lunes, 16 de julio de 2012

Santa María del Campo: cabeza de las behetrías de Castilla

Desde Escuderos enfilamos ya hacia Santa María del Campo, la principal escala en esta ruta por la comarca del Arlanza, pero antes hacemos una breve parada en este pequeño lugar para echar un vistazo a la ermita de la virgen de Escuderos, foco de una romería a finales del mes de septiembre a la que acuden todos los pueblos de la zona.


Cuando llegamos a Santa María del Campo la principal atracción hacia el visitante la ejerce su iglesia y sobre todo la excepcional torre barroca de la misma; pero vamos a dedicar antes unas líneas al propio pueblo que como veréis lo merece.

El diccionario de la RAE aún recoge la acepción medieval de “behetría”, como población cuyos vecinos, como dueños absolutos de ella, podían recibir por señor a quien quisiesen. Muchos habremos oído hablar del libro “becerro de las Behetrías”, escrito en el siglo XIV, en el que se describen muchos de estos lugares y que constituye una excepcional fuente de información para conocer la realidad castellana de aquella época.

La behetría es por tanto uno de los primeros ejemplos del poder popular. Pueden acogerse a la protección de un señor, pero este vínculo puede romperse a voluntad de los vecinos de la localidad. En estas localidades todos los vecinos son libres y en plano de igualdad, no permitiéndose la permanencia ni hacienda de hijosdalgos, salvo que renuncien a su fuero, por eso en Santa María hay tan pocos escudos. Hay que tener en cuenta que las personas que tenían el carácter de hijosdalgos pagaban muchos menos impuestos creando fuertes desigualdades en los pueblos.

Aunque en estos primeros siglos de la Edad Media hubo muchas localidades de behetría, Santa María del Campo es probablemente la más importante y representativa de todas ellas; tanto que a principios del siglo XV fue designada como cabeza de las Behetrías de Castilla. Durante estos turbulentos años de gran poder nobiliario esta localidad se defendió del poder señorial; y tal vez fruto de ello fue la construcción de una muralla que rodeaba todo el perímetro de la villa; y de la cual aún se conservan los tres arcos o puertas de entrada.


Al sur tenemos este arco de La Vega, que sirvió precisamente como Archivo de las Behetrías y sede de la institución. Como vemos conserva perfectamente, como las otras dos puertas, la plataforma y almenas superiores. Queremos hacer llamar la atención sobre los escudos picados que vemos en las puertas. Aunque existen otras hipótesis, está bastante extendida la creencia de que estos escudos fueron hechos tallar por el Duque de Lerma a comienzos del siglo XVII cuando se hizo con el dominio de la villa como una muestra más de su poder omnímodo.


Cuentas las crónicas que el Duque fue silbado en su entrada a la localidad y que los escudos fueron picados con saña cuando el de Lerma cayó en desgracia (tanto apreciaban su independencia los vecinos). Tal vez aquí se creara aquella copla alusiva al momento en que el personaje se hizo nombrar cardenal para evitar su juicio.


Para no morir ahorcado
el mayor ladrón de España
se vistió de colorado

 

Pero vamos ya hacia el segundo arco, el de Costana, al oeste. La tradición popular señala que al lado del mismo había en el pasado una ermita bajo la advocación de Nuestra Señora de la Toba. A esta virgen se encomendó una tullida que consiguió curarse. Desde entonces se hizo costumbre que las parejas de novios se encomendaran a esta Virgen justo antes de casarse.


Y al norte tenemos el arco de la Fuente, que sirvió de cárcel. Como vemos los tres arcos son casi gemelos.


En el siglo XVI la villa alcanza su mayor esplendor, siendo incluso corte temporal en el reinado de Doña Juana. Fue testigo durante un mes del delirante viaje de la reina con el cadáver de su esposo, en 1507. La reina se alojó en la conocida como Casa del Cordón, que recuerda lejanamente a su homónima de la capital.

4 comentarios:

MAC dijo...

Mil gracias por hablar sobre esta localidad, sólo conocía de su iglesia y ya tenía entendido que merecía la pena, pero desconocía el tema de las behetrías.

Un saludo!

Montacedo dijo...

Gracias por dejar unas palabras

Teresa Santiuste Puente dijo...

Existías
, osea habías nacido antes del año 1954

Montacedo dijo...

No entiendo el comentario. Un saludo.