miércoles, 25 de junio de 2014

Sendero GR85 etapa 9: Soncillo - Puentedey



Esta última etapa del GR85 es casi un paseo en el que dos elementos copan el protagonismo: el importante hayedo y valioso hayedo de las Pisas y los evocadores rastros del abandonado ferrocarril Santander-Mediterráneo. El punto final lo marca uno de los emplazamientos de mayor personalidad de la península: el pueblo y el arco pétreo de Puentedey.

Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 2 horas y media (11 kilómetros). Si nos acercamos hasta las Pisas podemos calcular unos 15 minutos y medio kilómetro adicionales.



Elementos de interés

Hayedo y cascada de las Pisas. Caja y puentes del ferrocarril. Puentedey.

Descripción de la etapa

Desde el Ayuntamiento del Valle de Valdebezana tomamos el carreteril que se dirige hacia San Cibrián y Villabáscones. A la altura de los últimas casas del pueblo buscamos un último camino que nace en el lado izquierdo. Avanzamos por detrás de las citadas casas por un sendero bastante difuso que termina en camino bastante evidente. Pronto este camino enfila hacia un pequeño desfiladero que forma el Arroyo de la Gándara (el mismo que crea la cascada de las Pisas unos cientos de metros más adelante).

Los siguientes minutos trascurren por este pequeño barranco hasta que finalmente el camino vuelve a ascender por el lado derecho. Llegados a una bifurcación seguimos por la derecha y pronto llegamos a las primeras casas de San Cibrián. Ya sobre cemento, en un primer cruce seguimos recto y en un segundo cruce hacia la derecha. Así desembocamos en la carretera siguiendo en la misma dirección. Caminamos unos minutos por esta carreterita hasta que observamos la señalización del sendero por el lado izquierdo.

Inmediatamente aparece una nueva bifurcación en la que seguimos por la derecha. Tras un tramo recto este sendero gira bruscamente hacia la izquierda y se dirige directamente hacia el hayedo de las Pisas. Las primeras hayas aparecen de manera repentina mientras el sendero desciende decididamente por el bosque. Pronto llegamos a un marcado cruce. Hacia la izquierda tenemos a unos 700 metros la cascada de Las Pisas (sólo activa en periodos de deshielos o fuertes lluvias) aunque el recorrido como tal sigue por la derecha. En todo caso, si no decidimos por acercarnos a la cascada luego podremos enlazar con el sendero principal siguiendo el curso de agua.

Si optamos por seguir el sendero “oficial” afrontamos un suave descenso por el maravilloso sendero entre las hayas. El descenso termina cuando se nos une por nuestra izquierda el otro ramal que viene desde el arroyo y la cascada. El camino continua algunos centenares de metros más por el hayedo. En una curva pasa junto a una cascada que tampoco lleva agua más que en épocas de deshielo. Al poco llegamos a las primeras casas de Villabáscones.

Una vez en este minúsculo pueblo descendemos por la calle que nace desde la iglesia (conserva algunos rastros románicos). El hayedo continúa a partir del pueblo, siguiendo inicialmente un fuerte descenso por un marcado camino. Superado un puente sobre el arroyo Saúl, (otro nombre que recibe el arroyo de la Gándara) el descenso se suaviza considerablemente y el arbolado se aclara desapareciendo poco a poco las hayas.

Tras un tramo algo alejados del arroyo volvemos a acercarnos al mismo hasta las proximidades del pueblo de Quintanabaldo. Lo primero que nos llama la atención del mismo es un gran viaducto por el que transitaba el malogrado ferrocarril Santander-Mediterráneo, cuyo trazado será protagonista de la última parte del GR-85.

Al otro lado del viaducto encontramos la carretera Villarcayo-Santelices. Tomamos la misma hacia la derecha durante unos cien metros hasta encontrar la continuación del sendero al otro lado de la carretera. Con ello en realidad hemos entrado en el antiguo trazado del ferrocarril citado.

Nos quedan unos cuatro kilómetros de trazado prácticamente recto hasta Puentedey. Estamos en el cerrado valle del Nela medio, si bien la vegetación que discurre paralela al sendero, que por momentos se cierra bastante, no nos deja ver mucho. En otros tramos, por el contrario, se hace incómodo avanzar debido a la piedra suelta de la antigua caja del ferrocarril.

Lo más llamativo en todo caso son los puentes que hemos de superar, que pondrán a prueba a las personas que sufran de vértigo, más aún si tenemos en cuenta que la vía dejó de usarse hace casi 30 años. Afortunadamente se puede apreciar la gran calidad constructiva de esta gran obra de ingeniería que para disgusto de muchos ha acabado de esta manera.

Pasado el tercer puente, con fondo de grava, entramos en una zona más encajonada y pronto llegamos a ver la peña sobre la que se levanta el pueblo de Puentedey. Pasamos bajo el mismo siguiendo un túnel (como los puentes resiste de manera ejemplar el paso del tiempo). En este caso la luz al final del túnel representa el final del tramo y del sendero de largo recorrido GR-85.

Meditamos sobre todo esto mientras recorremos este original pueblo colgado de un enorme puente natural sobre el Nela, una de las estampas más conocidas de nuestra provincia. En este artículo podéis saber algo más sobre este lugar.

Comentarios acerca de esta etapa

Todo el tramo que remonta el arroyo Saúl o Gándara, incluyendo el bosque y cascada de Las Pisas fue recorrido en otoño de 2012 en una ruta independiente que os sugiero consultar aquí. Algunas fotos han sido incorporadas al vídeo. El resto de la etapa fue recorrido en 2013.

El recorrido está bien señalizado. Se hace incómodo andar por la piedra suelta de la base del antiguo ferrocarril y hay algunas zonas algo encharcadas. También habrá que ver como resisten los puentes el paso del tiempo. Por cierto, podéis leer este otro artículo sobre esta línea férrea.
 
Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track del recorrido (pulsa en el círculo verde para más información)


Vídeo con imágenes del recorrido.


3 comentarios:

Miquel dijo...

Recuerdo Puentedey..hace muchos años, pero lo recuerdo

Miquel dijo...

Como verá, le he puesto en Totbarcelona, a la derecha, por si alguna persona amante de esta península, y para sus vacaciones (eso el que tenga trabajo), desea saber de trayectos por esas tierras que son maravillosas.
Salut

Montacedo dijo...

Muchas gracias. Para disfrutar en plenitud esta tierra además del afán turístico les vendrá bien poseer una sensibilidad especial para entender el carácter castellano; sensibilidad que destila tu blog, el cual he consultado en varias ocasiones y que me parece de gran valor pese a que mis caminos vayan muy alejados por el momento de su temática.

Un saludo.