lunes, 14 de noviembre de 2011

Castillo de Olmillos de Sasamón

Dedicamos la entrada de hoy a uno de los castillos más bonitos de Burgos que a mí particulamente me parece un poco como de juguete.


La historia de este castillo aparece asociada a la de la familia de los Cartagena. Esta saga fue fundada por el judío Salomón Ha-Leví, rabino mayor de Burgos  que con el tiempo, y en uno de los requiebros más insólitos de la historia burgalesa, se convertiría en obispo de su ciudad con el nombre de Pablo de Santa María.

Pedro de Cartagena, descendiente suyo y regidor de la ciudad de Burgos, puso la primera piedra del castillo de Olmillos de Sasamón a mediados del siglo XV. Aunque a primera vista presenta un recio aspecto militar, al que contribuyen las tres marcadas torres  circulares, los balcones amatacados, los airosos garitones situados en dos de sus esquinas y el almenado que recorre todos sus muros, el castillo fue más bien una casa-fuerte desde la que los Cartagena controlaron sus posesiones, hicieron valer sus derechos sobre los vecinos del pueblo y, sobre todo, mostraron al mundo su ascenso y consolidación social.

Con posterioridad el castillo iría pasando de unas manos nobiliarias a otras. Es citado en un episodio de la Guerra de la Independencia, el 22 de julio de 1812, cuando los guerrilleros Santos Padilla y Melchor Cossío, quejosos del apoyo que algunos pudientes pudieron haber facilitado a las tropas francesas, le prendieron fuego.

A partir de entonces, como muchos otros, El castillo de Olmillos durmió el sueño de los justos. Así lo recordaba Bonifacio Zamora en una de sus glosas:

Castillo señorial. Palacio airoso.
Escándalo elegante de la piedra,
que a los mordiscos flébiles del tiempo
aun se resiste en torres y en almenas.

Redondos cubos, paredones fuertes,
que a sol ya sombra en los pinceles juega.
Murallas descarnadas, bajo el ampo
de la nieve, velando inultas quiebras.

Luz cenital de día luminoso
después de la nevada.
Cartagena llorará al verlo. Pero así mirado,
Isidro Gil lo trajo a su paleta.

Afortunadamente el castillo fue recuperado hace unos años como establecimiento hostelero de cierto nivel.


Para saber más del castillo y lugar de Olmillos puedes consultar su página web.


2 comentarios:

................ dijo...

Muy interesante el apunte de la Guerra de Independencia, Cuando visitamos la Iglesia de Sasamon también nos contaron una historia semejante en la que también las tropas anti-francesas quemaron alguna parte de esa iglesia

Montacedo dijo...

Algo de eso pongo en el artículo correspondiente.http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es/2013/06/sasamon-ii-la-iglesia-de-santa-maria-la.html?m=1