jueves, 21 de enero de 2010

Cumplimos un añito

Hoy hace un año que empezaba la andadura de este humilde blog. Han sido casi 200 entradas (un ritmo bestial que me sorprende a mí mismo) y más de 25000 visitas. Desde luego más de lo que esperaba en un principio.

No sé hasta donde llegaré, pero esperemos que durante este año pueda seguir publicando cosas que os parezcan interesantes y que haya cada vez más lectores y cada vez más participativos; y sobre todo cada vez más interesados en nuestra tierra y en nuestros pueblos.

A los lectores actuales, Muchas Gracias. Va por vosotros.

9 comentarios:

Druidacelta dijo...

Enhorabuena por este maravilloso año que has compartido con todos los que te leemos, y te deseo que sean muchos mas.

Realmente el tuyo es un blog que merece la pena leer.

Un abrazo y muchas felicidades.

Jose Antonio

Anónimo dijo...

Enhorabuena, que las entradas de los siguientes años sean tan amenas y entretenidas como lo han sido este.

Faustino. Pueblos deshabitados.

alfonso dijo...

Felicidades y ánimo,seguiremos compartiendo lecturas.

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, enhorabuena y que sigas muchos años más.

Un abrazo
el lio de Abi

3ª SuperNena dijo...

Hola:

Hacía semanas que no entraba...he acertado al hacerlo hoy. Muchas felicidades y...sigue por favor.

Montacedo dijo...

Muchas gracias a todos. Saludos especialmente a "3ª Supernena", que hace mucho que no se la "leía" por aquí.

Héctor dijo...

Enhorabuena! Ánimo para continuar con este blog. Ayudas mucho a conocer nuestra provincia, muy especialmente a disfrutar de sus "maravillas".

jorge lopez dijo...

Enhorabuena por el blog!

un adicto a todas tus lecturas. Me encanta la provincia, y todo aquello que tiene sabor a pueblo.

Saludos desde Cantabria, de un enamorado de Burgos.

Una de las razones: barbadillo de herreros y la sierra de la demanda.

Montacedo dijo...

Muchas gracias Jorge. Soy consciente de que el sur le tengo un poco olvidado, pero por diversas razones no me es tan fácil visitarlo.

En cuanto a Cantabria, de todo el tiempo que llevo aquí salvo algunas exageraciones político-étnicas de sus gobernantes y unos cuantos desastres urbanísticos, no puedo hablar sino bien, especialmente de sus gentes.