miércoles, 15 de marzo de 2017

Visitas guiadas a Lerma

Hace unos meses cumplía con una cita que había dejado pendiente desde hace tiempo: acudir a las visitas guiadas que se realizan en la localidad de Lerma. Ofrezco aquí algunas impresiones sueltas sobre esta visita. Para una descripción más estructurada sobre esta localidad podéis acudir al artículo correspondiente que publiqué hace unos años.

Fragmento recuperado del pasadizo del Duque.

La visita comienza en la oficina de Turismo, que en realidad se corresponde con uno de los conventos construidos durante el reinado en la sombra del valido del rey, el Duque de Lerma. De hecho el recorrido sirve fundamentalmente para comprobar la grandiosidad que llegó a tener la villa como fruto de la actividad de este personaje; que en tan sólo diecisiete años cambió totalmente la fisonomía de la localidad hasta términos insospechados.

Varias imágenes del interior de la colegiata
El recorrido dura aproximadamente hora y cuarto, tiempo que se hace más bien corto. Aquí apuntaré tan sólo alguno de los interesantes datos de que podremos disfrutar. La visita empieza conociendo un tramo recuperado del pasadizo que conectaba el Palacio Ducal con la colegiata, a través de diferentes edificios conventuales. Este pasadizo elevado se encontraba calefactado, e incluso adornado con algunas obras de arte que hoy figuran en importantes pinacotecas.




La mayor parte de este pasadizo se encuentra hoy integrado en viviendas y otros edificios privados. Es preciso indicar que en realidad el entramado de pasadizos llegaba a todos los conventos existentes en la villa ducal; todo para evitar que los reyes y su corte tuviesen cualquier tipo de contacto con la gente común.

Nótese la celosía para asistir discretamente a la misa. Esta era usada por la monjas. Hasta hace unas décadas se conservó una equivalente que era la que usaba el Duque.

A continuación se pasa a visitar la colegiata, otra de las grandes obras de ese periodo del barroco. Más allá de la contundente monumentalidad exterior, sorprende la riqueza interior. Las maravillosas bóvedas adornadas con estrellas, los dos grandes órganos que fueron diseñados para ser tocados simultáneamente, el recargado altar mayor… pero sobre todo la estatua en bronce del arzobispo de Sevilla, tío del duque de Lerma.


Mientras admiramos el grado de detalle de la obra, reflexionamos sobre el hecho de que para crearla se fabricó un molde externo de barro que sería rellenado con el bronce fundido.



Antes de salir, la sacristía de la colegiata nos depara una última sorpresa: una espectacular mesa cuya superficie está creada mediante la incrustación y pulido de gran número de piedras semipreciosas.

Tras salir de la colegiata, se realiza una rápida visita a la iglesia del monasterio de monjas clarisas. En el mismo se puede contemplar un cristo yacente del gran imaginero Gregorio Fernández. Gran complemento a los célebres productos de repostería de estas monjas.

A continuación se lleva a cabo una rápida incursión al actual Parador del Lerma, que sufrió muchas vicisitudes desde que dejó de ser Palacio Ducal. Se encontraba en un estado lamentable cuando fue cayó en manos de Banesto tras el fallido proyecto de creación de un hotel de lujo. Tras la tumultuosa caída de la entidad fue cedido la Diputación de Burgos por una cantidad simbólica; y con los años se creó la suntuosa obra que hoy podemos contemplar.


Termina la visita en la amplia plaza de la villa, una de las más amplias de España en su época. Aquí se celebraban buena parte de los festejos organizados en honor de los reyes. Entre los mismos figuraban los espectáculos de toros. Al contrario que en la actualidad, no se mataba al animal en la plaza, sino que se le hacía despeñar por el terraplén que se abre hacia el Arlanza. Una muestra más de la gran hipocresía de esta corte que pensaba que con ello no se veía salpicada con la indignidad de ver morir al animal.


Estas visitas son sólo una de las múltiples iniciativas turísticas que se llevan a cabo en Lerma durante todo el año. De hecho este año 2017 el programa de actos es incluso más amplio, con motivo de la celebración del cuarto centenario de la culminación del conjunto monumental. Podéis saber más sobre este programa en la página web https://lerma2017.blogspot.com.es/. Sobre la visita guiada podéis informaros en la página de la Oficina de Turismo de Lerma.