miércoles, 9 de diciembre de 2009

Eremitorio altomedieval de Presillas de Bricia


La casualidad ha querido que, tan sólo por unos centenares de metros, podamos decir que uno de los ejemplos más interesantes de eremitorios rupestres altomedievales se sitúe en la provincia de Burgos. Hablamos de la antigua ermita de San Miguel de Presillas de Bricia.
 

En todo caso Presillas de Bricia forma el extremo imaginario de la línea que, partiendo desde Olleros de Pisuerga, en Palencia y atravesando todo el Valderredible, concentra buen número de éstos antiguos centros de religiosidad (hay quien habla, de forma muy exagerada, de una "Capadocia Cantábrica"). Determinados trabajos también situan aquí (en Cantabria obviamente) el verdadero origen del castellano, toda vez que San Millán de la Cogolla pudo pasar buena parte de su vida en estos lugares, pero como el estudio lo paga quien lo paga, habrá que ponerlo en cuarentena.


El lugar se encuentra en un apartado rincón del ya de por sí apartado lugar de Presillas de Bricia. Los carteles nos indican sin pérdida posible un camino que tras unos quinientos metros hacia el noreste nos deja en la campa de esbeltos robles sobre la que se eleva la llamativa roca de piedra arenisca en la que está horadado el monumento.

El sol de la tarde crea tonos dorados sobre la roca, lo que contribuye a realzar la belleza del lugar. Por sus dimensiones, en especial por la configuración de tres naves y la altura de las mismas, y sobre todo por la existencia de una gran columna central (por cierto bastante deteriorada) nos encontramos ante un lugar prácticamente único, comparable tal vez al templo de Olleros de Pisuerga, aunque éste último ha sufrido importantes reformas posteriores.

Los expertos encuentran dificultades en la datación del lugar, pudiendo decantarnos por el siglo X. Su tamaño ha hecho especular sobre si tal vez no estaríamos en realidad ante un centro monástico. Por último, la existencia de la columna central para alguno tendría paralelismos con la famosa palmera de Berlanga de Duero, de la que casualmente tengo una foto. Vosotros mismos:
















 
Elías Rubio nos cuenta en su libro "los pueblos del Silencio", que en el lugar existieron imágenes y que se siguió celebrando culto hasta principios del siglo XX, momento en que todas ellas fueron llevadas al templo parroquial, de donde serían expoliadas. La tradición que se sigue manteniendo es la romería del 15 de agosto, aunque en la actualidad se limita a ocupar la campa de la parte inferior.

Por último, recomiendo a todos los lectores la visita pero ruego sean cuidadosos ya que el lugar es mucho más frágil de lo que parece a primera vista.

3 comentarios:

  1. Me puedes decir la altitud de la ermita?
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Es un dato que no tengo registrado, pero mirando por el SIG-Pac veo que está a 800 msnm más o menos.

    ResponderEliminar
  3. AUnque no sé si te refieres a la altura interior. Yo diría en torno a los 4-5 metros.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario