miércoles, 5 de marzo de 2014

El ferrocarril Santander Mediterráneo

El tema del ferrocarril Santander-Mediterráneo (en adelante S-M), incluso limitándonos al tramo que atraviesa la provincia de Burgos, da para mucho y además hay gente que lo conoce mucho más en profundidad que yo, así que en este artículo daré más bien unas cuantas pinceladas e indicaré algunos puntos para obtener información adicional. Por otro lado a lo largo del blog encontraréis unos cuantos artículos en los que se hace referencia de una u otra manera a este trazado.
 
Mensaje en las proximidades del túnel de la Engaña

El S-M fue un proyecto de ferrocarril que nació a principios del siglo XX, con el propósito de unir los puertos marítimos de Santander y Valencia por tren, y para dar una rápida salida marítima a las mercancías procedentes de las provincias interiores por las que se pretendió que circulase. Éste se habría encargado de transportarla hasta Valencia en pocas horas, a diferencia de la semana que empleaba un barco mercante en cubrir la navegación alrededor de la costa de la Península Ibérica.
 
Trazado aproximado del S-M en la provincia de Burgos
 

En su tramo burgalés, el trazado aprobado atravesaba gran parte de la provincia, con una longitud total cercana a los 200 kilómetros. La mayor parte del mismo (hasta la estación norteña de Cidad de Valdeporres) se construyó en un tiempo record de siete años (1924-1930) bajo el control de ingenieros ingleses. Es opinión contrastada la buena calidad de la estructura, hecho que podemos ver incluso ahora mismo, con túneles que se conservan perfectamente y puentes en los que no falta ni un solo tornillo y ni siquiera aparece la herrumbre, pese a su prolongado abandono. Los edificios de servicio y control también tenían su interés, aunque la mayor parte de ellos se encuentren actualmente en ruina.

Fotos superior y siguientes. El S-M en las proximidades de Puentedey

La obra se detuvo en Cidad por varias razones: En primer lugar, se tardó bastante en decidir una opción para los últimos kilómetros. Por otro lado, se trataba de superar la cordillera con varios túneles, siendo el principal el túnel de la Engaña, que con sus siete kilómetros fue durante muchos años el más largo del país. Cuando por fin se reanudaron los trabajos España se encontraba al inicio de la postguerra, un momento muy complicado para afrontar cualquier inversión. Se tardaron casi veinte años en horadar el túnel de la Engaña, un triste episodio que narro un poco más en detalle en este otro artículo.
 
 

Poco más adelante, a finales de los años 50, se paralizarían las obras para no volver a retomarse. De esta manera el S-M, en lo que a Burgos se refiere, se convirtió en un tren de cercanías fundamentalmente para la gente más humilde, pues con el tiempo las dos horas largas que se tardaban en hacer unos 100 kilómetros lo hicieron poco eficiente. El 31 de diciembre de 1984 (es decir, se cumplirán los 30 años dentro de unos meses) se interrumpió definitivamente el servicio.
 
 

Se ha especulado mucho sobre las causas de que el proyecto no se llevase a término. En estas tierras la creencia más extendida es que el potente foco portuario de Bilbao presionó en contra del proyecto. Lo cierto es que una de las causas del poco éxito del trazado fue detectada inesperadamente cuando se había construido buena parte del mismo: Resulta que un tramo preexistente, Caminreal-Calatayud, de tan solo 65 kilómetros y sin especiales dificultades orográficas, no estaba preparado para las velocidades ni los pesos del tráfico de mercancías. Cuando se quiso plantear una renovación de la línea la compañía Ferrocarriles del Norte (vinculada al País Vasco) ya había puesto en marcha un trazado alternativo Caminreal-Zaragoza, y con ello aseguraba el “triunfo definitivo” de la opción Valencia-Zaragoza-Bilbao.
 
 

En todo caso, creo personalmente que el proyecto fracasó sobre todo por un marco de desarrollo de la segunda mitad del siglo XX en donde se produjo un importante impulso del transporte por carretera en detrimento del ferroviario, efecto que se sintió no sólo en el caso del S-M, sino en el de muchas otras líneas. En definitiva, se trata de un caso más en el que se demuestra que los burgaleses tenemos muy poca influencia sobre las decisiones que nos afectan, situación de la cual somos en parte responsables nosotros mismos.
 
 

Desde la clausura de la línea se han planteado varias propuestas, generalmente desde estamentos no oficiales. Algunas (las menos) abogan por la terminación de la línea y otras por explotar su potencial turístico. El trazado del S-M presenta una interacción muy interesante con el paisaje burgalés que atraviesa y como hemos indicado el estado de muchas infraestructuras es aun relativamente bueno.
 
 

Aunque se han planteado (y por momentos funcionado) iniciativas más interesantes (como el llamado Meritren de las Merindades o el proyecto “un tren de Cine” por la zona de Salas), al final parece que la única iniciativa que ha obtenido una aceptación desde los estamentos oficiales es la transformación paulatina de todo el tramo en Vía Verde. En las últimas décadas se ha ido desmantelando la vía propiamente dicha, con frecuencia en contra de los deseos de los lugareños.

 
 
Desde hace ya unos años existe una vía verde entre Burgos y Cojóbar, de 13 kilómetros. Recientemente (noviembre de 2013) la asociación Tierra de Lara ha puesto en marcha una iniciativa para promover su ampliación hasta el pueblo de Cascajares.
 
En el lado norte existe otra vía verde de unos 7 kilómetros entre Santelices y la boca norte del túnel de la Engaña. En 2008 se firmó un convenio entre los Grupos da acción local y ADIF para la transformación de todo el tramo norte en una vía verde (serían más de 100 kilómetros).
 
No obstante el proyecto se desarrolla con muchos altibajos. Los Ayuntamientos son obligados a pagar un alquiler aunque la obra no avance. Por lo que parece el CEDER de las Merindades se ha desmarcado del proyecto (al menos de momento) con lo que se han iniciado las obras sólo entre Sotragero y el pueblo de Castellanos de Bureba (aún así serían unos 50 kilómetros). A fecha de escritura de estas líneas, marzo de 2014, las obras llevan paradas muchos meses, existiendo tramos en los que se puede circular con cierta comodidad, tramos en los que falta la capa de rodadura y puntos en los que es necesario reacondicionar puentes. Además la interrupción de los trabajos hace la maleza empiece a recuperar lo que se le había arrebatado.
 
Dos artículos de este blog relacionados con el S-M:

Más Información:

El interesante libro "Santander-Mediterráneo. El ferrocarril que perdió el norte"
Una página web con mucha información.
Aquí se puede hacer un análisis detallado y más o menos actual  del recorrido

 

6 comentarios:

MAC dijo...

Buen resumen Montacedo.

El S-M creo que es inviable que se reabra para tráfico de pasajeros, principalmente por 2 motivos: trazado muy sinuoso (muy baja velocidad comercial), y que pasa por localidades muy poco pobladas. El bus es más rápido, barato, flexible, y puede ir a la localidad que quiera.

Para mercancías, ya hay alternativas, como es la línea férrea Santander - Palencia, y dentro de poco con la Y vasca y la variante sur ferroviara de Bilbao, se podrá dar rápida salida a mercancías a toda la península desde el cantábrico (y también los túneles de Pajares en Asturias).

Lo mejor que puede hacerse ahora es vía verde en general, y quizás aprovechamiento turístico en algún tramo corto en particular.

Montacedo dijo...

Gracias por dejar tu comentario

Javier dijo...

El Santader Mediterréneo fue uno de tantos ferrocarriles cerrados por un modelo que apostó por la carretera. Visitando El Tunel y ruinas de la Engaña aún se adivinan las antiguas garitas de la Guardia Civil que controlaba a los presos de la guerra de civil que trabajaban ahí. Yo también creo que es inviable su reapertura. Llegue a viajar poco antes del cierre de Burgos a Poza de la Sal e íbamos en el tren 3 pasajeros. Ahora bien, una larga vía verde (ahora está a tramos) sería algo formidable. Como paso los veranos en el barrio Burgalés de Alfareros muchos días recorro con la bicicleta el trayecto que llega hasta Cojóbar y es una delicia. Esperemos que pronto tengamos más tramos. Enhorabuena por el artículo.

Alex dijo...

Interesante articulo sin duda. Una obra civil malograda relacionada con el ferrocarril. Y en el siglo XXI no se ha aprendido nada de este proyecto fracasado.

Trenes Burgos dijo...

Desde mi punto de vista, el modelo radial utilizado como patrón para vertebrar el país no es el más adecuado ni desde el punto de vista funcional ni desde el socio económico.

Montacedo dijo...

Estoy de Acuerdo.