se disfrutan de amplias vistas. Ascenderemos al mismo por una interesante ruta entre extensos bosques de sabinas y sorprendentes y poco conocidos desfiladeros. Además cuenta con el valor adicional de partir desde una de las joyas de nuestro patrimonio, Santo Domingo de Silos.

Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Regular
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 4 horas y media (14 kilómetros)
 
 


Situación

Para llegar hasta Santo Domingo de Silos desde Burgos lo mejor es tomar consecutivamente la A-1 y la N-234 en dirección a Soria. A la altura de Cuevas de San Clemente giramos hacia la carretera que se dirige a Mecerreyes y a Covarrubias. Atravesamos este pueblo, cruzamos el Arlanza y tras pasar un pequeño portillo llegamos a Santo Domingo de Silos. Dependiendo de la época y la hora puede que lo mejor sea dejar el coche en el aparcamiento de la entrada.

Puntos de interés

Pueblo de Santo Domingo de Silos (visita al monasterio opcional). Desfiladero de río de Peñacoba. Cascada del Picacho, bosques de Sabinas. Tenadas del Cerrito. Vistas desde Pico Águila, Desfiladero del Mataviejas.

Descripción de la ruta

Si decidimos dejar el coche en el aparcamiento, hemos de empezar la ruta avanzando hasta la entrada de visitantes del monasterio, junto a la Fuente Grande. La dejamos al lado pasando junto al lavadero y bajo el arco de la antigua muralla. Inmediatamente cruzamos el río Mataviejas y giramos a la izquierda siguiendo la única calle existente.

Pronto acaba el asfalto y llegamos a una especie de parque. Podemos bordear el mismo por la derecha o cruzarlo en diagonal.Terminado el parque sigue una vereda muy bien definida que termina girando hacia la derecha embocando hacia un pequeño desfiladero que en invierno lleva agua relativamente abundante. En estos primeros metros observamos algunas mesas. Desde aquí las sabinas son omnipresentes.

Pronto llegamos a un punto muy estrecho, que recuerda lejanamente al desfiladero de las Palancas. Con agua es muy complicado continuar por el mismo, así que nos vemos obligados a remontar por una pedrera que se encuentra en la ladera de la izquierda. Con bastante esfuerzo vamos ganando metros. Podemos aprovechar los descansos para observar la parte final del desfiladero con Silos al fondo. Poco después también podremos asomarnos hacia la otra parte del desfiladero.

Hemos de subir bastante (hasta la cota 1100 metros) para poder continuar paralelos a la hoz. La trocha aparece y desaparece, con lo que no podremos fiarnos mucho de ella. Desde aquí tenemos dos opciones: continuar sin perder altura o bajar hasta el cauce del río buscando un pequeño pero bonito salto de agua conocido como cascada del Picacho. Tras decidirnos por esta segunda opción volvemos a ascender buscando una canal perpendicular al desfiladero principal. No bajaremos al fondo de la misma, sino que caminaremos paralelos a este vallejo, dejándolo a nuestra derecha. Frente a nosotros aparece ya el macizo de Peña Águila.

Tomando estas cumbres como referencia, caminamos directamente hacia las mismas ganando altura con suavidad, por un sendero que muchas veces se difumina.  Justo en el punto en donde termina el vallejo se abre una explanada en donde se ubican las tenadas del Cerrito. Al final de las mismas (un poco hacia la derecha) encontramos un camino bien definido que tomamos durante unos instantes.

Pronto observamos el pueblo de Peñacoba. Bajamos un poco por el camino hasta localizar una marcada canal que asciende hacia lo alto del monte. Identificamos un sendero que sale del camino y remonta paralelo a esta canal. Volvemos a ascender sin demasiado esfuerzo mientras el sendero se integra en la canal hasta su final, en la cota 1300.

Llegamos a una especie de meseta inclinada. A la derecha tenemos la línea de cumbres, que caen de forma brusca hacia el sur, mientras que hacia la derecha tenemos una especie de mar de Sabinas, cerrado por el perfil de Peña Carazo. A partir de aquí intentaremos seguir los senderos que siguen paralelos al cordal, pero sin acercarse al mismo, y sin variar prácticamente de altitud.

Con mucha frecuencia el camino desaparece, aunque el avance no es demasiado difícil por un suelo cubierto de gayuba. Tras más de un kilómetro vemos que existe un pequeño collado entre el primer bloque de cumbres y el segundo, en donde ya se encuentra el pico Águila. Bajamos un poco hacia el collado y afrontamos la subida final hacia la cima, con cuidado de no irnos demasiado hacia la derecha.

Por una zona bastante pedregosa por donde se avanza con dificultad por fin llegamos al punto más alto, marcado con vértice geodésico. Desde este punto las vistas son muy amplias, hacia el sureste comienza la tierra de pinares, con el pueblo de Mamolar justo bajo nosotros (llama la atención la abundancia de robustos ejemplares de roble). Hacia sur se extiende la amplia meseta cerrada por el Sistema Central, hacia el oeste el resto de la sierra de Cervera y hacia el norte y noreste los extensos sabinares, Peña Carazo y buena parte de las cumbres de la Demanda, Neila y Urbión.

Tras el merecido descanso bajamos de la cumbre en dirección noreste, orientados hacia el punto en donde está ubicada la sierra de Neila. Tras avanzar unos 500 metros localizamos unas marcadas rodadas que siguen nuestra dirección, alejándose de forma decidida de la cumbre. Seguimos este camino que baja rápidamente hacia el cauce del río Mataviejas. Pasados unos dos kilómetros intuimos que el descenso se está acabando pues el camino se encajona por una pequeña garganta. Pronto llegamos a la carretera Hacinas- Santo Domingo de Silos, la cual seguimos hacia la izquierda.

Nos hemos incorporado al desfiladero del Mataviejas, del cual hemos de recorrer unos cuatro kilómetros. El hecho de andar por carretera sólo afea en parte la belleza de esta garganta, con gran variedad de cantiles rocosos y formas geológicas. Afortunadamente en general el tráfico no es demasiado intenso, aunque deberemos guardar las debidas precauciones. A medio camino más o menos observamos unas bellas surgencias en el lado derecho de la carretera, que manan de la misma roca a modo de caños en época invernal.

Tras disfrutar de las bellezas del desfiladero el mismo termina a la entrada del pueblo de Santo Domingo de Silos. Seguimos la variante del lado izquierdo que nos encamina hacia el centro urbano, que ya se intuye por el inconfundible perfil de la abadía cisterciense.

Comentarios

Recorrido un tanto complejo por los repechos y la falta de un sendero claro, no es especialmente adecuado de realizar (aunque no imposible) si no se dispone de GPS con el track o cartografía de la zona. En todo caso la segunda mitad del trazado no tiene ninguna dificultad y es todo descenso. Esta ruta es mucho más interesante en invierno o tras lluvias prolongadas, para que el agua se muestre en su esplendor. Al Pico Águila se puede subir también desde Mamolar y Peñacoba.

Esta ruta es una buena oportunidad para conocer el pueblo de Santo Domingo de Silos, visitar su monasterio o conocer las curiosas historias de sus árboles singulares.
 
Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track del recorrido para GPS (pulsa en el círculo verde para más información).


 

Vídeo con fotos del recorrido
  

1 comentario:

Angel bur dijo...

Otra alternativa para ascender al pico del Águila es partiendo del pueblo de Carazo. Desde él se sube por un empinado camino con magníficas vistas sobre la Peña Carazo hasta el llamado Cuerno de Gete, un espigón rocoso asomado sobre Gete y Pinilla. Desde aquí, hay que atravesar el llamado Monte del Enebral, un enorme bosque de sabinas. La vuelta a Carazo es también muy atractiva si bajamos a la carretera pasando antes por un escondido desfiladero rocoso que sorprenderá. Próximamente publicaré este recorrido en mi blog sendasdeburgos. Un saludo