viernes, 12 de abril de 2013

Ermita mozárabe de Santa Cecilia

En un emblemático y apartado rincón, sobre una peña junto al río Mataviejas se encuentra la ermita mozárabe de Santa Cecilia, entre el pueblo de Santibáñez del Val y su pedanía de Barriosuso.


En las inmediaciones del lugar existió un emplazamiento romano y visigodo, llamado Tabladillo, del cual apenas se conservan restos. El más interesante es una estela funeraria guardada en el monasterio de Silos. En el propio emplazamiento de la ermita pudo haber una torre vigía. En la correspondiente campaña de excavación se hallaron algunos restos, especialmente de terra sigillata.


El documento más antiguo referido a este templo se remonta a 925, denominándolo San Juan de Tabladillo, y en él se menciona una fundación reciente (aunque no es segura la correspondencia entre este templo y aquel). Podemos fecharlo por lo tanto a comienzos del siglo X, lo que se corresponde con la estructura mozárabe que hoy contemplamos. En efecto la población de Tabladillo permaneció durante la alta edad media, tal y como se puede documentar por ésta y otras referencias. La actual ermita, actuaba a la vez como monasterio y parroquial de la milenaria localidad.


En 1041, por mandato de Fernando I las posesiones de San Juan de Tabladillo pasan a depender de San Pedro de Arlanza. Posteriormente, en 1125 pasó a depender jurídicamente de Silos. Aún hoy las parroquias de Santibáñez del Val y de Barriosuso son atendidas por monjes de Silos.

Aunque es evidente la factura maciza y austera del edificio, no debemos olvidar que apenas existen una veintena de monumentos mozárabes en toda la península. Estructural y artísticamente podemos diferenciar dos partes en la ermita. La nave con su capilla y torre por un lado y la galería porticada y portada de acceso por otro.


Estos dos últimos elementos provienen del periodo románico y son de extrema sencillez en cuanto a decoración, pero no están exentos de belleza, especialmente debido al emplazamiento. La portada románica, muestra una decoración geométrica humilde en las arquivoltas, aunque de gran calidad en su labra. Parece, en todo caso, que los autores quisieron mantener una armonía con el resto del edificio.


 
El resto de la ermita procede del periodo mozárabe. Ya las ventanitas del lado sur, junto a la portada, culminan en arco de herradura. Más interesante es la ventana absidal cruciforme. El arco de herradura que hoy observamos fue moldeado en la restauración del año 1974, rememorando el original que fue picado en el siglo XVIII para ser trasformado en arco de medio punto.


En el interior podemos destacar la pila de agua bendita, labrada sobre un precioso sillar cuadrangular original de periodo romano. La torre, aun con su tosquedad, es la original. La imagen de Santa Cecilia es una reproducción de la anterior, que fue robada en el año 1984.

Aprovechamos este artículo para mencionar que en Santibáñez del Val se celebra tanto la festividad del nacimiento de San Juan Bautista (fecha que viene denominada como “San Juan Verde”) como la de su martirio (“San Juan Negro”). Sobre las peculiaridades actuales y pasadas de estas festividades podéis leer en este artículo de la revista de Folklore.

1 comentario:

Anónimo dijo...

interesante lugar, habra que verlo
aprilillas