lunes, 17 de marzo de 2014

Sedano

Sedano es uno de esos pueblos de Burgos en los que resulta evidente que han sido mucho más importantes en el pasado que en la actualidad. Desde la Edad Media heredó de Siero el papel de cabeza comarcal; primero como capital de la conocida como "Honor" de Sedano, luego como eje de un partido judicial y actualmente como sede municipal del Valle de Sedano, un ayuntamiento extenso y plagado de bellísimos pueblos, pero muy afectados por la despoblación.
 
Y si todos los pueblos de la zona muestran sus señas hidalgas y señoriales, Sedano no es una excepción. Durante los s XVI y XVII un gran número de nobles residían en la villa de Sedano. Las casas señoriales mejor conservadas y que se conservan en su mayoría en el entorno de la plaza Mayor, pertenecieron a la familia Bustillo, Guevara, Arrieta y Huidobro.
 



Las numerosas muestras de arquitectura noble se intercalan en un bello conjunto de construcciones caracterizadas por la habitual sencillez y funcionalidad de lo popular. Las edificaciones están construidas con piedra caliza de buena calidad y gran resistencia procedentes de los páramos y en la planta superior las pétreas y cerradas fachadas se abren en grandes miradores que ocupan todo el frente y permitían secar los productos del granero.





 
Entre estos edificios el más interesante es la mansión de los Arce-Bustillo, que consta de torre y palacio y cuya edificación se remonta a principios del siglo XVI, aunque con importantes modificaciones posteriores.

 
En la genealogía de esta saga llama la atención la historia de  José Ramón Bustillo, capitán de infantería en la guerra de la Independencia. Éste, nacido en esta casa de en Sedano, estaba prometido con una señora extraordinariamente hermosa y estando para contraer matrimonio con don José, sufrió una infección variolosa, que la deformó el rostro, destruyéndola los párpados. En este estado acudió a su prometido, indicándole que había motivo suficiente para no concertarse la boda, mas don José contestó que la aceptaba tal y como se encontraba.
 
No habían transcurrido dos meses, cuando una bala enemiga atravesó al oficial las dos órbitas oculares, dejándole ciego, y creyendo también él que este accidente era más que suficiente para que no se verificase el matrimonio, se lo comunicó así a su prometida y obtuvo la misma contestación que él la diera dos meses antes, es decir: aceptándole por esposo, aun estando ciego, y entonces se concertó el matrimonio. 

 
También perteneció en su día a los Bustillo el molino harinero que se encuentra en el centro del pueblo. Hoy está integrado en un establecimiento hostelero y en su interior aún se puede ver la maquinaria en funcionamiento.

 
En un antiguo castro que domina totalmente la localidad se encuentra la iglesia parroquial, en la que lo que más destaca es una bella portada renacentista a la que acompaña un moral.

 
Muy cerca del templo encontramos los restos de una necrópolis altomedieval.


Para saber más sobre Sedano y su municipio podemos informarnos en el Centro de Interpretación del valle de Sedano; en el cual también hay una sección independiente dedicada a su visitante más ilustre, Miguel Delibes, que pasaba largas temporadas en el pueblo.

 
Junto a este centro existe una residencia dependiente de la Universidad de Burgos desde la que se organizan diferentes actividades por la zona; aquí os dejo un enlace a su página web.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy curiosa la anécdota de la familia Bustillo. También es digna de admirar la cascada del barrio de Lagos, que en esta época del año destaca por la cantidad de agua que cae.

pachinga dijo...

Como se nota tu ascendencia "Arce".

Julio Ruiz Faulín dijo...

Me ha encantado,

Montacedo dijo...

Muchas gracias