viernes, 12 de junio de 2009

Romería de San Bernabé y Fiesta del Colacho

El capricho del calendario ha querido que coincidan este fin de semana dos de las fiestas de mayor arraigo y tradición de la provincia de Burgos.

Empezamos por la tradicional romería en el espectacular enclave de la Ermita de San Tirso y San Bernabé, una de las entradas al singular Complejo de Ojo Guareña, que se celebra el sábado más próximo al 11 de Junio (San Bernabé). Cuentan algunas crónicas que la festividad antigua era San Tirso, pero como este santo se celebra en febrero pues...

Y pasamos a la que probablemente sea la celebración más singular (exceptuando, tal vez, la Virgen de las Nieves) de todo el Calendario Burgalés: el Colacho.

En Castrillo de Murcia y durante la Octava del Corpus se celebra la fiesta del Colacho, reminiscencia ancestral de alguna celebración pagana vuelta a lo divino, los investigadores no hallan una respuesta concluyente sobre el origen de esta tradición. Enmascarado y vestido con una botarga de colores vivos, el Colacho lleva en sus manos una cola de caballo, con la que se dedica a fustigar a las gentes del pueblo, durante las "corridas".
El domingo siguiente al Corpus (este año este próximo domingo), la población se engalana, levantándose altares a lo largo del recorrido de la procesión, ante los cuales colocan a los niños nacidos en Castrillo en ese año, sobre los que saltará el Colacho; de manera que, según la tradición, quedan librados de hernias para toda su vida.

Lo curioso es que El Colacho parece representar al demonio vencido por la Eucaristía, y que en su huida y mediante un salto deja a los niños libres de su influencia maléfica y recibiendo seguidamente la bendición del Santísimo, que los hace posesión y protección suya. Lo curioso es que los expertos no encuentran en la literatura ejemplos de ritos ni siquiera similares.

Castrillo de Murcia es una localidad azotada como tantas otras por la despoblación. De hecho, ni siquiera tiene Ayuntamiento propio sino que es pedanía de Sasamón. No obstante, su relativa cercanía a Burgos y el renombre que ha alcanzado esta fiesta hace que cada año aumente el número de visitantes...y el de niños a bendecir.

Un análisis etnográfico de la fiesta se hizo hace ya bastantes años en la Revista de Folklore. También se puede leer el artículo de la Wikipedia. Para el que pueda acceder al texto recomiendo la lectura de las páginas dedicadas a este rito en el libro "Creencias y supersticiones populares de la provincia de Burgos".

2 comentarios:

Marietta T. dijo...

Alucinante la foto de El Colacho.
He encontrado este blog por casualidad y me parece muy interesante. Gracias por compartir estas historias.

Montacedo dijo...

Gracias por el comentario. En todo caso tengo que reconocer que la foto la copíe de otro sitio (lo hago lo menos posible)en el que vienen más fotos interesantes (el caso es que ahora no me acuerdo donde, pero sí que era una web que a su vez lo había copiado de otra web).