lunes, 29 de octubre de 2012

Iglesia románica de Encio


La iglesia de San Cosme y San Damián se encuentra sobre un promontorio que domina la localidad de Encio. El edificio era la parroquial del antiguo barrio alto, que fue abandonado entre los siglos XIX y principios del XX, y del que aún quedan restos.


El ábside románico es el elemento más interesante. Es de excelente construcción, aunque sobre él se cierne la amenaza de una grieta. Se levanta sobre un pedestal y dos gruesas columnas, que partiendo de un basamento prismático, lo dividen en tres paños. En el tramo central se abre una pequeña ventana, rodeada por un arco trilobulado.




El resto del edificio muestra un aspecto más desolador. La portada de medio punto aparece semioculta por modificaciones posteriores y está cerrada por un protón metálico. Sobre el hastial occidental se alza una espadaña por debajo de la cual se sitúa una ventana cuyos relieves han sido profanados.



En la parte inferior observamos un cartel informativo de una supuesta restauración, lo cual parece casi un caso de chiste. En 2005 se destinaron casi 80.000 euros, que al parecer dieron para poco más que una plancha metálica en el tejado.

8 comentarios:

Roser JB dijo...

Es una pequeña joya! Saludos ;-)

Montacedo dijo...

Gracias por dejar un comentario

MAC dijo...

Una pena que esté en ese estado, con lo cerca que está de la N-I.

¿En Encio vive gente actualmente?

Montacedo dijo...

Hola MAC. Según mis datos hay 9 personas empadronadas, y al parecer hay alcalde pedáneo.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, solo se han preocupado de colocar un gran cartel de intenciones y para de contar.

Eliías Arana dijo...

Hola: ayer estuve visitando esta iglesia y el panorama es desolador. Parece mentira que un monumento de su categoría está tan abamdonado.
Dicho de paso: ¿tienes alguna idea de que significado tiene el canecillo de dos caras?
Saludos
Elias Arana.

Montacedo dijo...

Gracias por comentar. No sabría decirte. Estos días estoy fuera. Si me acuerdo a la vuelta consulto por ahí y si encuentro algo te digo

Montacedo dijo...

Hola. Buscando un poco he visto que una posible interpretación a este tipo de canes es relacionarlo con el Dios “Jano bifronte”, el dios de las puertas solsticiales, patrón de los “collegia fabrorum” romanos, devoción que heredaron los canteros medievales y que en palabras del arquitecto lucense, Carlos Sánchez-Montaña, indica la presencia de lo sagrado.