jueves, 12 de enero de 2012

El Castillo de Las Cuevas

No sé cuantos de mis lectores tendrán conocimiento de este castillo, ubicado en la localidad de Cebolleros. Aunque menos ambicioso que la catedral de Justo Gallego en Mejorada del Campo, también ha sido construido por las manos de un sólo hombre, Serafín Villarán, original de la localidad de Villarías.

Lo llamó el Castillo de las Cuevas por unas oquedades que existen en la roca sobre la que se asienta el castillo, que pudieran ser bodegas o eremitorios, y a partir de las cuales empezó la obra, usando como material fundamental cantos rodados que traía desde el cauce del Nela.


Comenzó la obra en 1977, con poco más de cuarenta años, durante las vacaciones y periodos libres que le dejaba su trabajo en el País Vasco. Aunque sin conocimientos constructivos, sí contó con el asesoramiento de un arquitecto.


Y así pasaron muchos años hasta su temprana muerte en 1998. Hoy sus descendientes continúan la obra, que sigue con el acondicionamiento interno de las plantas superiores del edificio. Creo que se puede visitar en verano y Semana Santa (por internet existen fotos de lo más llamativas). Yo entré hace muchos años, cuando funcionaba como una especie de bar, aunque ahora su objetivo es que sirva como vivienda familiar.



Cuentan por ahí que a través de los medios Justo Gallego conoció la existencia del Castillo y vino a verlo a Cebolleros, y que luego Serafín visitó también la catedral de Mejorada.

8 comentarios:

csc dijo...

Trabajando en Trespaderne nos lo recomendaron como sitio a visitar: nunca habia oido hablar de el y fotos menos. Años mas tarde, lo incluyeron en la "guia de turismo" de las Merindades.
En vivo y en directo me parecio espectacular ( y conociendo la historia, más todavía).
Sólo un pero (que lo mismo ya lo han solventado): me parecio un lugar muy fácil de asaltar por la zona trasera

Abilio dijo...

Hola Montacedo, bonita historia la de Justo y Serafín.
En el castillo de las Cuevas, he estado varias veces, pero como tu cuando era bar y me contó la viuda que tenían idea de adecuarlo para hacer meriendas en las plantas, de echo en alguna había mesas corridas de madera y sacar fondos de alguna forma para terminar lo que Serafín comenzó.
No sabia que ahora tuvieran intención de utilizarlo de vivienda, pero desde luego sería vivir en un castillo levantado con ganas y gusto.

Un abrazo

Montacedo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Abi, en internet hay fotos de del interior, en el que aparecen las mesas corridas y decoración un tanto "naif". Ayuda mucho el que te molestes en escribir una frase para casi todas las entradas.

Alex dijo...

Yo tambien lo visite cuando era bar y tenian intencion de convertirlo en restaurante segun me comentaron en su momento, eso fue antes de la muerte de Serafin.

moda hip hop dijo...

Me gusta...

Gorras Planas dijo...

Muy Interesante..

Anónimo dijo...

Yo lo visité hace 3 años, los hijos estaban terminando la azotea y si que funcionaba como bar. Increíble y más cuando uno es consciente que es obra de una sola persona. Ejemplo de creatividad, constancia y tenacidad.
He visitado también la catedral de Justo Gallego y Artlanza, el pueblo antiguo recreado también en Burgos. Todos ellos obras de una sola persona y todos ellos imprescindibles de visitar solo por ese hecho. Uno sale de estos lugares motivada y convencido de que todo es posible y que uno solo es capaz de cualquier cosa! Una suerte tener dos de los 3-4 sitios que hay en España creados por una sola persona en la provincia!

Montacedo dijo...

Gracias por comentar. Como ves el artículo es de hace 5 años y la visita de algo más atrás. Otro de los lugares que tengo que repetir.