miércoles, 12 de noviembre de 2014

Ruta de senderismo: la Sierra de Árcena

Publico hoy la última de mis entradas de este año dedicadas a rutas otoñales. Creo que no os defraudará.

El apartado y semidesconocido municipio de Jurisdicción de San Zadornil presenta unos valores naturales variados y en ocasiones sorprendentes; fruto de su orografía y su situación geográfica. En la larga ruta de hoy recorreremos buena parte de las ladera de la Sierra de Árcena burgalesa, descubriendo sus paisajes y sus bosques, en un recorrido que, si se realiza en otoño, puede catalogarse como uno de las más desconocidos e interesantes del panorama provincial. 

 Dificultad: Alta. Si se evita el ascenso al Revillallanos la dureza baja sensiblemente, pasando a ser media-alta.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Buena, salvo en el tramo de ascenso al Revillallanos
Belleza: Muy Alta.
Tiempo y distancia: 6 horas y 19 kilómetros (incluyendo el ascenso al Revillallanos)





Situación


Saldremos de Burgos en dirección Miranda de Ebro por la N-I. Pasado el desfiladero de Pancorbo tomamos la carretera que se dirige a Puentelarrá y el Puerto de Orduña. Atravesado el pueblo alavés de Espejo encontramos el cruce que hacia la izquierda conduce al parque Natural de Valderejo y San Zadornil. Al llegar a San Millán de San Zadornil tomamos el cruce hacia la izquierda que conduce a San Zadornil.

Puntos de Interés


Pueblos de San Zadornil y Villafría. Bosques de hayas, castaños, pinos y otras especies. Pico Revillallanos y vistas desde la cima.

Descripción de la Ruta


Una vez aparcado el coche (estamos a 650 metros de altitud) empezamos a andar ascendiendo por la carretera que continúa hacia Villafría de San Zadornil. Tras unos cientos de metros, y nada más superar un paso canadiense, encontramos a nuestra izquierda una pista que hemos de tomar. En su inicio se encuentra uno panel indicativo relacionado rodal de castaños centenarios que nos vamos a encontrar.

Como consecuencia de su promoción para uso maderero y el abandono de la actividad ganadera, la superficie de la Jurisdicción de San Zadornil aparece cubierta de un manto casi continuo de pinar. Sin embargo, en las zonas donde las circunstancias lo favorecen (bordes de arroyos, zonas de Umbría y partes más altas), los robles, las hayas y otras especies autóctonas consiguen competir e incluso arrinconar al omnipresente pino. El caso más sorprendente es este bosquete de extraordinarios castaños que estamos a punto de contemplar, sobre cuya originalidad ya reflexionamos en un artículo específico.

Al cabo de los primeros pasos ya vemos como hay muchas especies en este bosque, entre las que aparecen los primeros castaños. Gracias a un puente superamos el arroyo que baja desde Villafría y justo a continuación seguimos hacia la derecha en un marcado cruce. Apreciamos como estamos caminando simultáneamente por un sendero PR (pintura amarilla y blanca) y por un sendero GR (pintura amarilla y roja). Al poco empezamos a ver los primeros vetustos ejemplares de castaño, sobre todo por encima de nosotros, pero también al borde del camino. No estamos a medir ejemplar por ejemplar, pero así a ojo parece que muchos rondan los 5 metros de perímetro.

Nuestra marcha se ralentiza contemplando cada uno de estos seres vivos. Finalmente los dejamos atrás y el pinar vuelve a ser protagonista, si bien al estar junto al arroyo abundan otros árboles, sobre todo hayas. Vamos ascendiendo paralelos al arroyo y a la carretera, que por momentos se intuye muy cercana (la circulación es por lo general casi nula).

Sin mayores novedades y disfrutando del bosque vamos ganando poco a poco altitud y avanzando con facilidad. Cerca del kilómetro tercero (770 m) alcanzamos una pista más marcada. Nosotros la ignoramos para seguir de frente, cruzándola, por un camino menos marcado.

Empezamos ahora un tramo con mayor pendiente en el que las hayas van ganando terreno. 700 metros más adelante llegamos a un cruce en donde hemos de girar a la izquierda. Al poco, llegando a una zona más abierta, parece que el camino se difumina, pero mirando hacia la derecha localizamos una pista mucho más ancha que seguimos hacia la derecha. Desde este punto seguimos sólo las indicaciones del sendero GR, pues el PR gira hacia la izquierda.

Los pinos vuelven a ganar terreno mientras el ascenso se suaviza. Estamos a unos 900 metros y no habrá mucha variación durante los próximos kilómetros. Estamos bordeando una loma mientras que a la derecha observamos los paisajes cubiertos de pinos, con el llamativo espinazo de Peña Carria en plan protagonista. A continuación vemos ya una parte de la crestería en la que culmina la sierra de Árcena y las casas de Villafría de San Zadornil.

El camino termina junto a la carretera, a tan sólo unos metros del citado pueblo. Entramos en este núcleo, apenas compuesto por unas pocas casas y llegamos a un área recreativa y un aparcamiento. Estamos a unos 900 metros y hemos recorrido algo más de cinco kilómetros.

Entramos en la segunda fase de la ruta de hoy. Justo al inicio de la campa se encuentra un lavadero. Rozamos el mismo y empezamos a subir por la pradera, pegados a una valla de piedra. Al poco llegamos a un paso preparado para que lo superen las personas pero no el ganado. Al otro lado empieza un sendero que ataca directamente la fuerte pendiente hacia la sierra de Árcena (con cierta ligera tendencia hacia la izquierda). Nos orientamos por las señales de pintura blanca y verde (Sendero Local, SL), aunque lamentablemente las mismas no son muy abundantes.

Aunque la vereda es un tanto difusa, en principio no tendremos problema para alcanzar un depósito. A partir del mismo seguimos ascendiendo siguiendo la misma dirección prestando atención al sendero más claro. Si lo conseguimos acabaremos junto a una valla ganadera justo a la altura de una portilla para superar la misma. No haremos esto último, sino que la bordeamos por la derecha para continuar ascendiendo.

Finalmente alcanzamos un camino más ancho; estamos a 1050 metros de altitud. Vemos que el sendero local gira hacia la derecha, mientras que nosotros tenemos dos opciones: Afrontar el exigente pero interesante ascenso final a la sierra, o eliminar este reto del recorrido y continuar directamente por el camino hacia la izquierda simplificando la ruta. La primera opción nos lleva a identificar el nacimiento de un sendero prácticamente desde el mismo punto en el que nos encontramos, justo enfrente, en un hueco entre la vegetación. La orientación a partir de este punto exige concentración e intuición, basándose en hitos montañeros y manchas de spray de color naranja.

En un primer tramo el sendero tiene cierta tendencia hacia la derecha, discurriendo por un pinar con muchos claros. Luego entramos en una zona con un cerrado aunque afortunadamente corto macizo de espinosos endrinos que nos cuesta superar; para llegar a un pequeño llano a la entrada del hayedo. Una vez en el hayedo el sendero gira hacia la izquierda pasando junto a unos grandes ejemplares de haya mientras la pendiente se va haciendo más y más acusada obligándonos a frecuentes descansos.

Hacia la cota 1150 el sendero vuelve a ir un poco hacia la derecha y al poco sale del hayedo. Unos metros más adelante gira hacia izquierda y sigue escalando aprovechando los cortos y resbaladizos escalones por arbustos, piedra, tierra y hierba. Finalmente la agonía termina al llegar al cordal de la sierra (1260 metros), cubierto por espeso boj.

Mientras recuperamos el aliento vamos comprobando el acusado contraste que ejerce esta sierra, que curiosamente es el nexo de unión entre San Zadornil y el resto de la provincia. Al norte vemos el ondulado paisaje cubierto de bosques, especialmente pinar, más a lo lejos las diversas sierras del noreste burgalés y el occidente vasco. Al sur el paisaje es completamente diferente. Ante nosotros tenemos la planicie de Tobalina, ocupada en su mayoría por campos de cultivo y cerrada por los montes Obarenes con su techo, el Humión, claramente identificable.

Por lo que se refiere a la sierra, hacia el oeste parece ir perdiendo fuerza y carácter, mientras que hacia el Este los farallones son más marcados y cobijan bajo los mismos espesos hayedos que luego visitaremos. El pico más alto de la sierra, el Cueto, se encuentra en esta zona; monte este que visitamos hace no mucho.

Una vez aquí el objetivo es poner el broche final a la ascensión llegando hasta el Revillallanos, del que nos separan unos 300 metros en esta dirección este.  Llegamos a la cumbre (1281 metros), marcada con vértice geodésico y buzón montañero, sin mayores novedades que el boj que ralentiza nuestros pasos. Desde aquí tenemos unas perspectivas más claras de lo comentado anteriormente. Bajo nosotros y en primer plano tenemos la gran “selva” de San Zadornil, que visto en un mapa se configura como un gran vértice que penetra en Álava.

Volvemos sobre nuestros pasos prestando atención al punto en donde se inicia el descenso (hay un hito más grande de lo habitual) y empezamos a bajar con especial cuidado, sobre todo en el primer tramo y sobre todo si el suelo está húmedo. Cuando alcanzamos el camino donde estuvimos hace ya un buen rato experimentamos alivio pues ya ha terminado la parte más montañera de la ruta.

Desde aquí avanzaremos hacia el este durante casi cuatro kilómetros por un camino bien marcado y sin apenas desnivel. Al principio abundan los pinos pero pronto aparece un precioso y alargado hayedo que nos ofrece muchísimas estampas preciosas. Por momentos podemos ver los farallones rocosos de la parte superior o las boscosas laderas que quedan por debajo de nosotros. Una maravilla en que la única pega es el hecho de que abunden los tramos un tanto embarrados que se superan sin mayores complicaciones.

Cuando llevamos unos 2 kilómetros en este tramo llegamos a un cruce en el que seguimos hacia la derecha, si perder altitud. Con ello nos hemos vuelto a incorporar al sendero PR que abandonamos antes de llegar a Villafría, aunque el paisaje sigue siendo igualmente estupendo.

Lo bueno empieza a acabarse cuando llegamos a una pista en mucho mejor estado que tomamos hacia la izquierda empezando a descender (Si siguiéramos de frente pronto llegaríamos al límite provincial) Al principio las hayas siguen dominando pero pronto vuelve a aparecer el pinar. No obstante lo más llamativo en este tramo es la abundancia de pequeños tejos (hay algunos que tienen ya un porte razonable). El descenso es largo y sin pendientes acusadas, adaptándose a un vallejo. Trazamos un par de revueltas mientras que hacia la izquierda observamos la preciosa sierra entre los huecos del pinar.

Cuando llevamos más de 3 kilómetros de descenso y el pinar lo domina todo llegamos a un marcado cruce. Nosotros tomamos la opción que queda más hacia la derecha mediante un fuerte giro; estamos a 800 metros. Aún nos queda un tramo de pinar, pero no mucho después empezamos a comprobar en la ladera de enfrente una abundancia de tonos ocres: se trata del castañar que rozamos al inicio de la jornada.

Antes de llegar a este punto hemos de pasar la zona en que el camino alcanza un nuevo vallejo. Desde aquí la pista gira y la vegetación vuelve a mostrarse en todo su esplendor. No resulta complicado ver entremezcladas ramas de haya, roble y castaño, pero al cabo estos últimos empiezan a dominar.

Poco a poco empezamos a ver de nuevo ejemplares centenarios para los cuales se nos acaban los adjetivos. Llama la atención poderosamente un ejemplar que localizamos junto a una unión de pistas. Un cálculo aproximado me da más de siete metros de perímetro (lamentablemente sus oquedades pueden ser su ruina, pues se aprecian restos de fuego junto al mismo).

Tras unos centenares de metros llegamos al final del castañar. La pista gira hacia la izquierda y enseguida vemos un cartel que indica que el sendero PR sale del camino para tomar un sendero por la derecha. Aceptamos la sugerencia y en unos metros alcanzamos un antiguo camino que acompaña al arroyo de Villafría. Enseguida aparece ante nosotros el perfil de San Zadornil, pero aún nos queda una última sorpresa: junto al sendero se encuentran dos centenarios molinos en perfecto estado. Tras acercarnos a los mismos damos por concluida la ruta entre las pequeñas y centenarias callejas del pueblo.

Comentarios


Ruta larga; que se hace dura por el ascenso final al Revillallanos. En caso contrario es mucho más llevadera, aunque apenas se recorte un par de kilómetros. Se ha planificado combinando los sendero PRC-BU-98 y SLC-BU-110, con algunos tramos de enlace de cosecha propia. Estos senderos se incluyen dentro de la red de senderos del Parque Natural de Montes Obarenes- San Zadornil. En concreto, el sendero PRC-BU-98 incluye buena parte de los elementos de interés del recorrido (salvo el acceso a Villafría y al Revillallanos), implicando sólo 13 kilómetros de recorrido y 511 metros de desnivel acumulado.
 
Otra alternativa, quizá mas frecuentada, es empezar desde Villafría y explorar la parte más occidental de la sierra, hasta la zona del desfiladero del Purón. Esta opción aparece descrita de manera precaria en un artículo más antiguo de este blog.

Al final del recorrido es preciso reservar un rato para disfrutar de los elementos de interés que nos reserva el pueblo de San Zadornil y que os comento más en profundidad en este otro artículo. En el cercano pueblo de San Millán de san Zadornil hay un asador con una relación calidad-precio aceptable; el asador Árcena.
 
Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track del recorrido para GPS (pulsa en el círculo verde para más información)

 
Vídeo con imágenes del recorrido
 
 

1 comentario:

Gudín dijo...

Muy interesante el post...
Como curiosidad, decir, que la cima de Revillallanos hasta no hace muchos años, era considerada cima alavesa y burgalesa. Con la última actualización del catálogo de cimas, ha pasado a ser cima enteramente burgalesa.
1 saludo.