miércoles, 18 de noviembre de 2020

Iglesia románica de Santa Eugenia de Lences

La iglesia de Lences, desde el punto de vista del románico, tiene un menor interés que las recogidas en anteriores posts, pues se conserva de este periodo poco más que la portada. De talla relativamente tosca, (que puede deberse a un peor estado de conservación) tiene cinco arquivoltas. Las dos primeras se decoran con motivos vegetales y geométricos. La interior tiene en la clave la cabeza de un felino con orejas puntiagudas. Las dos siguientes son las más interesantes por su decoración de figuras humanas y animales. 
 





 
En la primera, de derecha a izquierda, tenemos, entre otros elementos: un mono con las piernas cruzadas, una figura humana en una escena de labranza, una oveja, una arpía, otra persona con un azadón y san Pedro con las llaves. En la siguiente, un obispo bendiciendo, un grifo con las alas abiertas, una serpiente alada enroscada sobre sí misma, una liebre perseguida por un galgo que ha perdido la cabeza, un guerrero que clava su lanza a un dragón, la clásica representación de la mujer cuyos pechos son mordidos por serpientes, y un músico que toca una fídula y un perro que baila a sus pies. La decoración de los capiteles de las columnas es vegetal. La impresión general es la de una portada con ciertas relaciones con las de Almendres, Soto de Bureba o Miñón.

 









Como dato histórico de relevancia está la constancia de que tanto el pueblo como la iglesia existían ya a principios del siglo XI, ya que aparecen en el documento de donación fundacional del San Salvador de Oña:

"...in Lençes, cellam Sancte Eugenie cum integritate. "
 
Lences también puede presumir de un puente medieval excelentemente conservado. Desde el mismo hasta hace unos años podíamos apreciar placas funerarias adosadas a la pared de la iglesia, aunque una relativamente reciente actuación ha adecentado notablemente el entorno.

 
 

 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

!que facil es criticar cuando se desconoce los medios de que se dispone para su mantenimiento!.
la hombres y mujeres Lences estan muy orgullosos de su iglesia y de su puente, y si algo de ello se mantiene es gracias a su esfuerzo.

Montacedo dijo...

Buenos días. Lo primero agradecer la participación aunque en este caso sea para manifestar discrepancia. Mis disculpas si he podido ofender. Las responsabilidades de que la iglesia o el puente (que son muy interesantes) no se encuentre todo lo bien que podrían recaen en quienes tienen la responsabilidad y capacidad de mejorarlo, Patrimonio, Ayuntamiento de Poza...y ya quisiera yo que otros pueblos que me resultan más cercanos estuviesen tan bien cuidados como Lences. En todo caso lo mío se trata de una opinión de un simple aficionado.

Querido Lector, si sigues con cierta asiduidad este blog verás que en realidad se pone de parte de los vecinos de pueblos pequeños que no son sino pedanías o incluso barrios y que desea que recuperen el esplendor de antaño.

MAC dijo...

Hola Montacedo. Tenía una duda sobre el río Homino. ¿Es cierto que baja muy contaminado a la altura de Lences, por la explotación de explosivos Río Tinto aguas arriba? Tengo entendido que hay habilitada una zona de baño en la propia localidad de Lences. ¿Sería peligroso bañarse allí? Un saludo.

Montacedo dijo...

No. Las fuentes del río se encuentran en el entorno del pueblo de Hontomín (Font-Homin), a varios kilómetros de las instalaciones de ERT, que en todo caso afectarían al río Ubierna. De haber alguna contaminación sería derivada de los fertilizantes o herbicidas que usan los agricultores; aunque no creo que sean más relevantes que en otras zonas. Respecto a lo del baño, yo te diría que sí, aunque hay que tener en cuenta que los ríos en verano tienen poco caudal y oxigenación, con lo que tienden a generar esos tonos grisáceos y verdosos que inquietan un poco.

De todas maneras, si te sirve de referencia te adelanto que en los próximos meses publicaré una ruta que hice en otoño por el curso alto del río.

Un saludo.

MAC dijo...

Muchas gracias por la respuesta Montacedo, ya me quedo más tranquilo. Espero ansioso esa ruta por el curso alto del Homino. Un saludo.