viernes, 6 de julio de 2012

Villafranca Montes de Oca

Villafranca Montes de Oca es la localidad de mayor peso dentro del entorno de los montes de Oca. Tiene su origen en la ciudad de Auca, que se podría remontar a época prerromana. Los romanos se asentaron en el lugar y el nombre de Auca pervivió a lo largo del periodo visigodo, tanto que fue sede episcopal al menos desde el siglo VI. Esta diócesis siguió funcionando en las primeras décadas desde la invasión musulmana, pero la política de despoblación de los reyes Astures llevó consigo su traslado a tierras más norteñas (Valpuesta, en concreto). El prestigio de Oca había sido tan grande que siglo y medio después, tras el avance de la reconquista, se reinstaura en el lugar el obispado, aunque sólo hasta 1075 cuando se instala definitivamente en Burgos.

La Villafranca de hoy (nombre que parece provenir de los privilegios reales que poseía) es una localidad desarrollada al calor del Camino de Santiago, como punto estratégico antes de tener que superar los antiguamente peligrosos Montes de Oca. Los ecos de ese pasado los tenemos en el antiguo hospital, que no hace mucho fue restaurado para funcionar como albergue y hotel. Este Hospital de San Antonio fue fundado en 1380 por la reina de Castilla Juana Manuel. El caserío se adapta al trazado de la carretera destacando la gran iglesia de Santiago. Llama la atención la cúpula de estilo riojano que remata el campanario.




Cada mes de junio se realiza la tradicional festividad en la ermita de Nuestra Señora de Oca, donde parece que existió un monasterio con la  adscripción de Santa María de las Fuentes de Oca, según documento de 1182.


A tiro de piedra de la ermita se encuentra la original y cristalina fuente de san Indalecio. La tradición recoge que este santo, discípulo del apóstol Santiago, al que se le ha atribuido el honor de ser el primer obispo de Oca, fue degollado en este lugar. El cuerpo fue arrojado a una sima desde la que inmediatamente brotó agua, y así continúa. La fuente tendría propiedades curativas frente a enfermedades.

Desde la ermita de nuestra señora de Oca comienza un corto pero interesante desfiladero. Un sendero tallado en la roca permite recorrerlo cómodamente. Llaman la atención las formas creadas por la piedra caliza. Termina frente a la pared de la presa de Alba. Aunque unas escaleras permiten remontar la presa, el tránsito por esta zona está restringido. Como alternativa podemos tomar la pista asfaltada que nace junto a la ermita y que nos lleva a la parte alta del embalse. Desde aquí podemos ver cómo aguas arriba continúan las formaciones rocosas.





 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

la cantidad de años que he pasado por ese pueblo (cuidado con la curva bajando de La Pedraja), y nunca he visto la ermita.

¡Vaya frío en invierno!

¿Sabemos algo acerca de si va a haber una variante? Los camiones pasan pegados a las casas.

El Trasmonte dijo...

Todo un placer poder disfrutar de tu blog, un auténtico lujo.
Tema racking, mañana la subida al Humión. Sabes si hay un listado de ayuntamientos que hayan presentado mociones contra fracking?

Montacedo dijo...

Hola a los dos. Efectivamente esa es la curva más famosa de todo Burgos. Lo de la variante lo dudo. Teóricamente se va a hacer (algún año) la autovía a Logroño y ya no se pasará por el pueblo.

Lo del fracking me he desenganchado un poco de la primera línea. Hay varias páginas que hablan del tema (las dos últimas de Burgos):
- http://fracturahidraulicano.info/
- http://frackingno.wordpress.com/
- http://www.fracturahidraulicaenburgosno.tk/ --> aqui está el listado que pides, no sé si actualizado.


Un saludo

Anónimo dijo...

Hola

Recuerdo el desfiladero cuando estaba abierto, sin el estribo de la presa cancelándolo. Era el camino natural entre Villafranca y la extinta Alba. Por las tierras de esta última y siguiendo el Oca por un hermoso sendero se llegaba a un segundo desfiladero ocupado por el río en su totalidad. El sendero discurría al inicio por los antiguos prados de Alba y a medida que el valle se cerraba ganaba presencia un hayedo relicto del que ya solo quedan unos ejemplares, aún impresionantes, en lo alto de la ladera meridional. Todo esto ha quedado sumergido, solo resta recordarlo. Gracias por tu interesante blog.

Montacedo dijo...

La primera vez que yo estuve también fue antes de la construcción de la presa. El paisaje que comentas aún se puede disfrutas parcialmente siguiendo el sendero PRC-BU-55. Por ejemplo en:
http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es/2012/07/ruta-de-senderismo-montes-de-oca.html

Un saludo.